• Buscar

¿Cómo entretener a niños en un jardín?

¿Cómo entretener a niños en un jardín?

Por suerte, la mayoría de los niños se entretienen casi con cualquier cosa, y si están en un espacio grande donde pueden correr y jugar libremente mucho mejor ¿verdad? El jardín que tenemos en la casa del pueblo de los abuelos les encanta, pero ¿qué pueden hacer allí?

Publicidad

Sí, para nosotros los adultos es una forma de desconectar del trabajo y de relajarse durante todo el fin de semana. Sin embargo, para los niños es una manera de sentirse libres para jugar todo lo que no pueden en el colegio, para gritar, correr, saltar y jugar con todos sus primos. Además, seguramente tengáis espacio suficiente para ello.


En un jardín se pueden hacer mil cosas y seguro que tus hijos están encantados de que las compartas con ellos. Los pequeños aprenden mucho de vosotros, sois su ejemplo a seguir. Por eso, durante el fin de semana es bueno aprovechar con ellos el máximo tiempo posible. Escaparse a la casa del pueblo con los abuelos les encantará. El jardín es enorme y siempre hay algo nuevo que hacer, como, por ejemplo, construir una pequeña casa del árbol. ¡Los dejaréis sin palabras! Y si tenéis árbol genial, pero si no tenéis no pasa nada, podéis hacerlo al nivel del suelo. Además, los peques podrán participar en la construcción y, por supuesto, decorar la pequeña casa como ellos quieran.


Si os gusta esta idea, recordad que lo ideal es que vayan siempre con vosotros a comprar el material, y que no dejen de moverse para participar en la nueva aventura en la que os habéis adentrado. Y una vez la casa ya esté construida, seguir jugando al aire libre, e incluso podéis inventar historias como irse de acampada u organizar un fin de semana de campamento para hacer miles de juegos y actividades. ¡A aprovechar ese jardín! Eso sí, antes de construir la casa, habla con los dueños.


Otra buena idea para aprovechar al máximo el súper jardín de los abuelos es montar un huerto en el que poder plantar legumbres de consumo casero como la zanahoria, el fríjol, la acelga, la col o la espinaca. Además, podría ser interesante si colocáis una especie de letrero sobre cada legumbre que se haya plantado con su nombre escrito y su color para que los niños siempre puedan identificarlas y amplíen su vocabulario. Que se muevan y jueguen es importante, pero que aprendan también lo es.


¿Habéis oído hablar del santuario de aves? Pues bien, si a vuestros peques les gustan los animales estáis de suerte. El santuario de aves es algo a lo que perfectamente se puede jugar en un jardín amplio con mucho espacio. Lo primero que los niños harán con vuestra ayuda serán los comederos, los bebederos y las casitas para los pájaros. De esta manera, lograréis que el jardín sea visitado con frecuencia por ellos, pues son los principales responsables en cuidar el jardín y a sus animales. Los bebederos y los comederos pueden ser comprados o fabricados, y las cajitas de madera pueden ser recicladas. Sería genial si les colocáis una pequeña plaquita con los nombres dibujados a mano por los peques. Para “recolectar” los niños deben ir de una punta a otra del jardín o dar varias vueltas para ir a conseguir las semillas que deben plantar.


A estas tres ideas se les pueden añadir muchas más, pero es importante que en todas haya siempre movimiento, que los peques no estén todo el tiempo sentados y que jueguen, corran, salten por el jardín, etc. Si los hábitos saludables comienzan durante la infancia, será mucho más sencillo mantenerlos en la edad adulta. Para que la actividad física sea por completo saludable, es importante que sea regular, es decir, que forme parte de la vida diaria de estos niños, ya que la actividad física realizada de forma esporádica no alcanza los beneficios en salud que se obtienen de una actividad física regular, aunque sí, de una manera u otra, cualquier tipo o cantidad ayuda a combatir el sedentarismo, que además en los tiempos que corren es cada vez más común.


