• Buscar
Publicidad

Qué hacer si el bebé tiene fiebre

Qué hacer si el bebé tiene fiebre

La fiebre en los bebés es mucho más habitual que en los adultos. En cuanto tienen una infección, están malitos o incluso si hace mucho calor, su temperatura puede elevarse por encima de lo normal. ¿Qué podemos hacer para bajar la fiebre?

Publicidad

Índice

 

¿Qué se considera fiebre?

Se considera que hay fiebre cuando la temperatura, tomada por vía oral o rectal, es mayor de 38º C. No obstante, es cierto que los bebés pueden encontrarse irritables y cansados aunque no lleguen a esta temperatura y tengan entre 37 y 38º C.

El tiempo aconsejado es de 2 minutos en el recto y en la boca y axila 4 minutos.
 

Causas de la fiebre

En los bebés y niños pequeños la fiebre es un mecanismo mucho más habitual de defensa del organismo frente a infecciones. Su sistema inmunitario no está igual de desarrollado que el de los adultos, por eso es normal que enseguida les suba la fiebre para intentar acabar con los virus o bacterias que intentan provocar alguna enfermedad en su cuerpo.

Por eso, la causa de la fiebre suelen ser infecciones víricas o bacterianas como resfriados, gripe, otitis, neumonía…

La fiebre también puede aparecer como efecto secundario de alguna de las vacunas de las que se inoculan a los niños entre los 2 y los 15 meses.

Además, la intensidad de la fiebre no necesariamente responde a la gravedad de la infección.
 

Remedios para la fiebre

Sin embargo, aunque sea algo normal y habitual, no es nada agradable para los papás. En cuanto vemos que el pequeño tiene fiebre, nos preocupamos y nos ponemos nerviosos y, en la mayoría de los casos, corremos a darles el paracetamol de turno para evitar que le siga subiendo la temperatura. Y aunque es cierto que el paracetamol o el antiinflamatorio (que no se debe administrar antes de los 6 meses) ayudan a bajar la fiebre del bebé y son muy convenientes en muchos casos, no conviene darlo a la ligera.

Si el bebé no tiene más de 38º C y se encuentra bien, alegre, activo y con apetito, no hace falta que le mediques. Puedes esperar a ver si la fiebre baja sola y, mientras, adoptar otras medidas como quitarle alguna prenda de ropa para que no esté sobreabrigado; darle un baño de unos 15 minutos de agua tibia; y ofrecerle muchos líquidos (agua, zumos, leche o lactancia materna si sigues dándole el pecho).

Lo que no se debe hacer es dar friegas de alcohol.

Si la fiebre sigue subiendo o si el pequeño se encuentra mal, además de darle el medicamento adecuada -paracetamol o ibuprofeno- en la dosis indicada para su peso y edad (es importante leer bien antes el prospecto), puedes ponerle un paño de agua fría en la nuca o la frente para ayudar a que su temperatura baje. Los pies fríos ayudan a bajar la temperatura corporal, así que también puedes metérselos en agua fresquita.

Otro remedio casero bastante efectivo consiste en aplicar gasas impregnadas en vinagre y agua en las pantorrillas. El vinagre actúa como dilatador de los vasos sanguíneos mejorando la circulación de la sangre y eliminando el calor del cuerpo.
 

¿Cuándo acudir a Urgencias por fiebre?

Y, aunque te preocupe mucho su estado de salud, no es conveniente que acudas a Urgencias de pediatría a la ligera ya que lo que más necesita el bebé en estos casos es estar en casa tranquilo y descansar. Si no es necesario, pide cita con el pediatra habitual para consultar. Solo se debe acudir a Urgencias si el pequeño muestra los siguientes síntomas:

- Mareos y/o vómitos que no cesan

- Dolor de cabeza o rigidez en el cuello

- Convulsiones febriles

- Hinchazón de fontanelas

- No mueve bien alguna extremidad o esta está mucho más fría que el resto del cuerpo

- Manchas en la piel, rojo oscuro o moradas, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor

- Dificultades respiratorias

- Deshidratación (lengua seca, ausencia de saliva, ojos hundidos, etc.)

- Si no orina o la orina es escasa
 

¿Qué ocurre con las convulsiones febriles?

En cuanto a las convulsiones febriles, son también frecuentes en menores de 2 años. Se producen por una repentina subida de la fiebre que hace que las neuronas descarguen impulsos hacia los músculos, que se contraen en convulsiones. Es algo muy alarmante para los padres, sobre todo la primera vez, pero no es preocupante. En este caso, lo que debes hacer es no dejar al pequeño solo en ningún momento, no impedir los movimientos convulsivos del niño (aunque sí hay que despejar la zona para evitar que se haga daño), voltearle hacia un lado si vomita, no meter nada en la boca para evitar que se muerda la lengua ya que puede ser peor, aflojarle la ropa y aplicarle paños de agua tibia. Una vez acabe la convulsión, debéis ir a Urgencias y consultar a un profesional de medicina. 


Te puede interesar:

Las dosis de leche para el bebé deben ser definidas por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Glosario

Fiebre Q

Definición:

Es una infección bacteriana que puede afectar  a los pulmones, el hígado, el corazón y otras partes del cuerpo.

Esta infección está causada por la bacteria Coxiella burnetii que se halla en animales como ovejas, cabras, perros, gatos, pájaros, roedores... Pueden expulsar la bacteria en sus excrementos o la leche y llegar a los humanos.

Síntomas:

La mayoría de casos son leves, aunque en personas con problemas previos de corazón o pulmones puede ser más grave. Los síntomas principales son:

- Fiebre

- Tos seca

- Dolor de cabeza

- Dolor de articulaciones

- Dolores musculares

- Sarpullido

- Ictericia

- Dolor abdominal

- Dolor en el pecho
 

Tratamiento:

Antibióticos.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×