• Buscar
Publicidad

¿Cómo hablar de emociones a los niños?

¿Cómo hablar de emociones a los niños?

Saber diferenciar, manejar y resolver las emociones permite llevar una vida más equilibrada mentalmente. Aprender a lidiar con las emociones desde la niñez es muy buena idea, hace que seamos más activos y resolutivos.

Publicidad

Índice

 

¿Qué son las emociones? ¿Cuáles son las emociones básicas?

Las emociones son estados internos caracterizados por pensamientos, sensaciones, reacciones fisiológicas y conductas que son subjetivos. Son universales, propias del ser humano y sirven, entre otras cosas, para comunicarnos con los demás.

Hay 6 emociones básicas que se deben dar a conocer a los niños:

- Alegría: sentimiento placentero ante una persona, deseo o cosa. Es una emoción que impulsa a la acción. Se pueden poner multitud de ejemplos de alegría en los niños, desde ver los regalos de los Reyes Magos en la mañana o merendar sus galletas preferidas.

- Tristeza: sentimiento de pena asociado a una pérdida real o imaginada. Hace que pidamos ayuda. Algunos ejemplos de tristeza en niños puede ser cuando pierden su juguete favorito o se pone enferma la mascota familiar.

- Miedo: es la inseguridad anticipada ante un peligro, real o imaginario. Es una emoción que ayuda a la supervivencia ya que hace que se actúe con precaución. Para los niños puede ser una situación de miedo encontrarse con animales o ante situaciones desconocidas.

- Ira: rabia cuando las cosas no salen como uno quiere. Es una emoción que impulsa a hacer algo para resolver un problema. Los momentos donde los niños sienten ira son muy numerosos; cuando se les manda a dormir, cuando tienen que recoger, etc.

- Asco: desagrado respecto a algo o alguien, hace que te alejes de eso que te genera repulsión. En los niños lo más típico es el rechazo a determinados alimentos que no les gustan.

- Sorpresa: asombro, desconcierto. Ayuda a comprender algo nuevo, hace que se busquen las respuestas a lo desconocido. Favorece la atención, la exploración y el interés o la curiosidad.
 

¿Por qué es importante explicar a los niños las emociones?

Multitud de estudios avalan que la educación emocional en el hogar aumenta el bienestar en la familia. La idea es proporcionar métodos en el ámbito familiar para regular las emociones sin evitarlas ni exagerarlas. Esto quiere decir que lo ideal es hacer que los niños conozcan sus emociones y no se repriman.

Los beneficios que destacan son:

- Mayor control del niño sobre sí mismo e incremento de percepción de control sobre lo que le pasa.

- Es algo fundamental en el desarrollo social del niño.

- Disminuye los comportamientos agresivos en los lugares de estudio.

- Reduce las posibilidades de consumo de tabaco o alcohol.

- Minimiza el porcentaje de conductas antisociales, autodestructivas y evita los graves daños ocasionados por ellas.
 

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la que hace referencia a las capacidades y habilidades psicológicas que implican el sentimiento, entendimiento, control y modificación de las emociones propias y ajenas.

Una persona emocionalmente inteligente es aquella que es capaz de gestionar satisfactoriamente las emociones para lograr resultados positivos en sus relaciones con los demás. Alguien que dispone de inteligencia emocional es quien:

- Es capaz de reconocer y manejar todas las emociones negativas que experimente

- Tiene mayor capacidad de relación con los demás ya que es capaz de ponerse en sus posiciones y entenderlos.

- Logra utilizar las críticas como algo positivo, las analiza y aprende de ellas.

- Tiene mayor capacidad de ser feliz ya que sabe encajar mejor las emociones negativas.

- Cuenta con las cualidades necesarias para hacer frente a las adversidades y contratiempos para no venirse abajo.
 

¿Cómo potenciar la inteligencia emocional de mi hijo?

- Motívalo para que exprese lo que siente.

- Ayúdale a conocer sus gustos, necesidades, opiniones, deseos y limitaciones.

- Deja que intente resolver sus problemas, pero préstale ayuda si ves que la necesita (puedes ofrecerle alguna sugerencia).

- Reconoce sus esfuerzos.

- Enséñale cómo reconocer sus errores y explícale que son una parte primordial del aprendizaje.

- Explica la importancia de respetar los gustos y las emociones de los demás.

 

¿Hay juegos para desarrollar la inteligencia emocional en los niños?

Existen multitud de juegos que permiten que los niños desarrollen su inteligencia emocional. Los objetivos de estos juegos son:

- Favorecer el desarrollo de la inteligencia emocional.

- Desarrollar la capacidad de identificar y gestionar las emociones.

-T omar conciencia de la acción de las emociones.

- Mejorar las habilidades emocionales.

Algunos ejemplos de estos juegos serían:

- Nombres y cualidades: para esto se va a necesitar una hoja de papel y un lápiz. Se le pide que escriba su nombre y su apellido en la hoja y descomponiendo su nombre en letras deben decir una cualidad positiva de ellos mismos.

Por ejemplo, si se llama David podría ser: Divertido, Amable, Valiente, Inteligente, Detallista.

Si el nombre y el apellido son demasiado largos, se puede elegir uno de los dos para que la dificultad del ejercicio no sea muy elevada.

En la parte trasera  del papel deberán hacer lo mismo con el nombre de una persona que sea importante en su vida, pero con palabras que indiquen en que modo han cambiado su vida.

- Acusación: se le debe presentar al niño una situación hipotética en la que el niño es acusado de un mal comportamiento. Esto puede realizarse a través de un cuento y basarse en una supuesta falta de lealtad (por ejemplo). Una vez que la situación ficticia se haya planteado, el niño tiene que redactar una respuesta en la que conteste cómo reaccionaría frente a eso. Más tarde se tienen que calificar las positivas y las negativas y se discute colectivamente por qué las primeras son mejores.

- Listado de emociones: los niños tienen que crear un listado de emociones, sentimientos o sensaciones y anotarlos en una  hoja de papel. Cuando el listado esté preparado se debe animar a que en grupo, o de manera individual, se cree una definición de cada una de las emociones citadas.

- Expresiones faciales: se deben preparar unas imágenes de caras que expresen emociones (por ejemplo emojis) o escribir la emoción en palabras. Cuando el primer paso está preparado se debe animar al niño a que relacione las imágenes con la palabra que correspondería o viceversa.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×