×
  • Buscar
Publicidad

Hipotermia en bebés y niños, un enfriamiento peligroso

Hipotermia en bebés y niños, un enfriamiento peligroso

Los baños en agua fría o la exposición a temperaturas bajas sin el adecuado abrigo pueden provocar hipotermia en nuestros pequeños. En estos casos debemos recurrir al termómetro para su diagnóstico y seguir unas sencillas pautas de actuación hasta la valoración del pediatra.

Publicidad

Indice

 

La hipotermia es el descenso de la temperatura corporal por debajo de los límites normales, es decir, por debajo de 35 grados. Suele ser consecuencia de la exposición a temperaturas frías durante un tiempo prolongado, bien en el agua, bien en un ambiente frío, etcétera.

Temblores, liberación de hormonas para generar calor… son mecanismos del sistema de defensas del organismo para impedir más pérdida de temperatura.

Los más propensos a padecerla son los bebés, pues la capacidad de su organismo para regular la temperatura aún no está desarrollada totalmente.

No te puedes perder ...

Cortes y heridas en bebés y niños

Cortes y heridas en bebés y niños

Los cortes, rasguños y heridas forman parte irremediablemente del crecimiento del niño y probablemente le acompañen durante muchos años. Sus juegos, su actividad constante y su inexperiencia favorecen que éstos sean más propensos a sufrir este tipo de lesiones

Y tambien:

En el caso de niños, en ocasiones, son los propios padres o madres los que les provocan la hipotermia. Muchos son los que, de forma errónea, cuando el pequeño tiene fiebre, tratan de bajarle la temperatura exponiéndolos a focos de aire intenso o sumergiéndolos en agua fría. En estos casos, el niño puede llegar a sufrir un shock por termorregulación –cambio brusco de temperatura.

 

¿Cómo detectar la hipotermia?

Los síntomas de la hipotermia pueden ser muy variados según la gravedad. Temblores, extremidades frías, respiración y pulso lentos, dificultad de atención, rigidez muscular, confusión, somnolencia… suelen ser los más habituales.

En los bebés tenemos que centrar nuestra atención en si su piel está fría, en si están más callados o menos atentos de lo habitual y en si les falta el apetito. Al contrario que los niños un poco más mayores, los bebés no tiritan por lo que sólo se podrá captar la hipotermia por la piel.

 

¿Cuáles son las causas de la hipotermia?

- Que el bebé use ropa que no es lo suficiente abrigada para las condiciones climáticas

- Exponer demasiado al bebé al frío

- Tener el bebé con la ropa mojada

- Estar demasiado tiempo en agua que no está a la temperatura adecuada

- Vivir en una casa demasiado fría

- A veces cuando los bebés tienen fiebre y sus padres intentan bajársela, exponen al bebé a temperaturas demasiado bajas. Estos cambios pueden llevar al niño a la hiportermia

 

¿Cómo prevenir la hipotermia?

Hemos de evitar los ambientes fríos. Si esto no es posible, debemos abrigar bien al niño, con varias capas finas de ropa no demasiado ajustada, ya que podría impedir la circulación. El número de capas de ropa que va a necesitar un niño es mayor que las que va a utilizar un adulto.Es muy importante cubrirles la cabeza –el 20% de la temperatura corporal puede perderse por esta parte del cuerpo.

Es de vital importancia no tener al niño con ropa mojada ni húmeda. Se debe tener especial cuidado con las manos y los pies, sobre todo si hay nieve. En cuanto se tenga oportunidad cambia al niño si hay riesgo de que no esté totalmente seco.

Se les debe recordar a los niños que si están jugando fuera deben entrar frecuentemente para calentarse. Habrá que poner especial atención a los escalofríos porque es el primer síntoma de hipotermia. Por otra parte hay que evitar que los bebés duerman en una habitación fría ya que son los más vulnerables a sufrir hipotermia.

También debemos cerciorarnos de que los pequeños comen y beben regularmente, ya que la ingesta de alimentos y líquidos les proporcionará energía manteniéndoles calientes.

 

¿Qué tipos de hipotermia puede tener mi bebé?

-Pérdida de calor por radiación: la piel desnuda del bebé se ha expuesto a un ambiente que contiene objetos de temperatura más baja.

-Pérdida de calor por evaporación: esto se da en bebés recién nacidos humedecidos por el líquido amniótico.

-Pérdida de calor por conducción: esta viene dada porque se pone en contacto al recién nacido con una superficie u objeto a baja temperatura.

-Pérdida de calor por convección: un flujo de aire ambiental más fresco aleja al calor del bebé.

 

¿Qué debemos hacer si se presenta una hipotermia?

Ante la sospecha de hipotermia en nuestros hijos, debemos tomarles la temperatura con precisión a intervalos frecuentes.

Esta medición ha de realizarse por el recto, no por la axila. La toma de temperatura axilar es poco fiable, ya que el valor registrado dependerá de la humedad de la piel, del tiempo de toma, etcétera. Además hemos de tener en cuenta que hay niños con temperaturas axilares por debajo de 36 grados, consideradas hipotermias fisiológicas.

Otra nota importante a tener en cuenta es que los niños no tienen la misma temperatura las veinticuatro horas del día debido al ciclo circadiano, por el que registran las temperaturas máximas durante el día y las mínimas durante la noche.

No obstante, toda temperatura registrada por debajo de los 35 grados debe ser valorada por un facultativo. Si se observa algún otro síntoma que revista gravedad habrá que acudir cuanto antes a que sea revisado. Hasta que esta valoración se produce, debemos:

- Aumentar la temperatura corporal del niño empezando por la parte central del cuerpo (pecho, cabeza, cuello e ingles). Para ello utilizaremos mantas o ropas calientes. En su defecto, emplearemos nuestro propio cuerpo, poniéndolo en contacto con nuestra piel.

- A los niños se les puede dar un baño caliente hasta que se observe que el color de su piel vuelve a su normalidad. Tendrás que ayudarle a salir y a secarse rápidamente para que no vuelva a bajar su temperatura por estar húmedo.

- Si la hipotermia es debida a la inmersión en agua fría, sacaremos inmediatamente al pequeño del agua y lo envolveremos en toallas o ropas calientes.

- Mantener caliente la temperatura de la habitación donde se halle el niño.  En los bebés es importante que si es un bebé y no está en una habitación muy cálida, lo mejor es cambiarlo de habitación. En los bebés no debe darse un cambio de temperatura brusco.

- Si está consciente, darle dulces y bebidas calientes, evitando la cafeína, ya que su poder diurético contribuiría a la pérdida de líquidos.

- Es importante no dejar a los niños solos si tienen hipotermia ya que los síntomas podrían empeorar de un momento a otro.

 


Fuentes:

MayoClinic, www.mayoclinic.org

Manual MSD, www.msdmanuals.com

Fecha de actualización: 15-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.