¿Puede un bebé moverse antes de los 3 meses?

¿Puede un bebé moverse antes de los 3 meses?
comparte

Los bebés se mueven ya dentro del útero desde la octava semana de gestación, por lo que son capaces de moverse cuando nacen. No obstante, sus movimientos al principio son poco controlados, no será hasta los 3 o 4 meses cuando sean capaces de hacer movimientos intencionados como agarrar algo o darse la vuelta.

Los bebés comienzan a moverse en la octava semana de embarazo, momento en que su desarrollo neurológico les permite tener sus primeros movimientos de brazos y piernas, aunque estos movimientos son espontáneos y un tanto bruscos.

Gradualmente su coordinación y su capacidad mejora y, hacia la semana 20 el feto ya realiza todo tipo de movimientos con su cuerpo: se lleva las manos a la cara, se chupa las manos, mueve brazos y piernas, etc.

Por eso, cuando los bebés nacen presentan un gran repertorio de movimientos, aunque son movimientos espontáneos e incontrolables, puesto que el bebé no es capaz todavía de dirigir sus acciones o de conectar el cerebro y las extremidades para, por ejemplo, agarrar algo.

Los bebés nacen con una serie de reflejos primarios que son la causa de muchos de sus movimientos. Estos reflejos son una serie de movimientos automáticos que comienzan a desaparecer hacia el segundo o tercer mes de vida. Entre los principales reflejos de los bebés encontramos:

- Reflejo de succión: aquel que le permite succionar y alimentarse del pecho materno.

- Reflejo del sobresalto: al escuchar un ruido fuerte, el bebé retrae los brazos y las piernas de manera brusca.

- Reflejo de la marcha: hacer movimientos de marcha cuando las plantas de los pies tocan una superficie dura. Si colocas a un recién nacido sobre una mesa, por ejemplo, y agarras sus manos es capaz de dar pasitos.

- Respuesta de moro: es uno de los más importantes, ya que la ausencia del mismo puede indicar daño en el cerebro o la médula espinal. Para comprobar si un bebé lo tiene se le acuesta boca arriba, se sostiene la parte superior del cuerpo por los brazos y se sueltan estos repentinamente, sin permitir que la cabeza llegue a tocar la superficie. En ese momento, el niño tiene que llevar los brazos hacia fuera y cerrar los puños, para relajarse a continuación.

- Reflejo prensil: si pones un dedo sobre la palma abierta del bebé, cierra la mano con fuerza sobre él.

- Reflejo perioral: al tocar o golpear la mejilla, el niño girará la cabeza hacia el lado estimulado y comenzará a succionar.

Estos reflejos primitivos son algunos de los movimientos que son capaces de hacer al nacer, así como de mover sus brazos y piernas pataleando constantemente.

Evolución de los movimientos del bebé

¿Cuándo puede un bebé comer galletas?

¿Cuándo puede un bebé comer galletas?

A partir de los 7 meses se introducen los cereales con gluten en la dieta del bebé. Una vez que hemos comprobado que no tiene alergia al gluten, se le pueden empezar a dar galletas, un alimento perfecto para que se acostumbre a masticar y tragar.


Estos movimientos espasmódicos e incontrolables del principio dan paso a movimientos más suaves a medida que madura el sistema nervioso del bebé y mejora su control muscular, lo que se empieza a notar hacia el final del primer mes de vida. Con 4-5 semanas, por ejemplo, puede levantar su cabeza si le colocas boca abajo. También puede llevarse las manos a la cara para observarlas.


Hacia los 3 meses sus movimientos se vuelven más controlados e intencionales y comienza a agarrar objetos sencillos y grandes con la mano. También saber abrir y cerrar las manos. Entre los 3 y los 6 meses puede alargar la mano para alcanzar objetos que estén un poco más lejos y, con 7 meses, puede pasarse objetos de una mano a otra y hacer el movimiento de pinza con el pulgar y el índice para coger cositas pequeñas.


En cuanto a la parte inferior del cuerpo, es normal que los bebés pataleen mucho y muevan sus piernas de forma constante e incontrolada en los primeros meses. Gradualmente va ganando fuerza en las piernas y el tórax, por lo que con 6 meses es capar de agarrase los pies con la mano y llevárselos a la boca, lo que hará muy a menudo. Este avance implica que su coordinación mano-ojo ha mejorado, así como su fuerza muscular. Por eso, con 6-7 meses puede empezar a arrastrarse y reptar por toda la casa, impulsado al principio sobre todo por los brazos.


Hacia los 8 meses aumenta la fuerza de su espalda y ya puede mantenerse sentado sin ayuda, lo que le permitirá dar el siguiente paso en torno a un mes después: ponerse a cuatro patas, el principio para gatear. Después, empezará a ponerse de pie agarrado a muebles u objetos para, con 12 meses, empezar a dar pasitos solo. De esta forma, la mayoría de los bebés comienza a andar solo en torno a los 13 meses, aunque todo depende del desarrollo de cada niño.


Para facilitar sus movimientos y su desarrollo motriz es importante que le des libertad total de movimientos y que no lo tengas todo el día encerrado en su parque de juegos o su silla de paseo. Debes colocarlo siempre que sea posible en superficies duras y antideslizantes en las que pueda ensayar y explorar nuevos movimientos, así será capaz de aprender a darse la vuelta, arrastrase, gatear o andar.


Ofrécele juguetes y objetos atractivos para que quiera alcanzarlos y jugar con ellos y juega con él siempre que puedas, efectuando diversos ejercicios que favorezcan su estimulación y desarrollo motriz. 

 

 


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×