Cómo calmar el hinchazón de pies

Cómo calmar el hinchazón de pies
comparte

Los pies hinchados durante el embarazo es uno de los síntomas más comunes y molestos que sufren las mujeres gestantes. Aunque esta sensación no causa ningún inconveniente para el bebé, la madre no estará muy cómoda sintiendo sus pies tan hinchados. Por suerte existen algunos métodos que ayudan a prevenir y a calmar esta sensación.

 

La hinchazón de los pies es muy habitual en las mujeres embarazadas y prácticamente todas lo sufrirán, sobre todo, en el último trimestre de gestación y en los meses más calurosos. Esto se conoce como edema y se produce a causa del aumento de la producción de fluidos corporales y a la retención de estos. Además, el aumento del tamaño del útero va a conllevar a que las venas de la pelvis y la vena cava sufran, cada vez más, una mayor presión haciendo que la circulación desde las extremidades inferiores hasta el corazón se vuelva más lenta.

 

No se puede eliminar este problema, pero sí tratarlo, prevenirlo, reducirlo y aliviarlo. Alrededor de un 75% de las mujeres gestantes sufren de hinchazón de pies y tobillos, sobre todo tras el séptimo mes de embarazo. Cada mujer es diferente, pero aquellas que están pasando por un embarazo múltiple o tienen un exceso de líquido amniótico probablemente padezcan este problema antes ya que el útero aumentará de tamaño antes y ejercerá una presión durante más tiempo.

No te puedes perder ...

Dolor de riñones en el embarazo

Dolor de riñones en el embarazo

Entre las molestias y afecciones que surgen en el embarazo, el dolor de riñones es uno de los más frecuentes. No pocas mujeres embarazadas se quejan de este malestar, que se sufre especialmente por la noche o al final del día, a partir del segundo trimestre.

 

Al ser la causa problemas de circulación es normal que los pies hinchados se sientan peor al final del día, cuando se lleva mucho tiempo de pie o sentada y cuando hace más calor. Asimismo, el exceso de líquido retenido se expulsa en su mayoría durante el parto a través del sudor y de las micciones. En cualquier caso, tras el alumbramiento estos síntomas irán desapareciendo poco a poco.

 

Aunque la hinchazón de pies es totalmente habitual si viene acompañado de alguno de los siguientes síntomas adicionales lo mejor es acudir al especialista para que valore la situación y se pueda prevenir o tratar a tiempo cualquier posible complicación.

 

1- La embarazada tiene una pierna mucho más hinchada que la otra.

2- La hinchazón en los pies aparece de una manera muy brusca y repentina.

3- Esta hinchazón se traslada a otras partes del cuerpo como la cara o las manos.

4- Sufre molestias o dolores muy intensos en la pantorrilla o la zona del muslo. 

 

Estos síntomas pueden ser signos de preeclampsia. Se trata de una complicación del embarazo que se caracteriza por tener una presión arterial muy elevada, desarrollando hipertensión arterial. Suele venir acompañada de otras señales que muestran daños en otros órganos como los riñones o el hígado. Esta condición afecta a entre un 5 y un 8% de las gestantes y suele aparecer después de la semana 20 de embarazo. En este caso es indispensable acudir al médico para solucionar este padecimiento y, también, para evitar otros problemas graves como los coágulos.

 

Existen algunas recomendaciones que pueden ayudar a prevenir y reducir la hinchazón en los pies y los tobillos:

 

1- Descansar los pies en alto mientras se esté sentada o tumbada colocando un cojín o un reposapiés y evitando prendas que favorezcan la comprensión como los calcetines. En posición de reposo total lo ideal es que los pies se sitúen por encima de la cadera.

2- Mantenerse activa y realizar ejercicio moderado como caminar, nadar o practicar gimnasia acuática. Por el contrario, no se aconseja permanecer mucho tiempo en una misma postura. Es conveniente realizar cambios posturales cada media hora, dando cortos paseos si se debe estar durante mucho tiempo sentada.

3- Utilizar ropa y calzado cómodo y holgado que no haga presión en ninguna parte del cuerpo para poder moverse con soltura, estar más activa y encontrarse más cómoda. En este aspecto, existen unas medias de compresión graduada para usar durante el día que ayudan a reducir la hinchazón, reducen las molestias musculares, previenen la aparición de varices y mantienen la temperatura corporal. En cuanto al zapato, lo mejor es que este no oprima el pie, que tenga horma ancha y que este fabricado con materiales naturales o semisintéticos en la medida de lo posible que permitan una adecuada transpiración y una mejor adaptación del pie.

4- La alimentación es clave y hay que cuidarla durante todo el embarazo. Controlar el peso hará que también se pueda controlar algo más la hinchazón en pies y tobillos. Asimismo, es mejor evitar elementos como la sal que favorecen la retención de líquidos y aumentar la hidratación para favorecer la expulsión de toxinas que se acumulan en el organismo.

5- Prestarle más atención y cuidar los pies con pequeños gestos ayudará a calmar la molesta hinchazón. Los baños de agua fría o caliente y los masajes son muy beneficiosos y ayudan a mejorar la circulación de la sangre durante todo el día. Hacer estiramientos y calentamientos también prevendrán la retención de líquidos y ayudarán a estirar los músculos de la pierna.

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta para saber si estás embarazada. Se trata de un test que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fuentes:

Fetal Medicine Barcelona,https://inatal.org/el-embarazo/los-sintomas/extremidades-y-musculatura/230-hinchazon-de-pies-y-tobillos-durante-el-embarazo.html

Clínica Mayo, https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/preeclampsia/symptoms-causes/syc-20355745

Clínica de genética reproductiva Igenomix, https://nace.igenomix.es/blog/pies-hinchados-en-el-embarazo/

 

Fecha de actualización: 30-08-2019

Redacción: Andrea Rivero

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>