×
  • Buscar
Publicidad

Cómo fomentar la confianza con los hijos

Cómo fomentar la confianza con los hijos

Tener confianza con nuestros hijos y que ellos la tengo en nosotros para contarnos todo aquello que les preocupa o les ocurre es fundamental, sobre todo en los difíciles años de la adolescencia. Pero la confianza se debe establecer desde que son pequeños, trabajarla día a día y no perderla nunca.

Publicidad

10 Claves para fomentar la confianza con nuestros hijos

1- Generar un buen clima de confianza con los hijos. ¿Cómo? Con pequeños gestos del día a día como prestarles atención cuando nos cuentan algo, escucharles de forma activa, no minusvalorar sus historias o problemas, etc. También es importante buscar momentos para hablar con ellos y fomentar la comunicación, de manera que sepan que pueden contar con nosotros.

Aunque resulte difícil encontrar tiempo con el estrés diario, es fundamental que todos los días saques un rato, mientras cenáis o al acostarle, para preguntarle cómo le ha ido el día y darle la oportunidad de que nos cuente todo aquello que quiera.

2- No traicionar su confianza. Nunca reveles secretos que te haya contado tu hijo a otras personas, aunque a ti te parezca un secreto sin importancia. Y menos aún lo cuentes delante de él. Si es algo importante y debes comentárselo a su padre/madre, hazlo, pero que el niño nunca se entere.

3- Escucharle de forma activa. Aunque lo que te esté contando no te parezca interesante o te lo haya contado más veces, debes escucharle siempre de forma activa, nunca haciendo otras cosas a la vez como ver la televisión o el ordenador. El niño debe sentir que le haces caso.

No te puedes perder ...

Y tambien:

4- El contacto físico puede ayudar a la confianza. Darle la mano a tu hijo, un beso o cogerle mientras te cuenta algo importante hará que se sienta más seguro y mejorará su confianza hacia ti.

5- Mantener el contacto visual mientras se habla. Seguro que has oído que las personas que no miran a los ojos cuando hablan mienten u ocultan algo. Por eso es importante que mientras hables con tus hijos, y con cualquier otra persona, mantengas el contacto visual. No solo escuchan los oídos, también los ojos. En el caso de los niños, además, es bueno ponerse a su nivel al hablar con ellos, agachándose o sentándose para que los ojos queden a la misma altura.

6- No amenazarle con nada que no vayas a cumplir. Una manera habitual de perder credibilidad y confianza ante nuestros hijos es “amenazándoles” con castigos que sabemos que no vamos a cumplir, como decirles que “si no se portan bien se quedarán sin juguetes de Reyes” o que “si no se acaban la comida no cenarán”. Son frases vanas que luego no se cumplen, por lo que hay que evitarlas.

7- No prometer algo imposible o que se puede demorar. De igual modo, tampoco debemos prometerle algo que luego no podamos darle. En ocasiones puede que ocurra algo que nos impida cumplir nuestras promesas, pero hay que intentar prometer cosas que sabemos que es fácil y probable cumplir.

8- Cuidado con las cosas que hacemos. Como se ha dicho otras veces, nosotros somos el principal ejemplo de nuestros hijos, aprenden por imitación, por lo que no vale pedirle que ellos actúen de una manera si nosotros no vamos a hacerlo.

9- No mentirles nunca. Las mentiras son un foco de engaños y enredos. Nunca debemos mentir a nuestros hijos, ni siquiera con mentiras piadosas. Eso sí, tampoco es necesario contarles todo, sobre todo cosas que puedan preocuparles. Pero si nos preguntan, hay que ser sinceros.

10- No criticar. Si tu hijo hace algo mal debes corregirle, pero es mejor apuntar primero lo que hizo bien para después corregir  lo malo, para así no erosionar su autoestima e incrementar la confianza mutua.

 

 


Fuente: Queremos que crezcan felices, Silvia Álava.          

Fecha de actualización: 02-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.