¿Cuándo se empieza a leer cuentos a los niños?

¿Cuándo se empieza a leer cuentos a los niños?
comparte

La lectura es una de las actividades lúdicas que más beneficios aporta al desarrollo mental, social y emocional de los niños. Por eso, nunca es demasiado pronto, ni tarde, para leerles cuentos a los niños.

Todos sabemos que leer es muy beneficioso, pero los datos del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2017 apuntan a que solo un 37% de españoles lee libros solamente por ocio en su tiempo libre, casi la misma cifra (34%), de aquellos que no leen nunca. La buena noticia es que los jóvenes (hasta 25 años) son más lectores que los adultos. Casi el 80% de los niños de entre 10 y 14 años son lectores de libros en su tiempo libre. Este porcentaje tan elevado se va reduciendo a partir de los 15 años, sufre otro significativo descenso a los 18, y se reduce drásticamente a partir de los 25 años, aunque vuelve a repuntar hacia los 35, sobre todo en las mujeres, más lectoras que los hombres.


En cuanto a los menores de 10 años, los datos apuntan que la mayoría de niños menores de esta edad leen (o los leen) todos los días. Un dato esperanzador que debemos conseguir mantener para que esta pasión por la lectura no muera al hacernos mayores.


Estas variaciones en los porcentajes de lectores de ocio probablemente se deban a que la mayoría de los padres son conscientes de todos los beneficios que aporta la lectura de cuentos, libros, revistas, cómics o cualquier otro impreso:

No te puedes perder ...

Cómo ayudar a un niño a afrontar la muerte de un ser querido

Cómo ayudar a un niño a afrontar la muerte de un ser querido

La pérdida de un ser querido es una experiencia que por inevitable no deja de ser dolorosa, un proceso del que desgraciadamente nadie estamos exentos, y tampoco los niños. Así, cuando fallece un familiar, a las dificultades propias que supone para un adulto enfrentarse a una muerte cercana, hay que sumarle la tarea de explicar a los menores qué significa lo que está ocurriendo, y ayudarles a asumirlo. Pero ¿cómo hacerlo adecuadamente para evitar más sufrimiento?


- Ayuda a desarrollar los 5 sentidos.

- Fomenta el vínculo entre padres e hijos.

- Potencia la imaginación y la creatividad.

- Fortalece la adquisición del lenguaje y de nuevo vocabulario.

- Incrementa la inteligencia y hace que la mente trabaje más rápido.

- Mejora la capacidad de concentración y la memoria.

- Ayuda a establecer valores y mejorar la educación emocional.


Por eso, se debe empezar a leer cuentos a los niños ya desde el útero materno para que se acostumbren desde bien pequeños a escuchar historias, poesías y narraciones de la boca de sus padres y así, creen un hábito lector y un amor por los libros que les impulse a leer solos en sus ratos de ocio una vez crezcan.


Y es que todos los que somos amantes de la lectura sabemos lo maravilloso que es leer, vivir historias fantásticas, reales, graciosas, de miedo, de amor… a través de los personajes de los libros. Meterse tanto en un libro que no puedes parar de leerlo y de pensar en él. Querer acabarlo pero, a la vez, no querer que se acabe nunca. Y esta pasión por la lectura, cuando se establece, no desparece nunca. Es posible que haya épocas en las que te veas obligado a leer menos por cuestiones laborales, personales, nacimiento de los hijos… pero esa espinita seguirá clavada en tu corazón y, en cuanto puedas, volverás a coger un libro en tus manos (impreso o digital).


Si te has visto reflejado en esas palabras, tienes lo más importante para conseguir transmitir ese amor por los libros y los cuentos a tu hijo: el ejemplo. Y es que los datos muestran que en las casas en las que ambos padres (o al menos uno de ellos) leen mucho, los hijos también leen. Como con el resto de las enseñanzas y aprendizajes, el ejemplo de los padres es fundamental. Si tú no lees nunca y tu hijo no te ve leer, es mucho más complicado que desarrolle el gusto por la lectura. Pero si lo haces, el niño mostrará curiosidad por los libros y querrá que le leas a él y leer sus propios libros cuando sea capaz.


Además, es importante que sigas estos consejos para conseguir que a tu hijo le guste leer:


1- Elige cuentos o libros adecuados a su edad y sus intereses. Debes conocer bien a tu hijo ya que en los niños pequeños es habitual que estos intereses cambien cada cierto tiempo y, si un día le gustan los dinosaurios, al mes siguiente los piratas.


2- Los libros son un gran regalo, procura que en todos los cumpleaños y Navidades haya algún libro de regalo. Pero como no se puede estar comprando libros todas las semanas, podéis acudir a las bibliotecas municipales para conseguir libros diferentes y nuevos a menudo. Además, de esta forma el niño podrá escoger entre una gran variedad y darse cuenta de la gran cantidad de libros que hay disponibles.


3- Nunca le obligues a leer. Nada que se haga como obligación puede gustar, así que debes buscar formas de despertar este “gusanito” en él, pero sin forzarle.


4- Existen muchas otras actividades relacionadas que pueden ayudar a crear este amor por los libros, como los cuentacuentos, los talleres infantiles, el teatro…


5- Los libros deben estar a su alcance para que pueda cogerlos en el momento que quiera. Incluso podéis crear un rincón de lectura con un sillón, librerías, etc. donde sentaros todos a leer.


6- Leer en voz alta es muy bueno y ayuda a crear mejor las imágenes mentales. Cuando sea pequeño, léele tú, por ejemplo, todas las noches antes de irse a dormir. Cuando sepa leer, deja que te lea él de vez en cuando a ti.


7- A medida que crezca, para que no pierda ese amor por la lectura, debes proporcionarle libros adaptados a su edad y madurez, incluso adoptar el formato y ofrecerle libros digitales que podrá leer en el transporte público, en los viajes, etc.


Te puede interesar:
El pediatra utiliza una tabla con percentiles de bebés de tallas y pesos con el fin de determinar de manera rápida y precisa si un bebé está creciendo de manera adecuada en relación con otros bebés de su misma edad.


Fecha de actualización: 09-05-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>