Cómo enseñar a leer a un niño de 7 años

Cómo enseñar a leer a un niño de 7 años
comparte

En España, la enseñanza obligatoria comienza a los 6 años, pero la mayoría de los niños va al colegio desde la Etapa Infantil, que empieza a los 3 años. En esos tres cursos de infantil comienza el aprendizaje de la lectura y la escritura, lo que se consolida ya en Primero de Primaria. Por eso, con 7 años la mayoría de los niños que asiste a clase en España ya sabe leer.

Algunos expertos en educación infantil consideran que los niños no están realmente preparados para aprender a leer hasta los 7 años, por lo que, en países como Finlandia, los niños no saben leer hasta esta edad. Sin embargo, otros muchos países comienzan con el aprendizaje de la lectura y la escritura mucho antes, desde los 3 años, aunque siempre de una manera mucho más sencilla y mediante juegos. Lo que se busca en estos primeros años es que los niños conozcan las letras y las asocien con su sonido particular, aunque no sean capaces de leer frases o textos enteros hasta los 6 años.


Por eso, en España, en los 3 cursos que dura la Educación Infantil, que va de los 3 a los 6 años, los niños comienzan a aprender a leer, aunque no será hasta los 6 años cuando sean capaces de leer, y escribir, textos enteros. Después, con 7 años, irán mejorando estas habilidades y aprendiendo a leer con entonación, a comprender mejor lo leído, etc.

No te puedes perder ...


No obstante, tanto si tienen 3 años como si tienen 7, los métodos de enseñanza de la lectura son los mismos y se usan básicamente tres:


1- Método Analítico. Se basa separar las letras, luego formar las sílabas y, por último, las palabras. El niño aprende cada grafema (cada letra escrita) y, luego, le asocia un fonema (sonido). Es un método que sirve para aprender cómo se forman las sílabas, enseñando, por ejemplo, que la “m” con la “a” forman el sonido “ma”. Así, el niño va juntando primero las sílabas y luego las palabras completas. Este método de aprendizaje es un poco lento al principio y puede resultar un tanto robótico al ir separando el pequeño cada sílaba de cada palabra (ma-na-da), pero se va haciendo más fluido a medida que el niño mejora su comprensión de las letras.


2- Método Global. También llamado de síntesis, se basa en asociar significados a la palabra escrita completa. La palabra se completa como un todo y no se trocea en sílabas, sino que se estudia unida asociada a su significado. Este método es más usado en niños de 7 años, ya que tiene una mayor capacidad mental para aprender a leer mediante este método, aunque cada vez es más habitual también en la etapa de infantil.


Mediante el método global, los niños aprenden a reconocer las palabras y saben, por ejemplo, que David es el nombre de su compañero o que en un cartel pone “Salida” porque identifican la palabra con el significado. Este método es mejor para desarrolla las competencias lingüísticas y la comprensión lectora, sin embargo, es un proceso lento y extenso, que además requiere de mucha estimulación por parte de los profesores y de los padres.


3- Método Mixto. Este método consiste en usar a la vez ambos métodos, el analítico y el global, para que el niño, a la vez que aprende las letras y sus sonidos, reconozca los significados de las palabras. Este método permite tener lo mejor de los dos y conseguir que, en poco tiempo, el niño aprenda las letras y las sílabas, pero también desarrolle su comprensión lectora para no simplemente saber identificar sonidos, sino también significados. Es el método más habitual actualmente en los colegios españoles para niños de entre 4 y 7 años.


Otros consejos para enseñar a leer a los niños


Además de poner en práctica uno o varios de estos métodos de enseñanza, son muchos los consejos, juegos y actividades que se pueden realizar, tanto en casa como en clase, para mejorar y facilitar la enseñanza de la lectura a los niños de 7 años:


1- Escribe en una cartulina tamaño A4 una palabra y haz al lado un pictograma o dibujo que indique qué palabra es. Enséñasela a tu hijo o alumno leyendo a la vez la palabra para que asocie significado con sonido. Así, una vez se la hayas mostrado varias veces, podrá “leer” esa palabra siempre que la vea. Lo normal al principio es usar mayúsculas ya que son más sencillas de identificar por los niños.


Para que el aprendizaje sea más divertido, puedes hacerlo como un juego mostrándole varias cartulinas de primeras y, luego, sacando por tunos cada una de ellas y pidiéndole que adivine qué pone. Cuantas más acierte, mejor.


2- Lectura de frases. Cuando ya conozca unas cuantas letras y palabras, puedes empezar a escribirle en un papel, cartulina, cuaderno pizarra frases sencillas para que las vaya leyendo poco a poco. Una vez haya acabado de leer la frase, pídele que te explique qué ha leído para confirmar si lo ha entendido o no y, en caso contrario, ayudarle con el significado de las palabras que ha ido leyendo. O hazle preguntas al respecto.


Una buena opción para empezar es mezclando palabras y dibujos en las frases.


3- Fomenta la lectura y el amor por los libros en tu hijo desde pequeño leyéndole libros desde bebé, leyendo tú delante de él, dejando libros a su alcance para que pueda cogerlos y leerlos siempre que quiera, regalándole libros, llevándole a la biblioteca, etc. De esta forma, tendrá más ganas de aprender a leer por sí mismo.

 

 


Te puede interesar:
El percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es una variable que utilizan los pediatras para evaluar cómo se está desarrollando un bebé.


Fuentes:

Hay que fomentar la lectura https://enfamilia.aeped.es/noticias/hay-que-fomentar-lectura

Fecha de actualización: 29-04-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>