Las emociones de tu hijo

Las emociones de tu hijo
comparte

¿Qué pasa con las emociones? Ahora que está tan de moda este tema, seguro que te preguntas, qué son, cómo se viven, cómo se reconocen, cómo se gestionan y lo más importante cómo lo hace  tu hijo/a y cómo puedes ayudarle en algo tan complejo y personal.

Las emociones son estados internos que te ayudan a reaccionar ante sucesos que no esperas y que te preparan para dar una respuesta, en ocasiones, diferentes en cada emoción. Los comportamientos que desencadenan las emociones pueden ser innatos o adquiridos y pueden aprenderse por experiencia directa (miedo o ira) o por observación de las personas que tenemos en nuestro entorno. Por ello, en casa eres fundamental, ya que en la medida en que sepas gestionar tus emociones, podrás ayudar a gestionar las de tu hijo/a.

 

La educación emocional es uno de los aspectos fundamentales para que tu hijo/a construya su identidad, su autoestima, su seguridad y la confianza en sí mismo y en todo lo que le rodea, es decir, es una de las formas de conseguir que sea feliz.

 

Para un adecuado control emocional, debes tener claro cómo gestionar tus emociones, distinguiéndolas, identificándolas, manejándolas y pudiendo expresarlas y controlarlas.

 

Como guía emocional de tu hijo/a, tu papel desde que nace, es ayudarle a interpretar, gestionar y expresar sus emociones y esto es un proceso educativo, continuo y que está presente a lo largo de toda su vida. 

Descubre el talento de tu hijo

Descubre el talento de tu hijo

¿Has soñado alguna vez con que tu hijo sea el próximo Ronaldo? ¿O quizá un futuro Mozart o Van Gogh? Seguro que sí, ya que todos los padres piensan que sus hijos son los mejores y que llegarán muy lejos. Es muy común imaginar a nuestros retoños ganando el Premio Nobel o siendo un gran científico que descubre la cura contra el cáncer. Todo esto son la mayoría de las veces nada más que eso, sueños. Pero es cierto que muchos niños tienen un talento oculto y es tarea de los padres sacarlo a la luz y potenciarlo

 

Pero ¿cuáles son las emociones básicas?

 

Las emociones gobiernan gran parte de nuestras vidas, y ante diversas situaciones los niños pueden reaccionar de una manera distinta. Las emociones básicas son:

 

-Alegría: felicidad y bienestar generado normalmente al conseguir aquello que se desea. Sirve para darse cuenta de lo que uno quiere y le motiva a repetir la conducta.

 

-Ira: enfado o rabia al no alcanzar lo deseado, al sentir amenaza o agresión. Esta sirve, además, cuando se muestra de forma adaptativa para defenderse.

 

-Tristeza: sensación de desesperación, melancolía, pesimismo ante una pérdida. Muestra la necesidad de apoyo de otros.

 

-Miedo: respuesta de alarma ante una amenaza o peligro real o anticipado. Sirve para estar alerta y centrar la atención en la mejor solución.

 

-Sorpresa: asombro o desconcierto ante algo inesperado. Sitúa al niño y le centra para saber qué hacer.

 

-Asco: aversión ante algo que desagrada. Sirve para aprender a reconocer lo que no gusta y alejarse de ello.

 

Y una vez los padres y las madres tienen claro lo qué son las emociones y cuáles son las emociones más básicas hay que comprender la importancia que tiene enseñar a los niños a expresarlas, incluso las que les hacen daño porque son esenciales y totalmente necesarias y porque, además, no se tiene por qué luchar para que estas desaparezcan.

 

Asimismo, se ha de tener claro también que a expresar los sentimientos se aprende en la infancia y por eso, resulta fundamental que ellos mismos las reconozcan y que, además, vosotros como padres y como madres estéis siempre listos para hablar con ellos cuando lo necesiten, algo que le ayudará a entender mejor las emociones y a comunicarse mejor con ellos mismos y con los demás. Pero si no estáis muy seguros de cómo ayudarles a expresar sus emociones podéis seguir algunos de estos consejos:

 

1- Sé buen ejemplo para ellos sobre cómo expresar adecuadamente tus emociones: Expresa tus sentimientos con palabras siempre en lugar de con acciones para que ellos puedan hacer lo mismo. Tus hijos necesitan ver cómo se hace, es decir, entender y ver cómo de feliz eres o lo entusiasmado que estás. Hará que entiendan que los sentimientos son normales y expresarlos también.

 

2- Ayuda a tus hijos a que pongan palabras a sus sentimientos y emociones para que las reconozcan fácilmente. Es decir, si estás enfadado díselo siempre, pero explícale el por qué de tu enfado. Cuánto más facilites el término correcto para la emoción que sientes, mayor capacidad tendrán para comunicar sus emociones.

 

3- Ayuda a tus hijos a encontrar sus propios recursos haciéndoles preguntas cómo, “¿si lo haces te sentirás mejor?” Así, poco a poco, podrán ir reflexionado por ellos mismos sobre cómo actuar en determinadas situaciones.

 


Fuente:

Consultora Educativa  CERO6

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar