Cuentos infantiles para niños y la importancia para su desarrollo

Cuentos infantiles para niños y la importancia para su desarrollo
comparte

A través de los cuentos, se fomenta el vínculo entre padres e hijos, se desarrollan los sentidos del niño y su imaginación, se enriquece su lenguaje, se incrementa su inteligencia… en definitiva, le ayudan a forjar su identidad

La mente del ser humano es lingüística, necesita la palabra para sentir los primeros rayos de vida. Los primeros sonidos salen de su madre, le arrulla con nanas, mimos y abrazos sonoros. No importa lo que le digamos al principio, importa el cómo se lo digamos.

 

Los padres al contar cuentos crean ese vínculo de afecto y seguridad que necesita para crecer seguro y fuerte en la sociedad que le va a tocar vivir.

 

Al escuchar cuentos la mente del niño va descubriendo sus sentidos: el oído para escuchar las palabras; el gusto para poder saborear la manzana prohibida; con la vista podemos ver más allá de nosotros; el tacto nos acerca lo contado y podemos sentir todo lo que nuestra imaginación despierte y el olfato que nos asegura que mamá huele igual que el hada madrina.

 

Contando cuentos a los niños preparamos la estructura mental y espiritual que trae al mundo. El lenguaje se enriquece, la imaginación se desarrolla, podríamos decir que le ayudamos a forjar su identidad.

 

 

Beneficios de la lectura

 

Por mi trabajo y experiencia como madre aconsejo que cuanto antes conozca un niño las palabras, mejor aprenderá lo siguiente. Aunque sabemos que leer no es innato en el niño, el aprendizaje debería realizarse sin prisas pero sin pausas.

Ejercicios para niños

Ejercicios para niños

La infancia es la etapa ideal para fomentar la práctica del deporte, ya que los niños poseen la vitalidad, la fuerza y la motivación para ello. A todo niño le gusta saltar, correr, brincar… así es que es perfecto encauzar esta energía natural hacia una actividad que le enseñe disciplina y a desarrollar sus habilidades físicas y mentales. Y, por supuesto, con la que se divierta

 

El cerebro está vivo y crece con su uso. Leer incrementa la inteligencia y hace que la mente trabaje más rápido y retrase la futura demencia senil.

 

No hay que olvidar que un ser humano aprende jugando, y leer no le costará igual a un niño que a otro.

 

El niño con la lectura irá descubriendo su espíritu creativo. “Aprender a leer ampliaría las habilidades de representación mental, se amplia el conocimiento del mundo y la capacidad de reflexionar sobre éste” (M. Clemente Linuesa).

 

¿Cómo animar a los niños a leer?

 

- Lo primero que se debería hacer es hablarles desde antes de nacer.

 

- Cuando le tengamos con nosotros le enseñaremos que en la casa existe un lugar donde mamá o papá tienen un rato para leer. Podemos poner una silla pequeña y uno de sus libros, eso hará que el niño adopte nuestra costumbre.

 

- Si papá lee el periódico en el desayuno, el niño puede tener su libro o una revista. Cuando es muy pequeño, este momento mágico será una puerta importante para hacer a un niño lector.

 

- El aprendizaje de un niño va de dentro hacia fuera. Después de dar en casa los primeros pasos lo llevaremos a actividades culturales como el teatro, sesiones de cuentos, etc.

 

- No debemos olvidar la lectura antes de ir a dormir. No debe ser un tiempo largo pero sí tranquilo, sin estrés ni enfados. Si alguna noche no le leemos ningún libro, le podemos relajar con nuestras palabras, llevándole a los lugares de los cuentos ya leídos o inventados. Así estaremos entrenando a nuestro hijo a ser un oyente activo.

 

- También es bueno que el niño lea en voz alta, esta práctica crea imágenes más sólidas.

 

 

El mejor cuento para tu hijo…

 

El mejor cuento es, siempre, es el que le guste a él. Al principio los álbumes con sus ilustraciones serán lo que le llamarán la atención. Nos asustará al ver que no hay en su repertorio un D. Quijote, pero ese tipo de lectura llegará a su debido tiempo.

 

Cuando el niño es bebé deberemos tratar de que en cada uno de sus rincones haya libros; en la bañera, cuando le estamos enseñando a usar el inodoro, cuando está desayunando, incluso cuando estamos en la fila del banco, etc.

 

Si nos ayuda a realizar un pastel, que vea el libro de recetas que estás leyendo, le divertirá poder ser él el que te indique el punto siguiente.

 

El ser humano aprende con el ejemplo, pero si no se divierte le resultará más difícil poder entender que leer puede ser algo bueno.

 

Siempre queremos lo mejor para nuestros hijos, pero si nos olvidamos qué clase de niños éramos, cómo sentíamos, qué nos gustaba… Si pensamos como adultos quizá en más de una ocasión la elección del libro no sea la adecuada. 

 

Una buena idea sería pedir consejo a las libreras. Hoy en día nuestras librerías, las familiares, manejan toda una amplia información del fondo editorial en España. Las librerías familiares son espacios vivos, donde el libro es el juguete del niño. Las actividades que en ellas se realizan les acercan a la lectura y os liberan de la preocupación de si os habréis equivocado. Hay un montón de charlas que os preparan para acertar en vuestra elección.

 

¡Qué seáis felices… y disfrutéis con vuestros lectores!

 

 


Redacción: Pepa Martín, contadora de cuentos y experta en animación a la lectura. pepacuentera@hotmail.com

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "siiiiiiiiii es orriiible estudiar qqqqqq osssss".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×