¿Cómo enseñar a leer a un niño de 6 años?

¿Cómo enseñar a leer a un niño de 6 años?
comparte

Existen diversos métodos para enseñar a leer a un niño, aprendizaje que comienza en el colegio ya en la Etapa Infantil, aunque no es hasta los 6 años cuando el niño adquiere la capacidad de empezar a leer textos enteros seguidos él solo y sin ayuda. Te explicamos cuáles son estos métodos y sus características principales.

1- Método sintético


Es el método tradicional, el usado durante siglos que, en los últimos años, ha perdido fuerza en la enseñanza puesto que muchos expertos afirman que enseña a los niños a aprender a leer de manera mecánica, pero sin comprender realmente lo que leen. No obstante, también hay países como Francia donde se desterró totalmente que están pensando en volver a adoptarlo porque afirman que es uno de los responsables del aumento del caso de dislexia en su país.


Este método consiste en enseñar el abecedario al niño, es decir, cada uno de los grafemas que forman parte del alfabeto, y, después, asociar cada grafema a su fonema correspondiente (su sonido). Una vez el niño sea capaz de identificar cada grafema con su fonema, se le enseña a unirlos de dos en dos formando sílabas -la “m” con la “a” “ma”- y, más adelante, palabras completas.


El problema es que, al menos en español, hay silabas que suenan igual, pero no se escriben igual, como “va” y “ba”, lo que puede dar lugar a confusiones en el pequeño.

Miedos en niños de 6 años

Miedos en niños de 6 años

Los miedos son normales en la evolución del niño desde que nace hasta que se hace adulto. Por eso, los padres no deben angustiarse porque su hijo de 6 años tenga miedo a la oscuridad o a los médicos, ya que son miedos comunes a esta edad. Solo hay que preocuparse si estos miedos no desaparecen o evolucionan con la edad.


En resumen, se empieza por la parte más pequeña y simple de las palabras (las letras) para ir avanzando hacia las más complejas.


Dentro de este método se puede hablar de tres variantes que suelen ir unidas: los métodos fonético, alfabético y silábico.


a) Método fonético. Parte de cada letra como unidad mínima, pero no se tiene en cuenta de primeras qué letra es, sino su sonido. Por ejemplo, la “s” no se aprende como “ese”, sino como “ssssss”. Una vez que el niño va asociando cada sonido a su grafema, se le va enseñando “el nombre de la letra”. Este método cuenta con muchos defensores que afirman que ayuda a los niños a comprender más fácilmente la relación entre fonema y grafema, lo que favorece la lectura correcta y sin errores.


b) Método alfabético. Es el más antiguo, usado desde hace miles de años para enseñar a leer a los niños. Y, de hecho, es con el que la mayoría de nosotros hemos aprendido a leer, aunque cada vez es más raro que se use este método solo en las aulas. Consiste en ir enseñando la forma y el nombre de cada letra, empezando por las vocales y continuando con las consonantes, para después enseñar a formar sílabas y palabras con ellas.


c) Método silábico. Es un derivado de los dos anteriores, pero, en este caso, se toma a la sílaba como unidad mínima en lugar de empezar con las letras.


En resumen, el método sintético es, para muchos, más beneficioso para los niños ya que ayuda a memorizar las grafías, articular correctamente cada sílaba, aprender las reglas gramaticales… pero, también, como decíamos, puede enseñar a los niños a leer de manera muy mecánica, sin comprender bien el significado de lo que leen. Por eso, se recomienda combinar este método con el global.


2- Método global


Consiste en relacionar las imágenes con las palabras para que el niño aprenda a reconocer el significado de las palabras antes de saber qué letras la componen. Es un método más dinámico que se enseña al revés que el sintético: se parte del todo, para luego aprender a descomponer las palabras en partes.


Para ello, se empieza con las palabras más usuales o familiares, como el nombre del niño, mamá, papá, mesa… Mediante fichas con dibujos y la palabra escrita, el niño aprende a asociar el significado con la grafía correspondiente. El problema de este método es que se salta la enseñanza del abecedario, lo cual puede ser la causa de las faltas de ortografía. Por eso, se aconseja enseñarlo a la vez que el método sintético para que vaya conociendo también los grafemas.


La parte positiva es que estimula la lógica del niño y es un método más dinámico, apropiado para niños más pequeños, por lo que es el que se emplea para empezar con el aprendizaje de la lectura y la escritura en niños de 3 años. 


3- Método Glenn Doman


Creado en los años 1950 por Glen Doman, autor de los bits de inteligencia, se basa en relacionar también las imágenes con las palabras usando fichas muy sencillas con fondo blanco con las palabras escritas organizadas por categorías. Enseña a relacionar imágenes con sonidos. 


4- Método Mixto


Consiste en emplear a la vez el método analítico y el global para obtener de cada uno sus beneficios y reducir la parte mala que comentábamos de cada uno de ellos. Es decir, a la vez que el niño aprende las letras y sus sonidos, reconoce también los significados de las palabras. Es el método más habitual actualmente en los colegios españoles de los 4 a los 7 años y el mejor según la mayoría de los expertos.


¿Cómo apoyarle desde casa?


El aprendizaje de la lectura comienza, con el método global, a los 3 años y se va introduciendo el método sintético con 4 años para que, con 6 años, el niño ya sepa leer y escribir de manera básica. Aunque este aprendizaje depende de los colegios, es importante que desde casa motivemos al niño para que tenga ganas e ilusión por aprender a leer. Para ello, podemos seguir estos consejos:


1- Leer a menudo delante de él y con él es la mejor manera de interesarle por la lectura. Si te ve leer mucho, querrá imitarte y leer también él, incluso es posible que se siente a tu lado a “leer” un libro, aunque solo vea las imágenes.


2- Cuando le leas un cuento, es importante que elijas uno adaptado a su edad y sus gustos para que no se aburra o se distraiga con otra cosa. Una vez sepa leer algunas letras y palabras, ayúdale a buscarlas en los textos y leerlas él solo, se sentirá muy importante y especial.


3- Despierta su curiosidad por los mensajes escritos explicándole lo que pone en los carteles, las vallas publicitarias, las cajas de productos, las revistas, etc.


4- Habla con su profesor para saber cómo le están enseñando en clase y por dónde van en el aprendizaje para poder hacer lo mismo en casa con él, pero siempre de manera didáctica y divertida.

 

 


Fuentes:

Hay que fomentar la lectura https://enfamilia.aeped.es/noticias/hay-que-fomentar-lectura

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×