×
  • Buscar
Publicidad

¿Es verdad que los niños crecen cuando tienen fiebre?

¿Es verdad que los niños crecen cuando tienen fiebre?

Existen innumerables mitos y creencias populares acerca de los niños y su desarrollo, en el caso de la fiebre y el crecimiento puede haber una relación o base científica pero no siempre tienen que ir acompañados.

Publicidad

Desde siempre se ha escuchado que cada vez que un niño tiene fiebre luego dará un estirón. Esta creencia popular tiene una base de verdad pero no se puede asociar la fiebre con el fenómeno del crecimiento, ésta obedece a otras causas y nada tiene que ver con que el niño vaya a crecer más o menos. Hasta los 18 o 20 años las personas pueden ir aumentando centímetros y esto no implica que se precise la fiebre para hacerlo.

La parte de verdad de esta afirmación es que los procesos de fiebre estimulan la hormona del crecimiento en fases de desarrollo y por eso tras un periodo de enfermedad, los pequeños pueden haber aumentado un poco su talla.

Este fenómeno ocurre en enfermedades puntuales como puede ser una gripe o una infección de garganta, en niños con enfermedades crónicas o que enferman muy a menudo ocurrirá lo contrario, estacándose, en la mayoría de los casos, su desarrollo. Cuando un niño se pone malo, automáticamente se detiene su crecimiento pero tan pronto se recupera, su organismo se pone de nuevo en marcha de forma muy acelerada para recuperar el tiempo perdido durante la convalecencia, así en pocos días puede crecer más rápido que en el mes o meses anteriores. 

No te puedes perder ...

Cómo despertar el interés por otro idioma en los niños

Cómo despertar el interés por otro idioma en los niños

A menudo se habla de cuáles son las vías y metodologías más eficaces para que los niños aprendan otro idioma. Es un tema que preocupa a muchos padres, sobre todo ahora que el modelo educativo bilingüe cada vez está más extendido en nuestro sistema educativo y es importante que nuestros hijos adquieran una buena base para que vayan bien en el colegio.

Y tambien:

Este fenómeno no tiene por qué ocurrir siempre y hay que tener claro que se da en enfermedades cotidianas que no sean graves. Además, el crecimiento de los niños está condicionado por muchos factores: la genética, la buena alimentación, dormir las horas de sueño necesarias (durante la fase de sueño profundo también se produce la aceleración de la hormona del crecimiento), que sea un niño sano, la práctica de deporte y la correcta producción de dichas hormonas del crecimiento.

Así que si el niño no se pone malo no hay porque preocuparse ni pensar que va a crecer menos y lo mismo ocurre en el caso contrario, si enferma a menudo lo mejor es acudir al médico para descartar cualquier problema más grave que pueda estar asociado.

Habría que añadir que es importante que si los padres ven que el niño crece de manera muy lenta o que se encuentra muy por debajo del resto de sus compañeros de clase o amigos, se acuda al pediatra antes de entrar en la fase de la adolescencia para descartar cualquier patología posible. Pasados los 15 años es muy difícil poner remedio a los problemas relacionados con el crecimiento.


Fecha de actualización: 27-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.