×
  • Buscar
Publicidad

Estoy amamantando, ¿puedo comer camarones?

Estoy amamantando, ¿puedo comer camarones?

Los camarones son un tipo de marisco que puedes consumir sin problemas durante la lactancia ya que su contenido en mercurio es muy bajo, por lo que no afecta a la salud del bebé. Además, su alto contenido en ácidos grasos omega 3 y DHA son buenos para el desarrollo del cerebro y de los ojos del bebé. A pesar de ello, se recomienda no tomar más de 340 gramos de maricos a la semana.

Publicidad

Índice

¿Por qué se dice que los camarones pueden ser malos durante la lactancia?

Son muchos los mitos que se dicen sobre lo que se puede comer y lo que no durante la lactancia. Por eso, muchas mujeres creen que no pueden comer camarones durante esta etapa, porque piensan que pueden ser perjudiciales para el bebé o causarle alergia. Pero no hay ningún estudio que demuestre que consumir productos alergénicos durante la lactancia favorezca que el bebé vaya a desarrollar una alergia alimentaria. Más bien al contrario, se piensa que podría proteger al niño de reaccionar de manera desproporcionada frente a ese alimento cuando lo incluyas en su dieta.

Por otra parte, hay mujeres que tienen miedo a consumir camarones y otros maricos en estos meses porque piensan que pueden tener un alto contenido de mercurio, un mineral que es muy perjudicial para el desarrollo del bebé si llega a su organismo en altas cantidades, por eso se limita el consumo de ciertos pescados durante el embarazo, la lactancia y los primeros años de vida del bebé. Y es que el mercurio puede causar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños de corta edad, daños en los pulmones, el aparato digestivo o en la piel, entre otros.

No obstante, los alimentos que tienen altas cantidades de este metal son los pescados azules grandes, como el atún rojo, el pez espada o el tiburón, pero en el marisco se encuentra en mucha menor cantidad, con lo que no resulta peligroso para el bebé.

A pesar de que contenga bajos niveles de metilmercurio, deberás limitar tu ingesta mientras estés dando de mamar a tu bebé. Se recomienda que las mujeres que alimentan con el pecho a sus bebés no consuman más de 340 gramos de pescados o mariscos con bajo contenido de metilmercurio, como langostinos o camarones, por semana.

Beneficios de los camarones para el desarrollo del bebé

Por lo tanto, puedes comer camarones de vez en cuando sin problemas, aunque asegúrate siempre de que están bien cocidos o cocinados para evitar posibles intoxicaciones que, si bien no harán nada al bebé ya que no pasarán a través de la leche materna, sí pueden afectar a tu salud unos días y, por lo tanto, a la lactancia de manera indirecta.

Además, los camarones, como otros mariscos, son beneficios para el desarrollo del bebé puesto que tienen un alto contenido en ácidos grasos omega-3, llamados DHA (ácido decosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico), fundamentales para el desarrollo del sistema nervioso, el cerebro y los ojos de tu bebé.

Asimismo, los ácidos DHA no sólo beneficiarán a tu bebé, sino también a ti ya que un estudio reveló que las mamás que tenían menos niveles de DHA en su leche materna, y que consumían menos mariscos, eran más propensas a tener depresión posparto.

Los camarones también presentan yodo, vitaminas A, C y del complejo B, calcio, cobre, zinc, hierro y caroteno.

- Vitamina B12:
es un nutriente que ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos. Además, contribuye a la elaboración del ADN, el material genético presente en todas las células.

- Vitamina B6: es un hidrosoluble imprescindible para la formación de glóbulos rojos junto a la vitamina B12 y la vitamina E. Además, la vitamina B6 interviene directamente en los procesos biológicos encargados de hacer que las células de tu cuerpo reciban la cantidad necesaria de oxígeno.

- Vitamina E: es un nutriente importante para la visión, la reproducción y la salud de la sangre, el cerebro y la piel.

- Vitamina A: es un nutriente importante para la visión, el crecimiento, la división celular, la reproducción y la inmunidad.

- Calcio: es un mineral que constituye el 2% del peso corporal de los adultos. En 100 gramos de camarón, puedes encontrar 54 miligramos de calcio. Esto proporciona el 42% del valor diario recomendado para un adulto medio.

- Cobre: es un mineral fundamental para la construcción de tejido fuerte, mantener el volumen de sangre y producir energía en tus células. En 100 gramos de camarón encontramos 0,18 miligramos de manganeso, el 1% del total diario recomendado.

- Zinc: es necesario para que el sistema inmunitario funcione apropiadamente. Participa en la división y el crecimiento de las células, al igual que en la cicatrización de heridas y en el metabolismo de los carbohidratos.

- Hierro: este mineral interviene en el transporte de oxígeno y dióxido de carbono en sangre. Además, forma parte en el proceso de respiración celular y almacenar el oxígeno en los músculos.

- Selenio: es uno de los minerales más importantes de la dieta.

- Magnesio: este mineral es necesario para más de 300 reacciones químicas en el cuerpo humano.

- Manganeso: juega un papel importante en proceso fisiológicos, como constituyente de múltiples enzimas y como activador de otras. Es antioxidante, aporta al desarrollo óseo y el proceso de curación de heridas.

- Sodio: es necesario para las contracciones musculares, transmisiones nerviosas, el mantenimiento del pH equilibrado y la hidratación. Además regula el fluido fuera de las células.

- Fósforo: es el segundo elemento más abundante en el cuerpo humano y es portador de muchos compuestos importantes, incluyendo el RNA, DNA y fosfatos del azúcar.

- Potasio: es un electrolito que ayuda a la producción de proteínas, la descomposición y aprovechamiento de los carbohidratos. Además del desarrollo de los músculos y del crecimiento del cuerpo, el control de la actividad eléctrica del corazón y el equilibrio ácido básico.

Otros beneficios de este marisco son:

No te puedes perder ...

Estoy amamantando, ¿puedo comer camarones?

Estoy amamantando, ¿puedo comer camarones?

Los camarones son un tipo de marisco que puedes consumir sin problemas durante la lactancia ya que su contenido en mercurio es muy bajo, por lo que no afecta a la salud del bebé. Además, su alto contenido en ácidos grasos omega 3 y DHA son buenos para el desarrollo del cerebro y de los ojos del bebé. A pesar de ello, se recomienda no tomar más de 340 gramos de maricos a la semana.

Y tambien:


- Mejora el sistema inmunológico del bebé y la mamá

- Regula el metabolismo del organismo

- Fortalece la estructura de las uñas y el cabello

- Restaura el funcionamiento normal del sistema hormonal

- Mejora el sistema cardiovascular

Además, es un alimento bajo en calorías y, por lo tanto, contribuye a recuperar la figura tras el embarazo.
 

 


Te puede interesar:

Los percentiles de bebés por meses son una medida que utilizan los pediatras para comprobar si un bebé se está desarrollando adecuadamente.

Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

 

Fecha de actualización: 06-02-2020

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad