×
  • Buscar
Publicidad

Crianza con apego y sueño infantil

Crianza con apego y sueño infantil

La crianza con apego defiende fomentar estrechos vínculos emocionales entre los padres y el bebé a la hora de atender sus necesidades. Una de las tesis que defiende es el colecho o compartir cama con el niño para participar en su rutina del sueño.

Publicidad

La teoría del apego consiste en un estilo de crianza de los bebés y niños que se basa en que durante los primeros años de vida las necesidades y deseos de los pequeños son la misma cosa. La crianza con apego apoya la idea de que un vínculo emocional fuerte entre los padres y los bebés hace que estos últimos se desarrollen más seguros y confiados. La tesis fundamental de esta teoría explica que el estado de ansiedad o miedo de los niños está determinado, en gran medida, por la rapidez o capacidad de respuesta de sus principales referentes o figuras de afecto para ofrecerles seguridad o cuidados cuando los necesiten.

Este modo de crianza determina que cuando se desarrolla una buena relación de apego se satisfacen las necesidades físicas y psicológicas de los niños que acabarán desarrollando una mayor seguridad; la experiencia de que el cuidador va a acudir y a responder sus exigencias les proporciona un sentimiento de confianza que marcará su desarrollo posterior. 

 

Esta teoría promueve que se establezcan lazos afectivos desde el nacimiento a través del contacto piel con piel mutuo; la lactancia materna a demanda y prolongada; llevar al bebé encima, en brazos o en un portabebés; el colecho o dormir con el pequeño en la misma cama que los padres o la cohabitación; el respeto a las necesidades y tiempo del bebé; la disciplina positiva y cuidados constantes.

No te puedes perder ...

Crianza con apego y sueño infantil

Crianza con apego y sueño infantil

La crianza con apego defiende fomentar estrechos vínculos emocionales entre los padres y el bebé a la hora de atender sus necesidades. Una de las tesis que defiende es el colecho o compartir cama con el niño para participar en su rutina del sueño.

Y tambien:

 

Crianza con apego y el sueño de los niños

La crianza con apego defiende que para fomentar los vínculos afectivos fuertes, objetivo de esta teoría, es importante que los padres participen de la rutina del sueño de sus hijos. En esta línea se ubica el colecho o compartir cama con los bebés hasta que éstos decidan que están preparados para irse a su propia cama. La práctica del colecho no es estrictamente necesaria dentro de la teoría de la crianza con apego pero es la opción más cómoda para que los padres no se tengan que levantar varias veces a consolar al pequeño o a darle la toma nocturna.

 

La teoría del apego defiende que el colecho hace que toda la familia duerma mejor, fomenta el vínculo afectivo entre los padres y el bebé, favorece la lactancia, disminuye el riesgo de muerte súbita y permite atender las necesidades del niño muy rápido. Asimismo, los pequeños se vuelven más seguros e independientes al estar constantemente atendidos, se regula la temperatura temporal del niño, mejora el ritmo cardiaco y la presión sanguínea del bebé y le proporciona un patrón de respiración que imita de los padres.

 

Los bebés necesitan ayuda para conciliar el sueño y la mayoría de las veces que se les deja solos sienten miedo ante la posibilidad de que sus necesidades no vayan a estar cubiertas, pero si duermen cerca de los padres estarán en un clima de confianza y seguridad. Los bebés tienen las mismas necesidades emocionales y físicas de día y de noche por lo que con esta teoría se defiende que no queden descuidadas en ningún momento.  

 

Otra opción del colecho es, en vez de dormir en la misma cama de los padres, adosar la cuna a la cama quitando los barrotes de uno de los lados.

 

Algunos padres que practican la crianza con apego prefieren hacer cohabitación, que consiste en dormir todos juntos en el dormitorio pero separados: el niño en la cuna y los papás en su cama.


Fecha de actualización: 19-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.