• Buscar
Publicidad

Lista de pescados prohibidos en el embarazo

Lista de pescados prohibidos en el embarazo

El pescado es un alimento muy sano y completo, fundamental en una dieta variada y equilibrada. No obstante, existen algunos pescados peligrosos en el embarazo que debes evitar en estos meses o, al menos, reducir su consumo. ¿Quieres saber cuáles son?

Publicidad

Índice

 

Peligros del pescado azul grande

El pescado azul es fuente de ácidos omega 3, en particular de DHA, muy beneficiosos en el embarazo ya que contribuyen a la correcta formación y desarrollo del sistema nervioso central, el cerebro y el corazón. Además, el pescado azul aporta calcio, hierro, vitaminas A, B1, D y E, cinc, yodo.

Los ácidos grasos esenciales no pueden ser producidos por nuestro organismo, por lo que debemos obtenerlo a partir de la dieta o de suplementos vitamínicos. El problema es que se ha descubierto que los pescados azules grandes, como al atún, el pez espada o el tiburón tienen un alto contenido en mercurio.

La presencia de este metal en los pescados se debe a la contaminación de las aguas. Los pescados azules pequeños (como sardinas, anchoas) apenas si tienen concentración de este metal, por lo que son seguros y se pueden consumir.

Pero hay que evitar los grandes durante el embarazo y en bebés menores de 3 años ya que puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños de corta edad. Igualmente puede ocasionar daños en los pulmones, el aparato digestivo o en la piel de los bebés y niños pequeños. Para los adultos no tiene consecuencias.

Además, las mujeres que quieran quedarse embarazadas en breve también deberían evitar este tipo de pescados ya que, si bien el mercurio es eliminado naturalmente por el organismo,  puede tardar hasta un año, por lo que puede que aún tengas niveles altos de este metal en tu cuerpo cuando te quedes embarazada si consumes mucho pescado azul grande.

Conclusión:

No comas en estos meses:

Pez espada

Tiburón

Blanquillo

Caballa rey

Atún rojo

Mero

Aguja


Puedes comer una porción semanal de:

Atún blanco

Atún en lata (suele ser atún blanco)

Halibut

Pargo

No más de dos raciones semanales de:

Bacalao

Salmón

Carbonero

Puedes comer sin problemas:

Sardinas

Arenques

Caballa

Boquerón

Salmonete

Anguila

Jurel

Verdel

Palometa

Trucha marina

Cazón

¿Y qué pasa con el marisco?

Además del pescado azul, la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), advierte a las embarazadas de la ingesta de marisco, especialmente de vísceras y cabezas, que cuentan con elevados niveles de cadmio.

El marisco bajo en mercurio que puedes consumir son: berberechos, pulpo, calamar, pota, chipirones, sepia, gambas, langosta, langostinos, camarones, cigala, navajas, mejillones, almeja y cangrejo. Las demás especies tienen un contenido medio, por lo que se deben consumir con moderación.
 

¿Se puede comer sushi y pescado crudo en el embarazo?

El pescado crudo no se puede consumir por miedo a contagiarse de anisakis, una infección causada por unos pequeños gusanos que, si bien no es grave para el feto, sí puede serlo para el embarazo si la madre enferma gravemente.

Por lo tanto, no consumas pescado crudo ni sushi a no ser que haya sido previamente congelado a -20 ºC al menos 24 horas. Si lo vas a congelar en casa, recuerda que los frigoríficos de menos de 3 estrellas no alcanzan la temperatura suficiente en 24 horas, por lo que habrás de tenerlos al menos 7 días y asegurarte de que tu congelador realmente alcanza esa temperatura.
 

¿Y pescado ahumado se puede comer en la gestación?

Tampoco se aconseja tomar pescado ahumado, como anchoas o salmón, ya que el proceso de ahumado no mata el anisakis. Al igual que con el pescado crudo, este tipo de pescados se pueden consumir si previamente han sido congelados correctamente.


Fuente:

FAROS: https://faros.hsjdbcn.org/es/articulo/durante-embarazo-tipo-pescado-puede-comer-cual-no-evitar-ingesta-mercurio

Fecha de actualización: 22-01-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×