Mitos sobre niños superdotados

Mitos sobre niños superdotados
comparte

Los niños con altas capacidades, antes denominados superdotados, son aquellos que tienen “una inteligencia general superior a la media, altos niveles de creatividad, buen potencial de aprendizaje, buen o mal rendimiento académico y generalmente con una clara motivación hacia el aprendizaje y/o sus intereses”. Es curioso comprobar cómo, en torno a esta definición, existen muchos mitos y falsas creencias que hoy vamos a desmontar.

1- Todos los niños con altas capacidades tienen un alto rendimiento

A pesar de que su coeficiente intelectual es muy superior a la media (es superior a 130), solo un pequeño porcentaje de niños con altas capacidades tienen un alto rendimiento académico. La mayoría no sobresale en este aspecto e incluso, muchos, padecen fracaso escolar. Ya sea por aburrimiento, desmotivación o porque el sistema escolar no se adapta a sus necesidades, lo cierto es que muchos niños con altas capacidades (AACC) sacan notas mediocres o incluso suspenden a menudo. Y es que la educación, en la mayoría de los cetros, está orientada al aprendizaje secuencial y repetitivo, lo que sugiere un predominio del hemisferio cerebral izquierdo, pero la mayoría de los niños con AACC tienen dominancia del lado derecho, por lo que deben estudiar de otra forma. En resumen, los niños con altas capacidades pueden no sacar buenas notas en todas las materias y hacerlo solo en aquellas que les gustan, o en ninguna.
 

No te puedes perder ...

Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

La estación más fría del año ha llegado y aunque las gélidas temperaturas no inviten a disfrutar del aire libre, siempre podemos aliarnos con la climatología y beneficiarnos del invierno con los niños. Las primeras nevadas, como cada año, anuncian el comienzo de la temporada de esquí y las estaciones se preparan para recibir a los miles de aficionados que esperan impacientes que el termómetro baje de cero para poder desempolvar sus tablas o esquís.

2- Estos niños no necesitan ayuda

 

Nada más lejos de la realidad. De hecho, los niños con altas capacidades se engloban dentro de los Alumnos con Necesidades Educativas Específicas y su atención está recogida y contemplada por dicha ley. Por eso, estos niños necesitan apoyo y ayuda extra para evitar que acaben fracasando en el sistema escolar y laboral. Y no hay que esperar al instituto para ofrecerles este apoyo, se debe empezar desde los primeros cursos de primaria para evitar que el niño desarrolle rechazo al sistema y se sienta inferior y fracasado. Incluso hay niños pequeños que, ante sus problemas escolares, desarrollan problemas psicosomáticos como problemas en la piel, trastornos del sueño y la alimentación, asma, etc.

 

3- Tienen altas capacidades porque fueron más estimulados de pequeño

 

Por supuesto, tampoco es cierto. La estimulación temprana, desde la tripa de la madre, ayuda a desarrollar las capacidades cognitivas y aumenta el número de conexiones neuronales, lo que favorece la inteligencia y el aprendizaje, pero eso solo puede aumentar en algunos puntos el coeficiente intelectual. Los niños con altas capacidades son así desde su concepción por su carga genética, y por mucho que estimulemos a nuestro hijo, nunca lograremos que tenga altas capacidades.

 

4- Las altas capacidades se refieren solo a un coeficiente intelectual alto

 

Por supuesto, es la clave de las altas capacidades, pero un niño se diagnostica así no solo porque su CI sea muy elevado, sino también porque su forma de pensar es diferente. Perciben y procesan el mundo de manera diferente, y la estructura de su cerebro también es completamente distinta.

 

5- Los niños con altas capacidades nunca fallan

 

Por supuesto que no. Estos niños también se equivocan muchas veces, en todos los ámbitos, y deben ser tratados como niños y no esperar de ellos más de lo que pueden dar. Al igual que el resto de los niños, tendrán rabietas, se enfadarán, se aburrirán y harán cosas mal.

 

6- Lo entienden todo a la primera

 

Los niños con altas capacidades pueden tener los mismos problemas que otros niños ante un conocimiento o aprendizaje nuevo. Además, el hecho de tener altas capacidades no implica que no puedan tener trastornos del aprendizaje como la dislexia, que podría dificultar su aprendizaje de la lectura.

 

7- Son precoces en todo

 

No todos los niños con altas capacidades destacan en todos los ámbitos del aprendizaje ni son los primeros en hablar o andar. Precocidad no es lo mismo que altas capacidades. Un niño puede empezar a hablar mucho antes que el resto y no tener altas capacidades. De igual modo, un niño puede tener altas capacidades y empezar a hablar en la edad media.

 

8- Tienen problemas para socializar

 

Esto tampoco es totalmente cierto, ya que hay muchos niños con altas capacidades que tiene éxito en las relaciones sociales y muchos amigos. Lo que suele ocurrir es que estos niños suelen tener problemas en el colegio o en casa al no ser comprendidos ni ayudados de la manera correcta, lo que puede influir en sus relaciones sociales. Pero esto no se debe al hecho de tener altas capacidades. Además, sus intereses pueden ser diferentes de los de otros niños de su edad.

 

También está demostrado que los niños con un CI entre 130 y 150 suelen ser más empáticos y habladores, por lo que no tienen problemas en las relaciones sociales. Mientras que los niños con un CI superior a 160 suelen preferir la soledad y ser más aislados.

 

9- Pueden aprender cualquier cosa solos

 

Aunque tienen una gran facilidad para el aprendizaje, no son autodidactas y necesitan un guía o profesor que le enseñe aquellos conocimientos que no tienen. Además, los niños con AACCC son muy diferentes entre sí, por lo que no todos muestran la misma facilidad en todos los ámbitos de estudio.

 

10- Son más excéntricos y raros

 

La imagen que tenemos de las personas con altas capacidades nos llega muchas veces de las series y películas que vemos en televisión, donde suelen mostrar a personas frikis y excéntricas, incluso con trastornos mentales o sociales. Sin embargo, esto no siempre es así y no tienen por qué ser más raros que los demás.

 

11- Son solo el 2%

 

Siempre se ha dicho que las personas con altas capacidades suponen el 2% de la población, pero estudios recientes hablan de 1 por cada 25 habitantes. El problema es que no se suele diagnosticar correctamente a los niños con altas capacidades, ya que no todos presentan las mismas características, por lo que no es tan sencillo.

 

12- Son fríos y distantes

 

En general, es justo al revés, estos niños suelen ser más sensibles y empáticos y se preocupan por todo lo que pasa a su alrededor, incluso por las desgracias ajenas o lejanas. Eso hace que se involucren en muchas causas perdidas y movimientos sociales.

 

13- Son genios

 

Aunque entre las personas con altas capacidades hay genios, no todos lo son.

 

14- Pertenecen a clases sociales altas

 

También falso, los niños con altas capacidades se encuentran entre todas las clases sociales, etnias y condiciones.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de estatura final de los niños que arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fuente:

Asociación Española para Superdotados y con Talento (AEST)

TOURÓN, Javier: Mitos y realidades en torno a la alta capacidad.

Fecha de actualización: 03-12-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>