×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

¿Cuándo un bebé empieza a dormir toda la noche?

El sueño de los bebés suele ser un quebradero de cabeza para los padres.  Los primeros meses puede que estés despertándote cada poco tiempo y tú descanso puede verse resentido. ¿Hasta cuándo los bebés se despiertan por la noche? ¿Por qué unos niños duermen más que otros? ¡Descubre estas respuestas y muchos más en nuestro artículo!

Publicidad

¿Qué se denomina dormir toda la noche? El sueño por edades

 

Según un estudio dormir toda la noche quiere decir que el bebé permanezca dormido ininterrumpidamente desde las 24:00 hasta las 5:00. Al principio la mayoría de los bebés duermen, pero hay algunas excepciones. Esto suele darse hasta acabar los 10 primeros días del bebé (cuando llega el primer brote de crecimiento). Después de los 10 días puede que ya no duerman tranquilamente y se mantengan más alerta.

 

A partir del cuarto mes, si has tenido suerte en las noches con tu hijo, notarás que el bebé empieza a despertarse con mayor frecuencia. Si en cambio no has tenido suerte, empezarás a notar que la situación va a peor.

 

Los bebés a partir del cuarto mes empiezan a madurar en el sueño, es una señal de transición. Los ritmos circadianos del bebé empiezan a funcionar y por consiguiente la producción de la melatonina (hormona calmante del sueño) y del cortisol (hormona que regula el despertar). Entonces en lugar de tener 2 fases de sueño como hacían antes de los 4 meses, tienen 5.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Cuando el impulso de sueño es más intenso y se produce el sueño más profundo es justo al principio de la noche. Los niveles de melatonina están liderando mientras que los niveles de cortisol son bajos. Después de 5 o 6 horas (entre las 4 y las 6 de la mañana) el sueño no es tan profundo, los niveles de melatonina empiezan a disminuir. Los bebés que han necesitado apoyos del sueño para dormirse los necesitarán cuando se despierten para volver a conciliar el sueño. Es necesario ayudarles a medida que crecen a adquirir las habilidades para que concilien el sueño solitos.

 

En algún momento entre los 4 y los 6 meses, la mayoría de los bebés son físicamente capaces de dormir entre 8 y 10 horas durante la noche, pero es importante que adquieran las habilidades para conciliar el sueño solos.

 

¿Por qué duermen unos niños más que otros?

 

La herencia genética determina en un 50% la calidad y la duración del sueño de los bebés y es un factor determinante (en un 40%) en la aparición de problemas para dormir. También pueden influir las condiciones de la madre y del bebé que han tenido durante el embarazo y nacimiento.

 

Otros factores que pueden determinar las horas de sueño de un bebé pueden ser la exposición prenatal al alcohol y el peso del bebé al nacer. Esto puede hacer que el sueño del bebé sea más corto y menos eficaz.

 

Los horarios de comida, el ejercicio realizado, así como la actividad social y la actitud que tengan los padres ante el descanso del bebé pueden determinar la calidad del sueño nocturno que pueda tener el niño.

 

La lactancia que recibirá (o no) el bebé durante sus primeros meses de vida también va a condicionar la calidad y la cantidad del sueño nocturno del pequeño (y por consiguiente la de sus padres). Hay un mito extendido que dice que complementar la leche materna con leche artificial puede prolongar las horas de sueño del bebé, la realidad es bien distinta, la lactancia materna aumenta las horas de sueño. Los niños alimentados con leche materna exclusivamente duermen entre 40 y 45 minutos más.

 

¿Cómo deben dormir los bebés?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que padres e hijos compartan habitación sin compartir la cama, por lo menos hasta que le bebé cumpla seis meses de vida (la recomendación es que sea así hasta su primer cumpleaños). En esta etapa es en la que mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es más alto.

 

Compartir habitación con el bebé consiste en acostarlo en una cuna, cuna portátil o moisés dentro de la habitación de los padres en lugar de dejarlo en una habitación independiente. Esto hace que estés más cerca del bebé por las noches y facilita las tomas como el trabajo de consuelo y supervisión durante la noche.

 

En cambio, dormir con el bebé en la misma cama que tú, no es seguro. Compartir cama con el bebé aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante, de otras muertes relacionadas con la conducta de dormir y de lesiones.

 

 ¿Qué hacer para que el ambiente de mi bebé a la hora de dormir sea seguro?

 

-Se debe colocar siempre el bebé boca arriba (sobre su espalda), no lo coloques boca abajo o de lado. Desde que se ha introducido esta pauta se ha reducido notablemente el síndrome de muerte súbita del lactante.

-Habrá que ofrecerle una superficie fina y estable como colchón y se debe cubrir este con una sábana que le quede bien ajustada.

-Hay que asegurarse de que el sitio donde va a dormir (cuna, moisés, etc.) cumple con las medidas de seguridad vigentes en la actualidad. Si estás reutilizando cosas de un niño que ha nacido hace varios años revísalo para evitar sustos.

-No se debe tampoco colocar nada más en la cuna o en el moisés y hay que guardar los peluches, almohadas, juguetes, mantas, etc.

-Se debe evitar también el sobrecalentamiento del bebé. Intenta vestir a tu bebé según la temperatura de la habitación donde se encuentre, no lo abrigues más de lo necesario. Debes estar atento en los signos de sobrecalentamiento como sudor o estar muy caliente al tacto.

-Se debe también mantener al bebé siempre lejos del humo del tabaco.

-Colocarle a dormir mientras lleva puesto el chupete. Si el bebé lo rechaza no le fuerces a dormir con él y si suelta el chupete mientras duerme no se lo vuelvas a poner. Si le estas amamantando lo mejor es esperar a ofrecerle el chupete hasta que la lactancia esté bien establecida.

-Finalmente, estar atento a los posibles peligros. Evita todo aquello que tenga cordones, cordeles o cintas que puedan enrollarse alrededor del cuello del bebé y también todos aquellos bordes afilados o con esquinas. Si tiene un móvil que no esté a su alcance ya que estas cuerdas al igual que las de las cortinas pueden parecer en un principio inofensivas, pero en realidad son todo un peligro.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.