×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal que duelan los pies en el embarazo?

¿Es normal que duelan los pies en el embarazo?

A lo largo de los 9 meses de embarazo se experimentan toda clase de molestias y dolores que van variando mientras se van cumpliendo semanas. Por lo general, estos padecimientos son normales y vienen ligados a los cambios que va sufriendo el cuerpo de la mujer conforme avanza la gestación.  Los dolores de espalda, las molestias en las piernas, dolor de pies o malestar general son algunos de los síntomas más comunes.

Publicidad

El dolor de pies es una de las molestias más habituales durante el periodo de gestación. Además, esta situación va empeorando a medida que se van cumpliendo más y más meses debido al aumento de peso que se experimenta. Esto llega a cambiar el centro de gravedad de las mujeres embarazadas. Esta subida de peso conlleva a que la presión que el cuerpo ejerce sobre las rodillas y los pies se incremente y tengan que hacer un mayor esfuerzo para soportar el propio peso.

 

Además del dolor es normal que los pies presenten hinchazón, incluso pudiendo aparecer edemas durante el tercer trimestre debido a la presión que ejerce el útero al crecer que deriva en problemas circulatorios. Las principales causas de dicha inflamación vienen dadas por una serie de factores relacionados con el embarazo. Tres de los motivos principales serían la falta o disminución de actividad física, los desequilibrios o cambios hormonales que sufre el cuerpo de la mujer y la congestión venosa. Esta hinchazón puede aparecer durante todo el periodo de gestación, aunque a partir del segundo y del tercer trimestre está más presente.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Hay que tener en cuenta que derivado de la hinchazón también se puede sufrir de uña encarnada. La inflamación y retención del pie puede conllevar a que la uña se encarne en el contorno del dedo. En este caso es muy importante no dejarlo pasar y acudir al especialista para evitar males mayores.

 

Algunas recomendaciones básicas para aliviar o reducir la hinchazón de los pies de una mujer embarazada son:

 

-Intentar caminar un rato más o menos largo todos los días.

-Si se trabaja sentada, levantarse y estirar las piernas un par de veces.

-Utilizar medias o calcetines que no aprieten demasiado ni corten la circulación.

-Poner los pies en alto mientras se está descansando.

-Las comidas con cuanta menos sal mejor. Hay que evitar retener líquidos.

-Aplicar hielo para rebajar la inflamación.

-Dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo para favorecer la circulación de la sangre.

-Descansar y hacer reposo todo lo que se pueda hasta aliviar los síntomas.

-Un masaje en los pies transmitirá una sensación de alivio y de liberación de presión muy agradable.

 

Existen unos problemas más graves que otros que afectan a los pies de las mujeres durante el embarazo. El dolor plantar es uno de los más incómodos y, obviamente, dolorosos. Al abrirse las caderas y rotarse cambiando su posición habitual, la superficie de apoyo también varia generando una mayor presión sobre los talones obligando a la mujer a caminar de una manera diferente. En este caso, es importante buscar una solución cuanto antes ya que podría degenerar en un dolor crónico con el consiguiente trastorno biomecánico. Este padecimiento se puede sufrir durante todo el embarazo, aunque cuanto más avanzado esté, mayores posibilidades hay.

 

Una de las maneras más fructíferas de aliviar este dolor y evitar padecerlo durante los 9 meses de embarazo es proporcionando un soporte adecuado al pie para que el cuerpo pueda soportar el peso de la mejor manera posible. Simplemente utilizando un calzado adecuado y cómodo o unas plantillas se notará una mejora y mitigar el dolor.

 

La fascitis plantar es un padecimiento común durante el periodo de gestación. La fascia plantar es una banda de tejido que se extiende desde el talón, a través del arco hasta los dedos de los pies. El aumento de peso produce una tensión en la fascia plantar provocando que se hinche. Esto provoca un fuerte dolor en el pie, sobre todo, en la zona cerca del talón. Duele al estar mucho tiempo de pie o sentada, al levantarse por las mañanas y al estirar y presionar los laterales del pie. Este trastorno es bastante común ya que la liberación de la hormona relaxina, la que ayuda a aflojar los ligamentos para el momento del parto, también contribuye a la aparición de la fascitis plantar, así como los cambios en el tamaño y la forma del pie.

 

Asimismo, la sudoración excesiva y el mal olor de los pies también es un problema que puede afectar a las mujeres durante el periodo del embarazo. Los desequilibrios hormonales son la causa principal de esto ya que provocan una incorrecta regulación de la humedad. Además, la mala circulación, que conlleva a padecer un aumento de la temperatura corporal, y la retención de líquidos también fomentan que los pies suden más.


Te puede interesar:

Embarazo y aumento de peso van de la mano ya que es muy importante contolar al máximo cuántos kilos se van adquiriendo para evitar coger más de los precisos. Un aumento de peso elevado puede causar problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fuentes:

Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, MedlinePlus,

https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000580.htm

Clínicas Podoactiva, Podología y Biomecánica,

https://www.podoactiva.com/es/blog/los-pies-en-el-embarazo-problemas-mas-frecuentes-y-consejos-para-su-cuidado

Fetal Medicine Barcelona, Inatal,

https://inatal.org/el-embarazo/los-sintomas/extremidades-y-musculatura/230-hinchazon-de-pies-y-tobillos-durante-el-embarazo.html

Fecha de actualización: 23-07-2019

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad