×
  • Buscar
Publicidad

¿Hasta qué edad amamantar al bebé?

¿Hasta qué edad amamantar al bebé?

¡Hasta que ambos queráis! No hay límite para dar el pecho, la lactancia materna se puede prolongar tanto como la mamá y el niño quieran. Eso sí, es fundamental, al menos, darle el pecho hasta los 6 meses.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Índice

 

Problemas con la lactancia

La lactancia materna es el mejor alimento posible para el bebé. Seguro que has oído esta frase mil veces pero no nos cansamos de repetirla porque es totalmente cierta. Por mucho que se investigue y se mejoren las leche de fórmula, nunca podrán igualarse a la leche materna ya que el organismo es tan inteligente, que adapta la composición de la leche según las necesidades del bebé, su edad o si es de día o de noche. Además de ayudar a crear un vínculo especial entre el bebé y su mamá.

Dar el pecho es un momento maravilloso y único que ni ninguna madre quiere dejar, y no tienes por qué hacerlo mientras tanto tú como el pequeño queráis seguir con la lactancia.

Por lo tanto, no hay edad límite para dar el pecho, se puede seguir con la lactancia materna tanto tiempo como se pueda y se quiera. Ni si quiera el quedarse embarazada de nuevo es impedimento para seguir dando el pecho al hermano mayor, se puede seguir tanto durante el embarazo como una vez ha nacido el nuevo bebé, es lo que se conoce como lactancia múltiple.

Lo que puede ocurrir durante el tiempo es que surjan diversos problemas a los que deberás hacer frente:

1- Crisis de lactancia. Hay diversas crisis (a los 3 meses, a los 4 meses, al año…) que suelen producirse por cambios en el desarrollo del bebé, ya sean de alimentación (más demanda) o psicológicos. Deberás conocer cada una de ellas y cómo actuar si ocurren para que no supongan el fin de la lactancia. Normalmente, en unos días se pasan y se vuelve a recuperar el ritmo normal.

2- Vuelta al trabajo. Sí, no es fácil, pero es posible compatibilizar lactancia y trabajo. Lo único que deberás poder sacarte leche en el trabajo y almacenarla correctamente para no parar la producción y asegurarte de tener leche suficiente para cubrir las necesidades del bebé.

3- Opiniones no solicitadas. Cuando tu hijo sea pequeño a todo el mundo le parecerá adorable que des el pecho, pero a medida que crezca y tenga un año, dos o tres, mucha gente empezará a miraros raro y a decirte que no debes seguir dando el pecho, que no es bueno, que afectará al niño… Aunque cada vez más mujeres lo hacen y son menos los que opinan sobre aquello que no les importa, seguro que todavía te tienes que enfrentar a este tipo de críticas. No hagas ni caso y sigue haciendo aquello que mejor te parece para ambos.

4- Enfermedades. La mayoría de enfermedades normales no interfieren con la lactancia y son muchos los medicamentos que se pueden tomar dando el pecho (puedes consultar en la página de e-lactancia.org). Pero si tuvieras que hacer frente a alguna enfermedad que te impidiera dar el pecho por un tiempo, podrías luego volver a relactar con un poco de paciencia y esfuerzo.

Por lo tanto, si tanto tú como tu niño estáis satisfechos con la lactancia y no supone ningún problema para ambos, capeando todos estos pequeños inconvenientes que pueden surgir, sigue dando el pecho tanto tiempo como queráis. Lo normal es que llegue un momento en el que el niño, ya mayor, vaya dejando de pedirte el pecho y se destete él solo cuando esté preparado. Y, por mucha pena que dé, deberás estar tú también preparada porque ese momento llegará.

¿Qué beneficios tiene la lactancia materna prolongada?

La lactancia materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. La composición de la leche se adapta según las necesidades de tu bebé haciendo que sea un alimento completo, nutritivo y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca.

Por otra parte, los bebés, mientras siguen tomando el pecho, gozan de los beneficios inmunológicos de la leche materna, haciendo que tengan una menor incidencia de infecciones que los bebés que no son amamantados. Además, se ha constatado que los niños amamantados más allá del año de vida tienen una menor incidencia en ciertos tipos de cáncer (como leucemia infantil), enfermedades metabólicas y autoinmunes (diabetes) y un mayor desarrollo intelectual (efecto que dura años y puede ayudar a alcanzar un mayor nivel de estudios y de ingresos económicos en la vida adulta).

La lactancia materna también está implicada en el mejor desarrollo emocional y psicosocial del niño. Además, está relacionada con una menor incidencia de maltrato infantil, una mejor relación con los padres en la adolescencia, una mayor percepción de cuidado y una mejor salud mental en la vida adulta.

Por último, hay que decir que existen ventajas para la madre que amamanta. A más tiempo total de la lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio. 

¿Tiene algún riesgo la lactancia materna prolongada?

No se han constatado riesgos (ni físicos ni psicológicos) en niños que toman el pecho por encima de los 2 o 3 años. Tampoco se ha evidenciado la relación entre lactancia materna prolongada y malnutrición en países en desarrollo, ni tampoco la relación con la caries infantil.

En cuanto a ti, no existe ningún riesgo para la madre demostrado relacionado con continuar con la lactancia materna del niño mayor durante un nuevo embarazo. En este punto habrá que valorar el destete si existe riesgo de aborto o de parto prematuro (como en otras ocasiones especiales). Además, alimentar a ambos hermanos es posible ya que la producción de leche se adapta según la demanda.

El mayor problema de la lactancia materna prolongada es el rechazo social y profesional que puede sufrir la madre debido a prejuicios o al desconocimiento. Por eso es importante que la madre decida continuar (o no) con la lactancia estando bien informada. Si tu deseo es seguir amamantando a tu bebé, el deber de los profesionales es apoyarte en tu decisión y darte herramientas para los posibles problemas que puedan surgir. También puede serte útil apuntarte a un grupo de apoyo a la lactancia.


Fuentes:

Asociación Española de Pediatría, https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/relacion-entre-ovulacion-y-lactancia-9548

Fecha de actualización: 29-01-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.