Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?
comparte

La clave de producir más leche es poner al bebé más al pecho. Cuanto más mame el pequeño y más leche demande, más leche producirán los pechos, así de simple. Y es algo que todas las mujeres (a no ser que tengan algún problema de salud) pueden conseguir. Así que si sientes que tienes poca leche, ya sabes, pon a tu bebé más a menudo al pecho.

Muchas mujeres piensan que no pueden producir más leche y que tienen que completar la lactancia de su bebé con biberón porque no son capaces de cubrir las demandas del pequeño. Lo ven llorar y pedir alimento cada poco tiempo y piensan: “Claro, ya lo decía mi madre, yo tuve poca leche y tuve que dejar el pecho, a ti te pasará lo mismo”. Pero están en un grave error causado, probablemente, por la desinformación.


Y es que muchas mujeres no saben cómo funciona el proceso de creación de la leche materna, ni cómo alimentar correctamente al bebé, lo que lleva a errores muy comunes que acaban desencadenando el abandono de la lactancia materna en las primeras semanas de vida del bebé, lo cual es una verdadera lástima porque la leche materna es el mejor alimento para tu pequeño, y continuar con ella al menos hasta los 6 meses es muy importante para su salud y desarrollo.


Por eso, si quieres no dar el pecho a tu bebé o dejarlo estás en tu derecho, pero no lo hagas por los motivos equivocados. ¿Tienes poca leche? No pasa nada, puedes producir más. ¿Tu bebé pide comer cada hora y media? ¡No es algo raro! Es lo habitual en las primeras semanas y no significa que tengas poca leche, sino que su estómago es pequeño y come cantidades pequeñas, por lo que necesita comer a menudo. Es un poco cansado al principio sí, pero pronto las tomas se estabilizarán, serán más rápidas y tu bebé comerá mayores cantidades y aguantará más horas entre toma y toma. Es cuestión de un poco de paciencia.

No te puedes perder ...


En cuanto a la producción de leche, piensa que el pecho de todas las mujeres (a no ser que exista algún problema de salud, algo que es muy raro), está preparado para dar de comer a su bebé las cantidades necesarias. La producción la regula la demanda del bebé: a más demanda, más leche. Así, en los picos de crecimiento del pequeño, cuando necesita comer y crecer más, los pechos pueden crear mucha más leche; y en los valles, cuando no necesita tanto alimento, producir menos. La lactancia materna es intuitiva y muy inteligente, confía en ella, en la naturaleza y en tu cuerpo.


El proceso funciona de la manera siguiente: cuando el bebé se engancha al pecho y succiona, las terminaciones nerviosas del pezón envían una señal al hipotálamo que, a su vez, ordena a la hipófisis que libere hormonas, prolactina y oxitocina, para producir la leche y hacerla llegar al pecho.


La prolactina se encarga de regular la producción de leche y sus niveles, que se elevan tras dar a luz para producir el calostro, dependen de la succión del bebé. Si el niño mama, el cerebro da la orden para que la prolactina se multiplique y también lo haga, por lo tanto, la producción de leche. Si no, se detiene y deja de producir leche (es lo que sucede en el destete).


Mientras que la oxitocina impulsa la secreción o la salida de leche en el pecho durante la toma.


Por lo tanto, no hagas caso de la gente que te dice que tienes poca leche, que está aguada o que no puedes producir más. Es falso. Si ves que tu bebé de repente necesita más alimento, ponle más a menudo al pecho, verás cómo en un par de días estás produciendo mucha más cantidad. No te saltes ninguna toma o el pecho “entenderá” que tiene que fabricar menos. Y si tu bebé está enfermo, es más vaguete o le pasa algo que impide ponerle al pecho más para producir más leche, pero notas que debes incrementar la cantidad, no hay nada más sencillo que extraerte leche. La succión del sacaleches hará la misma función: producir más leche. Incluso puedes extraerte y congelar leche cuando tengas muchas para cuando te haga falta o no vayas a poder dar el pecho a tu bebé tú misma.


Por último, en algunas ocasiones se recomienda recurrir a los galactogogos, sustancias, naturales o farmacológicas, que ayudan a aumentar la producción de leche materna. Generalmente, en casos de adopción, relactancia o tras una enfermedad.


Existen dos tipos de galactogogos: naturales y farmacológicos. Entre las sustancias naturales que pueden ayudar a mantener y aumentar la producción de leche encontramos la ruda de cabra, el cardo lechal o cardo de Santa Maria, el anís, la albahaca, etc.


También existen una serie de fármacos, más eficaces que las sustancias naturales, que contribuyen a aumentar la producción. Pero recuerda nunca automedicarte.


Te puede interesar:
La tabla de medidas de bebé, en talla y peso, han sido elaboradas por la OMS para determinar de manera rápida y precisa si un bebé está creciendo de manera adecuada en relación con otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 13-04-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>