¿No habéis notado que vuestros hijos se mueven cada vez menos? No os equivocáis en absoluto, efectivamente cada vez se mueven menos y, de hecho, una de las causas podría ser tecnológica. La aparición de los aparatos electrónicos hace que se pasen horas y horas sentados mientras juegan con ellos, pero como padres debéis intentar evitarlo en la medida de lo posible, ya que esto solamente favorece la aparición de enfermedades crónicas en la vida adulta. De hecho, si comenzáis a sumar las horas de clase en el colegio, las horas de sueño nocturno, y las que emplean haciendo los deberes, os daréis cuenta de que los niños pasan mucho tiempo sin hacer ningún tipo de actividad física. Es importante reducir al mínimo todas estas actividades sedentarias (menos de dos horas al día), aunque siempre dejando tiempo suficiente para los deberes del colegio que tenga.


Y, para que el ejercicio sea del todo saludable, este debe estar adaptado a la condición, edad y preferencias del niño, y siempre intentando disfrutar al máximo, y no como un objetivo o meta que tenga que lograr sí o sí. Normalmente la actividad que se recomienda es de sesenta minutos diarios que, si se quiere, se puede repartir en dos sesiones o alguna más durante el día. La mayor parte de ejercicio físico es recomendable, pero, sobre todo, correr, saltar o montar en bicicleta, e ir intercambiando estos ejercicios (ya para niños más mayores) con diferentes actividades para el fortalecimiento de músculos al menos una vez por semana.


Tipos de ejercicios más recomendables según la edad


- Lactantes: juegos en el suelo o en el agua, movimientos de brazos y piernas, buscar y coger objetos, patear, gatear, arrastrarse y andar.

- Prescolares (hasta cinco años): andar, ir en bicicleta, columpiarse, correr, saltar y hacer actividades en el agua.

- Escolares y adolescentes: actividad física moderada o intensa al menos una hora al día y todos los días de la semana, pero intercalando siempre los diferentes tipos de ejercicios.


Los padres siempre tienen la posibilidad de ofrecer actividad física diaria a sus hijos independientemente de la edad que estos tengan, así que ¡a moverse!


Por su parte, el Grupo de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría asegura que la actividad física es salud. Este grupo es una institución que hace constar, de acuerdo con las recomendaciones institucionales y las pruebas científicas, que la inactividad física supone un riesgo importante para la salud física y psíquica de todos y que, además, la práctica regular de esta en niños y adolescentes ayuda en la prevención y tratamiento de la obesidad, enfermedades del corazón, alteraciones psicológicas, etc.


Por tanto, se deduce que el ejercicio físico y la práctica de deportes favorece un desarrollo global óptimo, su integración, el fomento de valores positivos y la adquisición de hábitos saludables. Pero ¿qué es lo que recomienda esta institución a los padres de estos niños y adolescentes?


- Actividad física moderada o vigorosa durante al menos sesenta minutos.


- No al sedentarismo. Caminar, utilizar la bicicleta y subir y bajar escaleras. Limitar el uso de aparatos electrónicos.


- Diversión y juego. Lo ideal es hacer con frecuencia actividades en grupo, al aire libre y muy divertidas.


- Seguridad. Entorno físico adecuado y sin peligros.


- En cualquier condición de salud. La actividad física adaptada a cada situación mejora el estado de salud y la evolución de estos niños con alguna enfermedad.


- Cuestión de hábitos. Seguir un hábito saludable desde la infancia. Si desde pequeños aprenden a tener estos hábitos y practican actividad física con frecuencia, cuando pase un tiempo en que dejen de hacerlo, lo echaran en falta.


- Actividad prioritaria. La actividad física debería ser una de las actividades extraescolares que deberían tener los niños.


- Da ejemplo. Realizar ejercicios físicos con ellos. Si ellos te ven se sentirán mucho más seguros y cómodos. Además, sería interesante realizar actividades en familia para que los niños se mantengan siempre activos.


- Hidratación: asegura el aporte de líquidos, sobre todo cuando hace mucho calor.


- Alimentación variada y equilibrada. Fundamental junto a la actividad física.


Fuentes:

AEP EnFamilia “La actividad física en los niños es salud”. https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/actividad-fisica-en-ninos-es-salud

AEP EnFamilia “Deporte y actividad física en los niños” https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/deporte-actividad-fisica-en-ninos

 

Fecha de actualización: 29-11-2018

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×