• Buscar
Publicidad

¿Cómo hablar de adopción a los niños?

¿Cómo hablar de adopción a los niños?

Contarle a un niño que es adoptado no es siempre fácil. ¿Quieres saber a qué edad hacerlo? ¿Cuál es la manera adecuada para hacerlo? ¿Qué no se debe hacer? ¡Sigue leyendo para descubrir estas respuestas y muchas más!

 

Publicidad

Índice

 

¿Por qué es bueno contarles a los niños que son adoptados?

Piensa que todos tenemos derecho a conocer nuestros orígenes e historia. Si decides no contarle a tu hijo que es adoptado estarías basando tu vida familiar en una mentira. Además, te arriesgas a que tarde o temprano lo descubra por alguien que no seas tú. Si lo descubre por otro medio será muy difícil que confíe en vosotros y la confianza es uno de los pilares más fuertes que unen una familia.

Si se lo ocultas además puede llegar a pensar que ser adoptado es malo, si no ¿por qué no se lo has ocultado? Lo mejor es contarlo todo.

Engañar a tus hijos adoptivos:

- Sería una injusticia para vuestros hijos

- Supondría un engaño para ellos y para vosotros mismos

- Se acabarán enterando por alguien del entorno
 

¿A qué edad debo decirle a mi hijo que es adoptado?

Como en todos los temas, no hay una edad exacta, todo dependerá de la madurez del niño, pero los expertos estiman que la mejor edad es alrededor de los 5 años. Lo normal es que se vayan integrando las palabras en torno a la adopción desde los 2 años, aunque no se le cuente la historia completa hasta los 5. Puede que a los 2 años no comprenda el significado de ser adoptado, pero si han estado escuchando hablar del tema antes, lo verán con más normalidad.

Lo mejor es que los padres aprovechéis algunas de las típicas preguntas que hacen los niños para contarles la verdad. Algunas de estas preguntas podrían ser:

- ¿De dónde vienen los niños?

- ¿Cómo era cuando nací?

Los momentos que hacen preguntas de este estilo son perfectos para aprovechar y contarles su historia.

Antes de que hagan estas preguntas se puede hablar con naturalidad sobre el tema utilizando frases como “cuando fuimos a buscarte” o “cuando te recogimos”. Así, el niño se irá preparando y la noticia no será tan impactante. Una vez que se tienen estos momentos tan buenos, recuerda que es vital contarle la verdad.
 

¿Qué hago ante sus posibles preguntas?

Es importante estar pendiente de las preguntas que puedan hacer los días después de darle la noticia. Contesta todo lo que te pregunte, de forma sincera, así es como el niño entenderá su situación, eliminando cualquier idea equivocada que pudiese tener.

Contestando al niño de la manera más sincera posible y de forma cariñosa, es menos probable que desarrolle falsas creencias de su adopción. Déjale saber que puede preguntar todo lo que quiere saber, en cualquier momento y que es normal que tenga dudas sobre el tema.

Con el paso de los años, seguramente tenga la necesidad de saber la identidad de su familia biológica y querer saber cosas sobre ellos. En este caso, los padres adoptivos debéis ser comprensivos y darle la información que sabéis sobre ellos, es algo natural. Que quiera saber cosas de su familia biológica no quiere decir que rechace la familia o la vida que tiene en la actualidad, sólo tiene la necesidad de saber de dónde viene y cuáles son sus orígenes.

Las reacciones que pueden tener los niños cuando reciben la noticia de que son adoptados no es predecible. Algunos se lo toman con naturalidad y sin problema, mientras que otros niños sí pueden tener problemas de tipo conductual o emocional.

Si tu niño tiene algún problema, piensa que forma parte de un proceso de aceptación. Si los problemas persisten en el tiempo tendrás que acudir a un profesional.
 

Consejos para decirle a tu hijo que es adoptado

- Aunque hasta pasados los 5 años no comprenderá qué es ser adoptado, empieza cuanto antes. Desde los 3 años empiezan a fijarse en las mujeres embarazadas y a hacerse preguntas, no tengas miedo de contestarlas. Seguramente a estas edades le dé menos importancia que tú.

- La adopción no es tabú: en la etapa preescolar no se va a comprender el concepto de adopción, pero sí es una buena oportunidad para trasmitir el mensaje de una manera cálida y con cariño. Habla de la adopción con naturalidad normaliza la situación.

- No dar largas y detalladas respuestas: adapta tus respuestas al grado de comprensión de tu hijo.

- Puedes explicarlo como si fuera un cuento: a través de los cuentos se facilita la comprensión de una idea compleja, lo que hace que el niño entienda la historia y se quede con los detalles.

- Esta es una conversación que se tiene que repetir las veces como sea necesaria. A medida que pase el tiempo necesitará hacer preguntas más complejas según avanza la edad.

- Díselo antes de que se lo digan: cuanto más retrases el momento de decirle la verdad, mayor probabilidad hay de que se entere de la noticia por parte de otros.

- Una forma adecuada de contárselo sería decirle “Hijo, tú estabas en la barriga de otra señora, mientras, mamá y papá estaban deseando que nacieras y estábamos muy ilusionados preparando tu llegada a casa. Cuando naciste fuimos los padres más felices del mundo. Desde que llegaste somos una familia con mucho más amor”.

- Trasmítele la idea de que era un niño muy deseado y que le queréis mucho.
 

¿Qué no se debe hacer a la hora de explicar a un niño que es adoptado?

- No te refieras a sus padres biológicos como sus “verdaderos padres” o sus “padres naturales”. Los padres adoptivos son muy reales y nada antinaturales. Tampoco uses estos calificativos con la palabra hijo.

- No hagas distinciones innecesarias entre los niños adoptados en la familia y los niños que nacieron dentro de ella (salvo que sea pertinente).

- No te refieras a tu hijo como alguien que fue “dado” o “entregado” en adopción. Es importante para la autoestima del niño saber que sus padres biológicos lo querían y debieron considerar muchas cosas antes de tomar esta decisión. Que tomaron la decisión porque era lo más conveniente para él, ya que en ese momento no podían cuidarlo. Lo mejor es que te refieras a sus padres biológicos como personas que eligieron “crear un plan de adopción para él” o “colocar al niño en adopción”.

- No ignores el país de origen, la raza o la herencia genética del niño, especialmente si vives en una comunidad de escasa diversidad étnica. Los niños de minorías raciales en comunidades donde hay una escasa diversidad étnica necesitan apoyo familiar y médico para superar el racismo y desarrollar una identidad racial fuerte y positiva.

- No te refieras tampoco a sus padres biológicos como padres que “eligen no quedarse”, esto para el niño puede significar que no valía la pena quedarse con él.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×