Pautas Montessori para niños

Pautas Montessori para niños
comparte

El método Montessori se caracteriza en primer lugar por proveer un ambiente preparado: orden, estética, simplicidad y realidad son los factores principales de este método. Donde, además, cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños. Un ambiente preparado que ofrece a los niños oportunidades para comprometerse en un trabajo interesante, elegido libremente y que propicia periodos prolongados de concentración que no deben ser interrumpidos. La libertad se desarrolla aquí dentro de límites claros que permiten al niño convivir en la pequeña sociedad del aula.

Este modelo educativo se caracteriza por poner énfasis en la actividad dirigida por el niño y la observación clínica por parte del maestro, que a su vez tiene la intención de adaptar el entorno de aprendizaje del niño a su nivel de desarrollo. El propósito básico de este método es liberar el potencial de cada uno de ellos para que se autodesarrollen en un ambiente estructurado. El método Montessori nació con la idea de ayudar al niño a obtener un desarrollo integral con el fin de logar un máximo grado de sus capacidades físicas y también espirituales.


En dicho método los niños trabajan con materiales concretos científicamente diseñados que brindan oportunidades para explorar el mundo. El aula Montessori integra edades agrupadas en periodos de tres años promoviendo naturalmente la socialización, el respeto y la solidaridad; y la educación Montessori en sí va a cubrir todos los periodos educativos desde el nacimiento hasta que cumplan los menores los dieciocho años. Y, el adulto, por su parte, va a ser un observador y a la vez un guía que va a ayudar y a estimular al niño en todos sus esfuerzos. Le va a permitir actuar, querer y pensar por sí mismo, ayudándolo a desarrollar confianza y disciplina interior.

No te puedes perder ...

Internet seguro para niños

Internet seguro para niños

El verano es para los niños una época para el ocio, disfrutar de las vacaciones… y pasar tiempo frente al ordenador jugando, navegando y chateando con amigos. También es normal ver a padres saturados de trabajo sin poder estar al tanto de todos los pasos que sus hijos (niños y adolescentes) dan en el mundo online. A pesar de ello, animamos a todos los padres a comentar con sus hijos los posibles riesgos de Internet. Para ayudarlos en esa labor, ESET ha preparado un decálogo de buenas prácticas para padres con el fin de mantener a sus hijos seguros en el ciberespacio.


En definitiva, un ambiente Montessori se caracteriza por ser un lugar amplio y abierto, estético, simple y real. El ambiente es proporcionado a la medida de los niños con estanterías bajas y distintas medidas de mesas y sillas, donde se sentarán de forma individual o en grupos. El aula deberá estar subdividida en áreas temáticas donde se expondrán los materiales y la bibliografía correspondientes, permitiéndoles a su vez una gran libertad de movimiento. Los niños podrán trabajar en grupos o individualmente, pero siempre respetando su propio estilo y ritmo.


Cada niño utiliza el material que elige tomándolo de la estantería y devolviéndolo a su lugar para que pueda ser utilizado por otros. Además, el ambiente promueve la independencia del niño en la exploración y el proceso de aprendizaje. La libertad y la autodisciplina harán posible que cada niño encuentre actividades que dan respuesta a sus necesidades evolutivas.


En casa con los niños


Así es, el método Montessori también es un método de aprendizaje y educativo que pueden aplicar los propios padres y madres en su hogar. ¿Qué deben hacer para seguir el Método Montessori?


Observar al niño. Es fundamental seguir los intereses del menor puesto que, a través de su interés, nos va a decir lo que necesita realmente desarrollar, nos dice qué es exactamente lo que necesita o quiere hacer. Aprenderá y lo perfeccionará. Si el padre o la madre le da al niño lo que necesita, ese niño va a poder trabajar.


Confiar en él. María Montessori, la creadora de este método educativo, fue quien en realidad nos enseñó que los niños tenían muchas más capacidades de las que se les otorgaban. Por eso es importante que los padres y las madres comiencen a confiar en las capacidades de sus hijos y les den, además, las oportunidades para desarrollarlas.


Darle libertad. El niño deberá tener libertad puesto que deberá ser él quien elija qué hacer o qué no hacer, y es algo fundamental porque es la fuerza interna del niño la que le guía en su desarrollo. Una libertad, eso sí, con límites impuestos por los padres que han de ser siempre claros, firmes y coherentes.


Ofrecerle su independencia. Aquí lo primero que los adultos deben tener en cuenta es que el niño tarde o temprano va a tener que aprender a hacer las cosas por sí solo, sin la ayuda de los adultos. Es decir, que poco a poco va a ir teniendo que actuar él solito de manera autónoma e independiente.


Deja que se relacione con el entorno. Por último, los progenitores en casa deben dejar que su hijo se relacione con el entorno porque, además, tal y como mencionó la autora del método, María Montessori, el niño entre los cero y los seis años se desenvuelve en un entorno que María ya denominó como “Mente absorbente”, es decir, que durante todos estos años va a absorber tanto lo que es bueno como lo que es malo. Para ello, lo ideal, por tanto, será adaptar el hogar al tamaño del niño como ya veíamos antes de forma que pueda ser lo más independiente posible. Además, esto es algo que no solamente puede hacerse en el colegio. Lo ideal sería empezar por su habitación para después ir introduciendo un pequeño espacio para él en la cocina, en el salón y también en el baño. Todo a su medida.


El método Montessori. ¿De dónde nace la idea?


El método Montessori es un modelo educativo ideado por la educadora y médica italiana María Montessori a finales del siglo XIX y principio del XX, quien inicialmente trabajó con niños pobres de un barrio de Roma y con niños discapacitados en un hospital.


Más adelante se interesó por niños marginados en la sociedad y vio el progreso que iban logrando gracias a su pedagogía por lo que comprendió que ese método también podría aplicarse para todos los niños ayudándoles a su desarrollo personal de la independencia, a la libertad con límites y también al respeto en la psicología natural y el desarrollo físico y social del niño.


Su libro llamado “El método Montessori” fue publicado en 1924. Lo que hizo la autora en su día fue simplemente basar su método en el trabajo del niño y en la colaboración con el adulto, siendo la escuela un lugar donde la inteligencia y la parte psíquica del niño se desarrolla a través de un trabajo libre con material didáctico especializado y no un lugar donde el maestro transmite conocimientos. Hoy, el método Montessori ya se aplica en muchas aulas y en algunos hogares.


¿Quieres probarlo tú también?

 

 


Te puede interesar:
El cálculo del percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es importante para así poder comprobar de manera rápida y precisa cómo se está desarrollando el bebé.


Fuentes:

“El método Montessori” https://www.fundacionmontessori.org/metodo-montessori.htm

En casa con tus hijos https://elmetodomontessori.com/

Fecha de actualización: 15-02-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>