×
  • Buscar
Publicidad

Mi hijo no quiere hacer los deberes

Mi hijo no quiere hacer los deberes

Es muy frecuente que los niños se nieguen a hacer las tareas del colegio, bien por costumbre o bien puntualmente, ya que después de todo el día de colegio y de actividades extraescolares, lo último que les apetece hacer al llegar a casa es hacer los deberes

Publicidad

Los niños tienen deberes desde que comienzan la Educación Infantil y aprenden a leer y escribir. Al principio serán fichas que deban completar, y a medida que avancen, comenzarán con ejercicios más complicados, exámenes, etc.

 

Aunque te parezca que no tiene importancia si completa o no estas primeras tareas, sí la tiene, ya que es la base para crear un hábito de estudio. Por lo tanto, debes ocuparte de que hace cada día sus tareas escolares, por mucho que se queje o llore a la hora de sentarse a la mesa.

 

Consejos para facilitarte la labor

 

- Muchas veces, los niños no quieren hacer sus deberes cuando llegan a casa porque están cansados después del colegio, las clases de fútbol y las de inglés. Por eso es importante que no le sobrecargues con las actividades extraescolares. Que no haga más de una actividad al día, para que le quede tiempo para hacer los deberes y jugar.

No te puedes perder ...

¡Mi hijo no quiere caminar aún!

¡Mi hijo no quiere caminar aún!

Alrededor del año de edad, la mayoría de bebés comienza a andar sin ayuda de nadie. Pero no todos los niños evolucionan igual, y puede que tu hijo sea un tardón a la hora de dar sus primeros pasos. Si el pediatra te ha confirmado que todo va bien, no te preocupes, con ayuda de unos cuantos truquitos, pronto tu niño echará a andar

Y tambien:

 

- Los niños ven los deberes como una tarea engorrosa y aburrida, y prefieren irse a ver la tele o jugar. Debes ser tú quien le motive y le haga entender lo importante que son sus estudios y sacar buenas notas para su futuro.

 

- Los chicos responsables rara vez olvidan hacer sus deberes, oyen una especie de “voz interior” que les obliga. Para conseguir que tu hijo sea responsable debes fomentar su autonomía desde pequeño. Dándole pequeñas obligaciones adecuadas a su edad (recoger los juguetes, poner la mesa) y permitiéndole que tome ciertas decisiones ayudas a que sea más responsable y autosuficiente.

 

- Ir al colegio, estudiar y hacer los deberes es su obligación, al igual que la tuya es ir a trabajar. Debes lograr que comprenda esto. Sin embargo, es normal que haya días que le cueste más. En esos días, incentívale y anímale con pequeñas recompensas como cenar el postre que él prefiera o elegir la película del domingo. Nunca le hagas regalos o le des premios.

 

- Las rutinas ayudan a llevar a cabo las obligaciones, sobre todo a los niños pequeños. Crea un horario para cada día según las tareas que tenga que hacer y ayúdale a respetarlo y cumplirlo. Este plan semanal debe incluir también las horas de jugar, el baño o la hora de la cena.

 

- No dejes los deberes para la última hora de la tarde, cuando ya están cansados y con hambre. El mejor momento es justo después de merendar, en cuanto llegan a casa.

 

- Revisa sus ejercicios cuando haya terminado para asegurarte de que ha completado todas las tareas y que están bien hechas.

 

- No conviertas los deberes ni los estudios en una obsesión. Puedes llegar a agobiar a tu hijo y lograr el efecto contrario.

 

- El lugar destinado a hacer los deberes también es importante. Debe ser un sitio bien iluminado, con una mesa adecuada, cerca de todos los materiales necesarios y sin distracciones. No le dejes hacer los deberes viendo la televisión. Cada actividad debe tener su momento.

 

- Fomenta la lectura en tu hijo. Los niños a los que les gusta leer suelen ser más estudiosos.


Te puede interesar:

El peso de los bebés es una de las variables que utiliza el pediatra para comprobar el correcto desarrollo del mismo, comparándolo además con el mismo dato de otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 09-07-2012

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad