Lactancia materna nocturna, ¿hasta cuándo?

Lactancia materna nocturna, ¿hasta cuándo?
comparte

La lactancia materna es el mejor alimento para el bebé hasta los 6 meses como mínimo, pero muchas madres se ven incapaces de mantener las tomas nocturnas cuando, a los 4 meses, tienen que volver al trabajo y necesitan dormir lo más posible para aguantar la jornada. ¿Qué hacer en estos casos?

Lo primero es saber que no todos los bebés se despiertan a comer por la noche las mismas veces ni hasta la misma edad. Hay bebés que con 4 meses ya duermen 7 horas seguidas, mientras que otros se siguen despertando cada 3 horas. Por eso, el mantenimiento de las tomas nocturnas dependerá, en primer lugar, de tu hijo.


Por otra parte, si le estás dando el pecho lo mejor es seguir con las tomas nocturnas de lactancia materna, pero a veces esto se vuelve incompatible con la vuelta al trabajo o con las necesidades reales de sueño de la madre, ya que hay bebés que se despiertan tan a menudo a comer, que apenas dejan descansar a su mamá. Si ese es tu caso, es probable que te estés planteando abandonar alguna de las tomas nocturnas y cambiarlas por un biberón para que tu pareja pueda encargarse de esa toma y te permita dormir más.


La decisión depende de ti, por supuesto, ya que el cansancio influye en el estado de ánimo, lo cual puede repercutir en tu felicidad y la de tu bebé. Pero si no lo tienes claro, te damos unas cuantas razones por las que las tomas nocturnas de pecho son muy beneficiosas:

No te puedes perder ...

Problemas para continuar con la lactancia materna

Problemas para continuar con la lactancia materna

La OMS recomienda que la lactancia materna exclusive dure, por lo menos, hasta los 6 meses. Sin embargo, diversos estudios, como el de “Hábitos de Lactancia Materna” llevado a cabo por el grupo de trabajo español de la Global Breastfeeding Initiative, muestra cómo la vuelta al trabajo y las dificultades para extraerse la leche representan los principales obstáculos para la continuación de la lactancia durante el tiempo recomendado.

 

- Aunque estés cansada de darle el pecho, es más cómodo que levantarse y preparar un biberón.


- Si dejas de darle el pecho toda la noche saltándote varias tomas, la producción de leche descenderá y pueden producirse obstrucciones o mastitis si no lo haces gradualmente.


- Por la noche, los ingredientes de la leche materna varían y se vuelven más ricos en prolactina, lo que le ayuda a dormir mejor. Estos niveles más altos de prolactina también te ayudan a dormirte a ti.


- Además, la leche nocturna produce más triptófano, un aminoácido que regula el sueño, lo que significa que el bebé dormirá mejor gracias a las tomas nocturnas.


- La lactancia materna previene los problemas respiratorios del sueño, desde los ronquidos, hasta la apnea obstructiva del sueño.


- También previene el síndrome de muerte súbita del lactante.

 

Si estas razones te han convencido y quieres seguir con las tomas nocturnas, te damos unos cuantos consejos para que estas sean más llevaderas:

 

- Haz colecho. Aunque tengas a tu bebé en una minicuna o cuna al lado de tu cama, si colechas con él no tendrás que moverte cada vez que quiera comer.


- Usa un camisón abierto por arriba para que tus pechos estén a mano y el bebé pueda engancharse sin tener que despertarte. Esto funciona para bebés un poco mayores, claro.


- Acuéstate temprano, más o menos a la misma hora que tu bebé, así podrás dormir más horas aunque tengas que levantarte pronto para ir al trabajo.


- Dale el pecho sin encender luces ni moverte mucho, así no te develarás y podrás dormirte enseguida.

 

Destete nocturno respetuoso

 

Si a pesar de estas razones quieres dejar las tomas nocturnas, estás en todo tu derecho. Eso sí, es mejor que el destete sea respetuoso ya que favorecerá la adaptación del pequeño y evitará problemas como obstrucciones o mastitis.


Para ello, debes eliminar las tomas gradualmente. Si hace varias por la noche, empieza quitando aquella que más te impida el sueño. Pasada una semana, si ves que todo va bien y no hay problemas, puedes quitar otra.


Asegúrate de que la última toma, la de antes de irse a dormir, es eficiente, para que aguante más horas dormido sin hambre. Y dásela lo más tarde posible, pegada al momento en el que tú te quieras dormir. Si es un poco mayor y ya aguanta unas 6 horas, os permitirá dormir muchas horas del tirón.


Ten en cuenta que no siempre que tu bebé se despierta lo hace por hambre. Antes de darle de comer, asegúrate de que no necesita simplemente un abrazo o caricia de sus papás. Quizá no le hace falta hacer tantas tomas nocturnas como piensas. Es muy probable, de hecho, que si dejas de darle el pecho por la noche y lo cambias por biberón deje alguna toma ya que, si buscaba tu contacto, el biberón no resolverá ese problema, así que es posible que ya no tengas que darle el pecho, pero sí cogerle o consolarle si te reclama.
 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de leche para la lactancia artificial que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fecha de actualización: 17-02-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>