¿Puede una embarazada comer atún en lata?

¿Puede una embarazada comer atún en lata?
comparte

Durante el embarazo hay que tener mucho cuidado con todo lo que se come porque podría afectar a la salud del feto. El pescado azul es esencial en la dieta pero algunos tipos, como el atún rojo, pueden ser muy perjudiciales para el bebé.

Durante el embarazo es normal que te preocupes sobre lo que puedes consumir y lo que no ya que algunos alimentos pueden ser perjudiciales para el desarrollo y crecimiento del feto o causar infecciones que pueden llegar a ser muy graves como la listeriosis o la toxoplasmosis.

El pescado es una estupenda fuente de proteínas, ácidos grasos omega-3 y otras sustancias nutritivas fundamentales para la salud, pero durante el embarazo, la exposición de ciertos pescados de tamaño considerable al mercurio puede ser perjudicial para la salud del feto.

 

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) explica que los peces grandes - atún rojo, tiburón, lucio y pez espada, especialmente-, situados en lo alto de la cadena trófica, son los más propensos a acumular metales pesados en sus tejidos grasos que luego pasan a ser ingeridos por las personas. El consumo elevado de mercurio puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en los bebés por eso AESAN recomienda a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y a los menores de 3 años que no lo coman; los niños de entre 4 y 12 años pueden comerlo pero limitando su consumo a 50 gramos a la semana.  

¿Puede una embarazada comer jamón serrano? A partir de ahora, sí

¿Puede una embarazada comer jamón serrano? A partir de ahora, sí

Hasta ahora, a todas aquellas embarazadas que no hubieran pasado la toxoplasmosis se les prohibía comer todo tipo de embutidos crudos, incluido el jamón serrano, para evitar contraer este parásito. Pero diversos estudios demuestran que el proceso de curación de un jamón ibérico mata el toxoplasma gondii, por lo que su consumo está permitido en la gestación.

 

En cuanto al atún enlatado, la cuestión cambia puesto que el que se utiliza en conservas es el atún blanco (o bonito del norte), más pequeño y por tanto menos propenso a tener altas concentraciones de mercurio. Lo mismo ocurre con el atún claro, también muy usado en conservas, y menos propenso a la acumulación del metal por su tamaño. Así, mientras que el atún rojo y otros pescados azules de gran tamaño deben ser retirados de la dieta de la embarazada, las latas de atún sí que pueden seguir consumiéndose aunque de forma muy moderada (dos latas pequeñas a la semana) y siempre que en la etiqueta se especifique que es atún blanco, bonito del norte o atún claro.

 

El pescado azul es una fuente de ácidos grasos omega-3, contiene vitaminas A y D y proteínas de alto valor biológico, así que su consumo es primordial durante el embarazo. La AESAN recomiendo a las mujeres que están esperando un bebé o a las que están en periodo de lactancia que el atún sea sustituido en su dieta por otros pescados azules de menor tamaño como las sardinas, anchoas, boquerones o jurel. Asimismo, las nueces pueden ser un buen sustituto por su alto contenido en omega 3, al igual que la pechuga de pollo y el huevo, que contienen muchas proteínas esenciales para el organismo.

 

Aunque el atún en lata o bonito se puede seguir consumiendo, de vez en cuando, durante el embarazo, las conservas en general tampoco son muy recomendables por su alto contenido en sal, uno de los principales aditivos conservantes.

 

 


Fuente: 

Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)

Redacción: Elena García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×