×
  • Buscar
Publicidad

Cambios de humor en niños

Cambios de humor en niños

De los 2 a los 5 años de edad, los niños se encuentran en una etapa de desarrollo, un periodo caracterizado por cambios en el comportamiento. De los 5 a los 7 años existen alteraciones físicas, psíquicas y sociales, y el niño experimenta nuevas situaciones del mundo adulto, lo que hace con que su humor sea más inestable. Algunos psicólogos llaman a esta etapa la adolescencia de primera infancia.

 

Publicidad

Los niños pueden volverse sumamente inconstantes a estas edades, cualquier situación mínima es motivo más que suficiente para romper en llanto, enojarse, hacer un berrinche, pelear con los hermanos, discutir con los mayores y manifestar rabietas interminables.

Los niños a esta edad también comienzan a sentir ansiedad e impaciencia, aún no han aprendido a esperar y en muchas ocasiones comienzan a ser conscientes del dolor físico, tras un golpe, un raspón, una pelea con sus hermanos, entre otras cosas, por lo que el llanto vuelve a ser uno de los medios de comunicación más claros, como cuando eran más pequeños.

Es un proceso de grandes cambios que se dan en un corto período de tiempo, y que los transforma radicalmente. Lo más característico es que su comportamiento, que hasta ese momento era bastante tranquilo y manejable, se vuelve de pronto muy difícil de controlar, con frecuentes demostraciones de oposición, terquedad y rechazo a obedecer o hacer las cosas como se les imponen. Es un paso inevitable en el desarrollo y que se da porque entran en contradicción las posibilidades de actuar por sí mismos y hacer más cosas, y la manera en la que se les ha estado educando hasta el momento.

Estos cambios que son debidos al crecimiento, el desarrollo de la personalidad y la conquista de espacios de independencia, son factores por los cuales los niños se enfadan, se aburren y se comportan de manera negativa.

Las reacciones tan exageradas que pueden tener logran en ocasiones hacernos sentir impotentes, sin saber cómo reaccionar ante ellos cuando tienen estos cambios de humor. Pero es importante diferenciar los cambios de humor producidos por frustraciones o situaciones que les hayan puesto tristes para intentar animarles, y los cambios de humor producidos por rabietas o malas conductas.

No te puedes perder ...

Dolor de crecimiento en niños

Dolor de crecimiento en niños

Entre los 3 y 5 años es frecuente que los niños se quejen de dolores en las piernas, especialmente en la parte delantera del muslo, en la pantorrilla o detrás de la rodilla. También en edades posteriores, sobre los 7 u 8 años vuelven a hacer aparición.

Y tambien:


¿Cuáles son las principales causas?


- Incapacidad de expresar sus necesidades y/o deseos. Cuando el niño es incapaz de expresar con palabras lo que quiere decir, es una causa común por la que puede frustrarse fácilmente.

- Falta de conciencia del concepto del tiempo. La mente de los niños pequeños no tiene bien definido el concepto del tiempo. Siempre estarán preguntando cuánto tiempo falta para todo, aunque le hayamos dicho solamente 10 segundos.

- Incapacidad de controlar emociones. Los niños adquieren esta habilidad a partir de sus propias experiencias y de su desarrollo emocional. Hasta entonces tendrán variaciones en su estado de ánimo de manera frecuente.

- El cansancio y el hambre.

Los cambios de humor pueden ser difíciles de manejar para toda la familia. Pero hay cosas que se pueden hacer para ayudar a los niños a reconocer y regular sus emociones.

No reaccionar exageradamente. Si los cambios de humor empiezan con un arranque emocional, intentar no reaccionar demasiado rápido o intensamente en el momento. Si eres una persona muy emocional, puede que sea aún más difícil que tu hijo se controle. Además, es probable que llegado a este punto ya no te escuche. Puede ser bueno para él que se desahogue, siempre y cuando su desahogo no sea demasiado extremo.

Reflexionar sobre lo que observó. Cuando el estado de ánimo negativo del niño no pase rápidamente, puede ayudarle si le decimos que se ve intranquilo, frustrado o enfadado. Es posible que no se haya dado cuenta que su humor ha cambiado bruscamente o que ni siquiera pueda identificar lo que siente. Señalárselo de manera tranquila y sin crítica ayuda a iniciar una conversación constructiva. Puedes decirle algo como: “Parece que estás enfadado o molesto por algo. Antes estabas de muy buen humor”. Ser concreto ayuda a evitar que la conversación se vuelva demasiado emocional.


Preguntar  qué ocurre y mostrar empatía. Es importante mostrar empatía a tu hijo y decirle que está bien sentirse de la manera como se siente. Al mismo tiempo, puedes enseñarle que hablar acerca de lo que le molesta le permite desahogarse y seguir adelante antes de que sus sentimientos negativos crezcan. Puedes decirle algo como: “¿Ocurrió algo que te hizo sentir tan mal?”, si responde que sí, muestra empatía diciéndole: “Eso también me haría sentir mal”. Incluso puedes contarle experiencias de cuando te sucedió algo similar.


Ten en cuenta también que es posible que no esté listo para hablar sobre ello y es importante respetarlo.

Decirle cómo te hace sentir su comportamiento. Puede que te preocupe hacerle sentir culpable o avergonzado, pero es importante que el niño sepa cómo sus cambios de humor afectan a otras personas, incluyendo a sus padres.

Como padres podemos ayudarles a que aprendan a conocer y a controlar sus emociones, y demostrarles que los demás también pasan por lo mismo. Si esto no funciona, y los cambios de humor son continuados o están influyendo negativamente en sus estudios y sus relaciones, es importante que se acuda a un médico especializado, ya que solamente un experto en el tema podrá evaluar el comportamiento del niño, y descartar algún trastorno como la hiperactividad, la TDA, o un trastorno bipolar.

 

 


Te puede interesar:

La detección de un niño con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éste pueda alcanzar todo su potencial.


Fuente:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación. 

Domènech, Montse (2015), Edúcame bien, Ed. Plaza & Janés.

Fecha de actualización: 03-12-2018

Redacción: Cristina Rodríguez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad