Cómo cortar la leche materna rápido y sin complicaciones

Cómo cortar la leche materna rápido y sin complicaciones
comparte

La mejor manera de cortar la leche materna es ir quitándose gradualmente las tomas. Es la forma más respetuosa para el bebé y la mamá y evita complicaciones como la mastitis. Pero si por algún motivo necesitas que vaya más rápido, puedes recurrir a otros remedios naturales o a pastillas.

La lactancia materna es un proceso natural del organismo y, por lo tanto, dejar de dar leche debe hacerse también de manera natural y progresiva. Es decir, quitándose poco a poco las tomas ya que, cuanto menos succione el bebé y menos tomas haya, menos leche habrá.


Los médicos recomiendan quitarse una toma, la que mejor te vaya según los motivos por los que dejas el pecho, y esperar unos 3 o 4 días hasta quitarse otra. Así, gradualmente, hasta que no se dé ninguna toma y, en unos días, el pecho dejará de producir leche.


Para que este método funcione y no dé lugar a problemas como mastitis, ingurgitación u obstrucciones, es importante que sigas una serie de consejos:


1- No te saques tampoco leche ya que el sacaleches aumenta la producción. Si te notas los pechos muy llenos y molestos, extráete solo lo necesario para aliviar las molestias, pero sin llegar a producir más leche.


2- Evita estimular tus pezones, ya que esto también provoca la producción de leche. Usa un sujetador que no sea muy apretado.

¿Cómo extraer la leche materna?

¿Cómo extraer la leche materna?

En ocasiones -sobre todo cuando tienes que reincorporarte al trabajo tras la baja por maternidad-, es imposible seguir con todas las tomas de lactancia. Si quieres continuar dando leche materna a tu bebé aunque tú no estés presente, puedes sacártela y conservarla para que su cuidador se la administre. Al principio te resultará más difícil, pero con un poco de práctica, le acabarás cogiendo el truco


Otros remedios naturales


Existen una serie de remedios de la abuela que se han empleado toda la vida pero que no tienen ninguna base científica. De todas formas, no pierdes nada por probar:


- Colocar compresas frías u hojas de col sobre tus pechos. Las hojas de col poseen un componente que detiene la producción de leche materna. Colócalas directamente sobre tus pechos. También son útiles cuando se produce una ingurgitación mamaria.


- Beber té de salvia. La salvia es un estrógeno natural, por lo que detiene la producción de leche materna.


Uso de pastillas


No obstante, la forma más rápida, aunque quizá un poco agresiva, es la ingesta de ciertos fármacos o pastillas que sirven para cortar la producción de leche. Esto solo se recomienda en casos urgentes o en los que haya problemas de salud, pero no para el destete normal.


Además, nunca debes tomar estas pastillas por tu cuenta, sino que siempre debes consultarlo antes con tu ginecólogo para que te receta las más adecuadas. Los principales fármacos que se emplean para cortar la producción de leche son:


- Pastillas de vitamina B6. La vitamina B6 contribuye a detener la producción de prolactina plasmática, la hormona que produce la leche materna, por lo que se supone que podría ayudar a detener su producción.


- Dostinex. Este medicamento se emplea en personas que tienen un aumento anormal en la producción de prolactina a causa de cambios hormonales o tumores en la hipófisis y es el que más se emplea para cortar la producción de leche justo después del parto.


- La cabergolina. Es el fármaco más utilizado para la reducción de prolactina en la sangre, impidiendo así el aumento de la producción de leche.


- Inyecciones de estrógeno. Es una alternativa poco usada y peligrosa ya que estas inyecciones pueden contener otros componentes cancerígenos.


¿Por qué cortar la producción de leche?


En los casos en que se busca evitar la subida de la leche después del parto suele ser por problemas de salud en el bebé o la mamá que van a impedir la lactancia materna, incluso por muerte del bebé al nacer. Aunque también hay mujeres que no quieren dar el pecho por motivos personales y optan por tomar alguna de las pastillas arribas mencionadas.


Si la mamá ha estado dando el pecho y quiere frenar o reducir la lactancia, normalmente es por motivos laborales (vuelta al trabajo tras la baja) o por problemas de salud.


Sea cual sea la causa, siempre que se pueda lo mejor es recurrir al destete natural y progresivo, quitándose las tomas poco a poco para que el pecho deje de producir leche. Y, si por lo que sea no puede ser así, consulta con tu médico, nunca te automediques. 

 

 


Fuente: Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Redacción: Irene García

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. M Alejandra Gutierrez

    "Hola buenas yo tuve una pérdida de mi bebé
    Pero aún así tengo los senos cargados y con mucho dolor y quiero saber cómo detener la leche materna que produzco ha que no estoy amamantando".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×