• Buscar
Publicidad

Cómo son los primeros movimientos fetales

Cómo son los primeros movimientos fetales

Los movimientos del bebé dentro del vientre materno es uno de los primeros signos de la vida fetal. El niño, que crece día a día en el útero, cuando ha alcanzado cierto tamaño, al moverse, choca con las paredes uterinas y esta actividad se nota desde fuera.

Publicidad

Indice

 

¿Cuándo se empiezan a notar los movimientos fetales?

Normalmente los movimientos del feto no son percibidos por la madre antes de la semana 18 de gestación. Especialmente si se trata del primer bebé. Aquellas que ya han tenido otro embarazo anterior pueden llegar a notarlos antes; algunas aseguran sentirlos ya en la semana 16. Pero habitualmente, pese a los deseos de muchas mujeres, no se advierte al bebé dentro hasta la mitad o final del segundo trimestre.

Igualmente hay una serie de circunstancias que determinan la frecuencia o la intensidad de los movimientos del feto. En función de éstas la gestante los notará mejor o peor.

No te puedes perder ...

Movimientos fetales en la semana 28

Movimientos fetales en la semana 28

Se dice, en términos generales, que los movimientos del feto en el interior de una mujer comienzan a percibirse a partir de la semana 20 de gestación. Algunas, si ya han parido con anterioridad, los pueden sentir (y reconocer) varias semanas antes; otras, dependiendo de múltiples circunstancias, pueden tardar más tiempo.

Y tambien:

- La inactividad de la madre favorece la percepción de los movimientos del bebe; si una mujer es muy activa puede no sentir las pequeñas palpitaciones del principio.

- Los movimientos que hace una madre al andar, al correr, al hacer ejercicio, acunan al bebé y le duermen, por eso se nota menos al niño si se está activa, porque probablemente este esté durmiendo.

- El hecho de ser primeriza, como decíamos anteriormente.

- La colocación de la placenta en el útero. Si esta está colocada en la parte delantera, amortiguará los golpes y los movimientos tardarán más tiempo en sentirse.

- El peso o la corpulencia de cada mujer es también determinante.

- Situaciones como fumar, beber alcohol, comer ciertos alimentos, el ayuno prolongado, la ingesta de medicamentos, etc. puede aumentar o disminuir la percepción de los movimientos


¿Cómo son los movimientos fetales?

El feto comienza a moverse en la semana 8 de gestación, aunque aún sea imposible sentirlo. El ecógrafo sí puede notar a través de un ultrasonido estos primeros reflejos o emociones involuntarias emitidas por el embrión mismo.

A partir de la semana 11 o 12, cuando ya mide entre 5 y 6 cm, es capaz de moverse de verdad, con movimientos voluntarios de sus extremidades.

En términos generales se puede decir que sobre la semana 20 el feto ya realiza todo tipo de movimientos con su cuerpo, y desde entonces lo que se siente al principio es como un pequeño hormigueo en el vientre o leves palpitaciones o burbujas en la parte inferior del  abdomen. Pueden notarse o no. O tal vez notarse pero no identificarse como tales, especialmente si se es primeriza.

A medida que pasan las semanas las palpitaciones se vuelven más insistentes y definidas. Pronto serán perfectamente reconocibles. A partir de entonces se puede tomar conciencia de las pautas. Ahora bien, hay que tener en cuenta que no todos los bebés se mueven igual, ni con el mismo ritmo. Será su propia madre la que observe sus movimientos, para conocerlos y poder hacer un seguimiento. Lo importante es que la actividad no cese.

El feto es capaz de realizar múltiples movimientos como bostezar, abrir y cerrar los ojos desde la semana 27, mover las manos y las piernas, etc.

Además no se puede olvidar que a medida que el bebé crece y tiene menos espacio en el útero, alrededor de la semana 33, la intensidad de su actividad descenderá, por la limitación que suponen las paredes del útero para sus movimientos. Si bien, estos pueden ser más molestos y percibirse en algún órgano próximo a este.


¿Cuándo debo preocuparme?

Una vez que han aparecido, verás que es sencillo reconocerlos. Y cada día que pase serán más evidentes. Si bien, tampoco conviene obsesionarse. Hasta la semana 26 o 28 no es importante controlar las pautas.

Entonces, si en 24 horas no sientes ningún movimiento o percibes un cambio de patrón acude al ginecólogo inmediatamente. Si tienes dudas, cuenta el número de movimientos que realiza el bebé durante las dos horas posteriores a la comida. Hazlo tumbada sobre tu costado izquierdo. Si cuentas menos de 10 movimientos en esas dos horas, consulta a un médico.

Si has llegado a la semana 24 y te preocupa la ausencia de movimientos fetales, deberías consultar a la matrona o al ginecólogo para que te realicen una serie de pruebas de medicina como una ecografía.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 10-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×