• Buscar

¿Qué es la técnica de la mesa de la paz?

¿Qué es la técnica de la mesa de la paz?

La técnica de la mesa de la paz es una técnica Montessori para la resolución de conflictos en clase, aunque puede usarse también en casa para resolver conflictos tanto internos como externos. Es muy útil para niños pequeños a los que todavía les cuesta controlar sus emociones.

Publicidad

Índice

 

¿Para qué sirve la mesa de la paz?

Todos los niños (y los adultos) tienen conflictos con sus hermanos, sus compañeros de clase, sus amigos o incluso con sus papás. Una buena manera de encontrar una solución pacífica a estos problemas es la mesa de la paz, una técnica de educación Montessori que ayuda al niño a la resolución de conflictos, ya sean internos o externos, antes de que estos se descontrolen:

- Conflictos internos: sentimientos de frustración, nerviosismo, tristeza, ira… no necesariamente provocados por otra persona. En este caso, la mesa de la paz ayuda al niño a entender cómo se siente y resolver ese conflicto.

- Conflictos externos: cuando se produce un problema entre dos niños, la mesa de la paz les ayuda a explicar qué siente cada uno y buscar una solución pacífica.

Es un sistema ligado a la disciplina positiva y al respeto del niño, contrario a otras técnicas como la silla de pensar.
 

¿Qué objetos hacen falta para la mesa de la paz?

1- Una mesa o espacio en el que sentarse tranquilamente. Puede ser una mesa con sillas o el suelo de la alfombra en el que se hace la asamblea. Lo importante es que los niños puedan verse bien.

2- Un objeto agradable para sostener entre las manos que ayuda al niño a calmarse en caso de conflicto interno o que sirva para dar el turno en caso de conflicto entre varios niños, como una pelota anti-estrés. Solo podrá hablar quien tenga el objeto.

3- Un reloj de arena para marcar el tiempo para calmarse y reducir la intensidad de las emociones. Hasta que la arena no haya caído del todo, nadie habla. Así los niños pueden calmarse y pensar lo que necesitan decir.

4- Una campana o timbre para anunciar que el conflicto se ha resuelto. 

5- Una planta, preferiblemente natural, que también ayuda a calmar a los pequeños y a sentirse mejor.

Además, se pueden tener libros sobre la paz, las emociones (como Emocionario o El monstruo de colores), música para relajar, elementos naturales como piedras de río, piñas, hojas para que el niño reciba los beneficios de la naturaleza, botellas sensoriales, un frasco con esencia de lavanda, un peluche… todo aquello que nos parezca que puede ayudar al o a los niños a calmarse y buscar una solución hablada a su problema. Algunas personas incluyen papel y lápiz para expresar las emociones por medio de la palabra o un dibujo.
 

¿Cómo poner en práctica la mesa de la paz?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la mesa de la paz tiene que ser totalmente voluntaria, nunca se puede obligar al niño a participar en ella. La primera vez se le debe explicar lo que es y cómo le puede ayudar, pero siempre dándole la opción de participar o no. Una vez lo hayan hecho varias veces y vean que les ayuda, serán ellos mismos quienes lo pidan.

Por lo tanto, no le obligues a estar sentado y déjale que se levante en el momento que quiera, aunque no se haya solucionado el conflicto. Se busca que el niño se sienta mejor, no lo contrario. Puedes decirle: “Esta es la mesa de la paz, puedes usarla cuando te sientas triste, enfadado o frustrado o si tienes un problema con otro compañero. Vienes a la mesa, te sientas y ves los caer los granos de arena para tranquilizarte o coges la pelota ant-estrés. O hablas de cómo te sientes con tu amiguito. Si hay alguien sentado, no se debe molestar”.

Para llevar a cabo la mesa de la paz hay que realizar los siguientes pasos:

1. Sentarse en la mesa de la paz y pedir el turno. El que primero vaya a hablar coge el objeto de tranquilización y expresa lo que siente y cómo le gustaría resolver el problema si tiene alguna idea. El otro debe escuchar y validar sus emociones.

2. Cuando haya acabado, cede el turno al otro niño, quien coge el objeto y hace lo mismo. Se puede poner la mano en el corazón para expresar que se está diciendo la verdad.

3. De esta forma, se va cediendo el turno a cada niño hasta que se encuentre una solución satisfactoria para ambos al conflicto.

4. Una vez se ha resuelto el conflicto, se toca la campana.

Si se usa para resolver conflictos internos, el niño se sentará en la mesa y usará el objeto, el reloj de arena, los libros o lo que necesite para expresar cómo se siente y tranquilizarse, haciendo que el conflicto desaparezca y se vuelva a sentir bien.

Cuando los niños son pequeños es necesario que haya un adulto como mediador y guía que les vaya indicando lo que deben hacer en cada momento. Así, les enseñará a usar correctamente la mesa de la paz para buscar soluciones y no para echarse cosas a la cara o insultarse. No debe actuar como juez ni dar la solución, deben ser ellos solos los que la encuentren. Sí puede proponerles normas como no gritar, no insultar, no interrumpir, etc.
 

¿A partir de qué edad se puede usar la mesa de la paz?

Como siempre dependerá del niño y de las circunstancias. Se puede usar desde los 3 años, aunque depende del desarrollo del niño, quien tiene que ser capaz de reconocer sus sentimientos, expresarlos, razonar, tener paciencia para esperar el turno, ser capaz de escuchar al otro y tener empatía.

Por supuesto, las primeras veces será más complicado y saldrá peor, pero a medida que los niños se acostumbren, será más útil y sencillo.


Fecha de actualización: 11-03-2022

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×