Rosa Jové: “El aburrimiento mata a los niños con altas capacidades”

 Rosa Jové: “El aburrimiento mata a los niños con altas capacidades”
comparte

¿Cómo se puede detectar un niño de altas capacidades? ¿Cómo pueden los padres estimularles? ¿Hay relación entre altas capacidades y el espectro autista? La psicóloga especializada en psicopediatría Rosa Jové nos responde.

Durante años se han entendido las altas capacidades intelectuales como algo detectable con un sencillo test de Coeficiente Intelectual (CI). No obstante, como nos explica la psicóloga infantil Rosa Jové, hay muchos perfiles de niños con altas capacidades que deben ser diagnosticados por un psicólogo especialista a través de una serie de tests y pruebas. Y es que las altas capacidades, además de la superdotación (CI igual o superior a 130), engloba aspectos como la creatividad, la precocidad intelectual o una alta puntuación en un talento específico o combinado.

 

Rosa Jové, psicóloga clínica infantil y autora de libros como Ni rabietas ni conflictos, Todo es posible o La crianza feliz, nos explica ciertas características de los niños con altas capacidades, qué recomienda para su entorno e integración y si es cierta la relación que comúnmente se establece con el espectro autista o el Trastorno de Déficit de Atención/Hiperactividad.

 

¿Cuáles son algunas de las señales de los niños con altas capacidades?

 

Hay muchos perfiles, y esto es algo que conviene que se sepa. La gente entiende por niño de altas capacidades el típico “repelente niño Vicente” que saca todo dieces.

Características de los niños con altas capacidades

Características de los niños con altas capacidades

En 2006 el Ministerio de Educación sustituyó el término de superdotado por el de Alumno de Altas Capacidades, un concepto que habla no solo de un coeficiente intelectual alto, sino que tiene en cuenta también otras capacidades como la creatividad, el potencial de aprendizaje, etc.

 

Ese es un subtipo que se llama Talento Académico, pero también está el niño que las suspende todas, el niño al que la clase le pasa a velocidad de tortuga, no escucha y molesta al compañero o se pone a dibujar y no atiende; está el que es muy bueno y muy dócil y está el que la lía parda en el colegio…

 

Es decir, hay muchos perfiles, y ese es el problema. Que la única manera, a veces, de detectar a un niño con altas capacidades -aparte de la sospecha que puedan tener los profesionales que se dedican a ello- sea pasar pruebas de inteligencia.

 

En general, son niños que son muy creativos (no necesariamente de forma artística, sino con la capacidad de generar hipótesis, inventos, de buscar soluciones…), son inteligentes, que no tiene que ir de la mano con sacar buenas notas, y son tozudos: cuando se les pone una cosa entre ceja y ceja quieren hacerla.

 

¿Recomiendas que estén en un entorno acorde a sus capacidades (es decir, con niños y niñas con AACC) o que estén en uno variado, con niños con capacidades “medias”?

 

En España no hay escuelas para niños con altas capacidades, por lo que todos están en escuelas ordinarias. Entonces, lo que se suele hacer para que puedan estar con niños que les puedan comprender es una aceleración de curso. Es decir, les dejan pasar entre uno y tres cursos. Esta es una forma de solucionarlo, para que estos niños estén con compañeros de su mismo nivel intelectual.

 

Los niños con altas capacidades suelen mostrar problemas de sueño. ¿A qué se debe?

 

No se sabe, pero la mayoría de gente con altas capacidades necesita menos horas de sueño (un par de horas menos). Además, por ansiedad -porque las altas capacidades trabajan mucho la mente y a veces presentan ansiedad- tienen patologías normales de la ansiedad: pesadillas y puede que terrores. Son más propensos. 

 

Muchos niños con altas capacidades son diagnosticados con TDAH, ¿existe una relación o se trata de un diagnóstico erróneo?

 

Los niños con AACC son grandes exploradores, lo quieren tocar todo…Se confunde tanto el TDAH (Trastorno de Déficit de Atención/Hiperactividad) con altas capacidades que hasta hay un test para diferenciarlos. O sea, hemos tenido que crear un test para no equivocarnos tanto.

 

O sea que, en realidad, no tienen relación, sino que pueden presentar desde fuera síntomas similares. Pero si a un niño con altas capacidades le pones en un entorno en el que pueda explorar o lo pones con niños de su misma edad mental, esa hiperactividad para. Es decir, en unos la sintomatología se elimina cuando les das un tratamiento de altas capacidades; en los de TDAH no.  

 

Irónicamente, el fracaso escolar es una constante en más de la mitad de los niños con AACC, ¿por qué?

 

Muy fácil, para ellos el sistema escolar, desde pequeñitos, va a paso de tortuga. “El profesor es la tercera vez que explica esto”, “Esto ya me lo sé”. Entonces, ese niño desconecta. Va aprobando, porque se sabe las cosas y porque, a poco que se las mire o escuche un poco, ya se las sabe. Pero llega un momento en que necesita escuchar activamente al profesor para aprender y no está acostumbrado a hacerlo.

 

También muchos suelen suspender por el comportamiento. Porque como son tozudos y no les gustan los trabajos repetitivos y poco prácticos, normalmente contestan: “¿Por qué tengo que hacer 20 sumas para mañana? Hago tres, te demuestro que ya sé sumar y el resto no te las hago”.

 

¿Hay una relación con el espectro autista?

 

Existe una relación con un subtipo de autismo, que es el síndrome de asperger. De hecho, muchos niños Asperger son niños con altas capacidades y con un coeficiente de inteligencia muy alto.

 

¿Qué consejos das a los padres para que sus hijos se integren? Muchos presentan una disincronía entre el desarrollo intelectual, social…

 

La primera es que estén con niños de su mismo nivel cognitivo. Pueden ir a una asociación con altas capacidades, si no, si tu hijo tiene 9 años y hay un grupo de música de 8 a 9 y otro de 9 a 10, opta mejor por el de 9 a 10.

 

Esto a nivel social, hay que buscar que se relacionen y entiendan con niños con los que puedan hacerlo, que no tiene por qué ser con niños de su misma edad.

 

Segundo: hay que tener los ojos y los oídos más abiertos. Si tu hijo te habla de lo bonitas que son las estrellas, ofrécele ir al planetario un día. Si ves que comenta lo bien que tocan unos niños el tambor, ofrécele aprender en clase de tambor… Cuando ellos tengan un interés por alguna cosa, intenta fomentarlo en la medida que puedas.

 

Y, sobre todo, no matar su creatividad. Son niños que necesitan que su cabeza trabaje, hay que ponerles estímulos. El aburrimiento les mata. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×