Principales problemas emocionales en los niños

Principales problemas emocionales en los niños
comparte

Todos los niños en algún momento de su infancia pueden presentar un problema emocional puesto que deben aprender a gestionar sus emociones, canalizarlas, identificarlas y sobre todo a aprender a controlarlas para que no sean ellas las tengan el poder sobre él. 

Y esto se consigue desde la infancia, porque si no se trabaja adecuadamente un problema emocional cuando el niño es pequeño será algo que arrastre durante su vida hasta la edad adulta, siendo después mucho más difícil el control.

 

Los niños deberán aprender a entender y controlar sus emociones gracias a los padres, que serán los encargados de enseñarles estrategias adecuadas para su manejo. De este modo los pequeños podrán también aprender a ser más empáticos y asertivos en la vida con una buena educación emocional de fondo. Pero ¿cuáles son los principales problemas emocionales que presentan los niños en edad escolar?

 

Baja tolerancia a la frustración

 

Este problema emocional es el más común y además tiene grandes repercusiones si no se trabaja adecuadamente ya que el niño empleará la rabia, la agresividad y la manipulación para lograr sus fines.

 

Los niños con baja tolerancia a la frustración serán niños que les cueste aceptar normas y cumplirlas, no querrán respetar los límites establecidos (sobre todo en casa). Pero sobre todo se puede detectar porque si algo no les sale bien, como por ejemplo escribir en el cuaderno, se enfadan y mucho.

Problemas visuales en niños por los videojuegos

Problemas visuales en niños por los videojuegos

Un estudio alerta de que el 30% de los problemas visuales de los niños son consecuencia del uso de videojuegos y otros aparatos electrónicos. Además, aseguran que el 33% de los jóvenes en 2020 sufrirá miopía debido al uso de dispositivos tipo consolas, tablets, ordenadores o móviles.

 

Tener baja tolerancia a la frustración además de que les hace sufrir afectará a un correcto desarrollo así como aprendizaje ante cualquier conocimiento nuevo que no dominen porque se frustran muy rápido y se bloquearán ante el aprendizaje. Pero además su comportamiento negativo ante la frustración hará que las relaciones con los demás niños y con los adultos también se vean afectadas.

 

Poca empatía

 

La falta de empatía con los demás también es un problema emocional bastante común en los niños ya que su ego y su “yo” les domina durante mucho tiempo, algo que los padres deberán ayudarle a manejar para que no sea una persona egoísta en el futuro.

 

La empatía consiste en que los niños aprendan desde los cuatro años aproximadamente a ponerse en el lugar del otro (intentarlo antes es absurdo), pero resulta imprescindible que los padres potencien este aprendizaje desde casa.

 

Otros problemas

 

Existen más problemas emocionales pero que por sus características resultan trastornos emocionales por lo que sin duda estaríamos hablando de problemas en donde si los padres no se sienten capaces de afrontarlo o no encuentran las estrategias adecuadas deberían acudir a un profesional para que les orientara en el proceso de mejora del pequeño.

 

Se trata de trastornos emocionales como por ejemplo:

 

-       Ansiedad. Miedo intenso, preocupación o inquietud de forma prolongada.

 

-       Fobias. Miedos excesivos siendo algunos irreales.

 

-       Trastorno de pánico. Miedo intenso acompañado por síntomas físicos como sudoración fría o palpitaciones.

 

También existen otros como el mutismo, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno por estrés post traumático, etc.

 

¿Cómo ayudarle?

 

Teniendo en cuenta que los trastornos emocionales deben ser atendidos por un profesional, los problemas emocionales que son habituales y normales en el desarrollo de los niños pueden solucionarse y mejorar con una buena educación emocional como base de la educación en valores que se trabaje en casa.

 

No hace falta decir que esté demostrado que los niños que se educan dentro de la Inteligencia Emocional tendrán menos problemas de conducta, mejorarán su rendimiento académico y además estarán mejor emocionalmente, lo que afectará positivamente a sus relaciones interpersonales. Por consiguiente estaremos hablando de niños más felices, con más amigos, que darán valor a otras cosas más importantes y que se desarrollarán como adultos exitosos.

 

Redacción: Mª José Roldán

 

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×