"Si un niño duerme mal, siempre hay algo que se puede hacer para ayudarle a dormir bien"

comparte

Tami Tamashiro, asesora en sueño infantil y creadora de la web Ya Dormimos, que guía a las mamás y papás a acompañar a sus bebés para que aprendan a conciliar el sueño por sí mismos, nos habla en esta entrevista de cómo es el sueño de los bebés y de cómo pueden aprender a dormir toda la noche del tirón sin dejarles llorar.

TodoPapás: ¿Cómo surgió Ya Dormimos?


Tami Tamashiro: A partir de mi deseo de compartir nuestra experiencia del cambio de vida que fue para nosotros cuando nuestras niñas aprendieron a dormir bien. Sobre todo porque descubrimos que fue posible siguiendo nuestra forma de crianza, que es la crianza con apego.

Es bastante común que, cuando los papás tienen niños que duermen mal, sientan que deben resignarse y esperar hasta que duerman bien. Después de nuestra experiencia y mi constante formación, me queda muy claro que no hay razón para esperar y que toda la familia puede dormir bien para ser mejores padres/hijos, pareja/amigos, personas desde que los bebés entran en casa.


TPP: ¿En qué consiste la filosofía de "Gentle Sleep Coach"?


TT: En asesorar a las familias de manera personalizada para que el proceso de aprendizaje a dormir de sus hijos se adapte a su temperamento, forma de crianza y dinámica familiar. Y siempre promoviendo el dar la confianza a tu hijo o hija de que puede hacerlo mientras le das la seguridad de que estarás ahí cuando te necesite.

Interrupción natural del embarazo ¿Se puede evitar?

Interrupción natural del embarazo ¿Se puede evitar?

Desgraciadamente, hay ocasiones en que se sufre un aborto espontáneo y se pierde al bebé antes de que nazca. A veces es imposible evitar que esto ocurra, pero otras sí que se puede, llevando a cabo una serie de hábitos saludables que ayudan al correcto desarrollo del feto. Conoce las causas y lo que puedes hacer para no tener que enfrentarte a un proceso tan duro


TPP: ¿Es posible que los bebés duerman del tirón desde pequeños? ¿A partir de qué edad se puede conseguir? ¿Todos los niños tienen esta capacidad o algunos duermen mal y no hay nada que hacer?

 

TT: Es posible en bebés a partir de los 6 meses de edad, que es cuando se considera que todos los bebés ya tienen la capacidad de auto-calmarse a sí mismos para así poder dormir. Es por esto que es cuando ya se les puede ayudar a que lo aprendan si aún no lo han hecho.


Debo aclarar que, aunque a partir de los 6 meses ya se considera que los bebés pueden pasar la noche sin recibir alimento, hay bebés que necesitan o padres que elijen conservar algunas tomas nocturnas y esto también se puede hacer perfectamente, lo importante es que el bebé aprenda a conciliar el sueño por él mismo, para que coma y se vuelva a dormir.


En cuanto a la capacidad de dormir en sí, lo primero que me gustaría aclarar es que esto es una habilidad que cada uno debemos y podemos adquirir. El saber hacerlo es la clave para dormir la noche del tirón. Lo que sí es verdad es que, si existiera un problema médico no detectado y no tratado, eso sí podría impedir que un niño duermiera bien.


En cuanto a los bebés de 0 a 6 meses, es normal que despierten por la noche para cubrir diversas necesidades de alimentación, conexión con los padres, frío, calor, etc. Pero, aun así, sí que se puede ayudarles bastante por medio de buenos hábitos de sueño.


En conclusión, si un niño duerme mal, siempre hay algo que se puede hacer para ayudarle a dormir bien.


TPP: ¿Qué diferencias hay entre el sueño del bebé y el del adulto?


TT: Desde recién nacido hasta aproximadamente los 4 meses el sueño del bebé es diferente en cuanto a que sus ciclos de sueño no tienen las mimas fases que tiene el sueño de un adulto o de un bebé mayor.


A los 4 meses el bebé ya empieza a tener las fases en cada ciclo que le llevan a tener sueño profundo y sueño activo, pero eso es algo que debe aprender a manejar por lo que es muy común que los bebés se despierten más a menudo a esta edad.


Otra diferencia es que los ciclos de sueño de los bebés duran aproximadamente 45 minutos y los de un adulto van de 90 a 110 minutos.


TPP: ¿Cómo establecer buenos hábitos de sueño desde bebé?


TT: Lo primero es tener claro que el cerebro de todos los bebés necesita tanto del sueño de día como del de noche, están aprendiendo tanto y su cerebro es tan nuevo que necesita descansar del mundo exterior cada cierto tiempo, dependiendo de su edad. Es decir, que es muy importante procurar que durante el día duerma siestas (4-5 al día para los recién nacidos). Hay bebés que muestran señales de sueño claras, pero hay otros bebés que no, pero que igualmente necesitan el sueño y es ahí donde es muy importante ser sensibles a sus necesidades de descanso.


También es muy importante propiciarles un buen ambiente para el descanso así como las muy mencionadas rutinas. Las rutinas dan a los bebés y niños seguridad en cuanto a que saben lo que viene “después de”.


TPP: ¿Es posible enseñar a los bebés a dormir sin llorar?


TT: En cuanto al llorar, es muy importante hacer notar algo: cuando un bebé no sabe hablar y quiere expresar que algo no le gusta, le incomoda, que tiene hambre, frío, calor o simplemente por una acumulación de estrés que quiere soltar, utiliza el llanto como herramienta. Eso es muy diferente a que un bebé llore porque se siente abandonado o porque quiere decir que algo cambió y no le gusta.


Otra cosa que me gustaría aclarar es que no se puede enseñar a nadie a dormir, eso es algo que cada uno debemos aprender por nosotros mismos. Me gusta mucho hacer el símil con andar en bicicleta, una niña o niño puede ver a las demás personas andar en bicicleta y sus padres pueden explicarle cómo hacerlo, pero hasta que ella o él no se suba a una bicicleta y su cerebro entienda cómo debe pedalear y la noción del equilibrio, no aprenderá a andar en bicicleta.

Para dormir es igual, los papás podemos ayudar a nuestros niños a relajarse para que ellos finalmente se duerman, pero si es así necesitarán de nosotros para hacerlo. Cuando ellos aprenden a relajarse por sí mismos es cuando aprenden a dormir y, para lograr hacerlo, se les debe de proveer de las condiciones necesarias para ello.


Es aquí cuando es muy probable que haya que hacer cambios respecto a lo que están acostumbrados, esto provoca el llanto, un llanto que quiere decir: “¿Por qué estas haciendo esto diferente si toda mi vida no lo habías hecho así?”.


También es verdad que el llanto depende mucho del temperamento de cada bebé, hay bebés que llevan muy bien los cambios y hay bebés a quienes les cuestan más; naturalmente estos bebés protestarán más que los primeros.

 

TPP: ¿Cuáles son los principales mitos o ideas equivocadas que los padres tenemos sobre el sueño de nuestros bebés?


TT: El primer mito, que es mi favorito de desbancar, es el de “si lo tomas en brazos lo vas a malacostumbrar”. Esto es un mito ya que cuando un bebé llora por algo es porque genuinamente necesita algo, sobre todo desde recién nacido hasta los 6 meses. Si un bebé busca tus brazos, tu cercanía, es porque lo necesita y no se puede malacostumbrar a un bebé a esta edad… Además, que es una etapa que pasa tan rápido y es tan bonito disfrutar de ello que es muy triste que un mito así haya privado a tantos papás de actuar como su instinto se los decía.


Otros mitos que existen son los relacionados con la alimentación, por ejemplo, se dice mucho que un bebé de fórmula duerme mejor que uno de pecho, pero se ha comprobado que un niño de pecho puede dormir igual de bien que un niño de fórmula.

 

TPP: ¿Por qué algunos niños duermen peor que otros?


TT: Para esto hay muchas razones: por su temperamento, su dinámica familiar y los hábitos de sueño que se propicien en casa, sus necesidades de alimentación, su necesidad de conexión con sus padres, algún problema médico no detectado, etc.


TPP: ¿Cómo y cuánto debe dormir un niño según su edad?


TT: Con cómo, idealmente sin movimiento, de manera ininterrumpida y sin alimentarse (estos dos últimos según la edad y necesidades de alimentación del bebé). La cantidad como dices depende de la edad, para ello transcribo las nuevas recomendaciones de la National Sleep Foundation. Estos tiempos son totales por 24 horas, es decir, incluyen siestas las cuales son parte muy importante en el sueño de los niños hasta los 3-4años:
 

Recién nacidos                 (0 a 3 meses)                     14 a 17 h

Bebés                                (4 a 11 meses)                    12 a 15 h

Niños pequeños                (1 a 2 años)                         11 a 14 h

Niños etapa infantil           (3 a 5 años)                         10 a 13 h

Niños etapa primaria        (6 a 13 años)                        9   a  11h

 

TPP: ¿Cómo reconocer que un niño tiene sueño y ha llegado el momento de llevarle a dormir?


TT: Como decía anteriormente, hay niños que muestran señales de sueño más fácilmente que otros. Estas señales pueden ser que se talle los ojos, se toque la oreja, bostece, esté más irritable. Para los bebés que no muestran señales de sueño es importante estar pendientes del reloj. Un bebé recién nacido necesita una siesta después de cada 1 a 2 horas de estar despierto; sabiendo esto puedes estar más atenta o atento a cuando le veas cansado o cansada.


TPP: ¿Por qué a veces a los niños les cuesta tanto dormir aunque estén muertos de cansancio?


TT: Por eso, porque están muy cansados al no haber tenido el suficiente sueño de día y probablemente irse a dormir más tarde de lo que su cuerpo les pedía.


Quizá te haya pasado a ti después de varias noches de mal dormir que, cuando finalmente llegas a tu cama con todo y el ambiente perfecto para dormir, te cuesta mucho. Esto es porque estás muy cansada.


Y esto pasa porque, cuando necesitamos dormir y no tenemos las condiciones necesarias, el cuerpo produce cortisol para mantenernos despiertos y esta concentración de cortisol es lo que hace que tanto a los niños como a los adultos nos cueste dormir y/o tengamos un sueño de mala calidad.


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×