Cómo criar a un niño de 3 años

Cómo criar a un niño de 3 años
comparte

Tu hijo ha cumplido 3 años y llega una etapa complicada en la que el niño lucha por instaurar su autonomía e independencia, mientras tú luchas por conseguir que te haga caso. Los gritos y castigos solo sirven a corto plazo, pero no enseñan al niño a comportarse bien y, además, pueden ser perjudiciales para su desarrollo, así que deberás contar con otras estrategias.

Los 3 años suelen ser una época de cambios y conflictos porque, para empezar, es el año en el que la mayoría de los niños comienza el colegio ya que, aunque no es obligatorio hasta los 6 años, en países como España casi el 100% de los niños empieza su etapa escolar con 3 añitos. Y este cambio puede afectar al niño, incluso hacerle sufrir alguna regresión.


Además, los niños de 3 años quieren hacerlo todo por sí mismos, están ansiosos por aprender y mostrar su independencia, pero realmente dependen todavía de sus padres para casi todo. Por eso, los 3 años son una etapa de muchos cambios, algunos de ellos complicados, que pueden poner a tu prueba tu educación y hacerte replantearte si lo estás haciendo bien o no.


En cuanto a su desarrollo físico, sus habilidades motrices han mejorado mucho y ya puede correr, saltar, caminar de puntillas, usar un triciclo o chutar una pelota, lo que aumenta sus juegos y actividades. También ha mejorado su motricidad fina, lo que le permite hacer manualidades más complejas y empezar a vestirse solo, cerrarse la cremallera, ponerse los zapatos… aumentando así su autonomía.

No te puedes perder ...

"A un niño de AA. CC. no diagnosticado se le niega su derecho: Desarrollar su potencial al máximo"

Paulina Bánfalvi Kam, fundadora del Blog "AA.CC., La Rebelión del Talento", un proyecto para desmitificar las altas capacidades y transformar la sociedad para que el talento de todos los niños sea respetado y potenciado, nos habla en esta entrevista sobre su proyecto, cómo identificar a los niños de Altas Capacidades, por qué es tan difícil su identificación y cómo podemos los padres y profesores ayudarles.


Sus emociones son más profundas e intensas, pero necesitan que alguien los estimule para expresar sus sentimientos con palabras, si no, lo hacen mediante rabietas, golpes, empujones, etc. También se vuelven más mandones y exigentes, lo que dificulta conseguir que escuchen y hagan caso a sus padres y profesores.


A esta edad es normal que surjan los amigos imaginarios, lo cual no debe alarmarte ya que es algo habitual en el desarrollo del niño. Solo necesita alguien con quién jugar y hablar como quiera, por lo que debes dejarle. 


Son niños muy inquietos y revoltosos que aún no comprenden bien las normas sociales, por eso hay que ser pacientes con ellos y no pasarse el día regañándoles. En estos años es normal enseñarles a respetar los turnos, compartir y cumplir las reglas del juego. Aunque aún son egocéntricos, comienzan a hacer amigos y desarrollar juegos con ellos.


También es la etapa de las preguntas, por lo que no te extrañe si se pasa el día preguntándote por qué. Debes contestarle siempre, aunque lleve media hora haciéndote preguntas, para que se sienta escuchado y atendido. Esto se debe a que su lenguaje se vuelve más complejo, lo que le permite expresar mejor sus ideas, y hace que hable sin parar todo el día.


A esta edad surgen miedos nuevos que deberás tener en cuenta. Estos miedos son normales en su desarrollo mental y emocional, por lo que no debes alarmarte a no ser que se conviertan en fobias. Los miedos más habituales con 3 años son: miedo a los monstruos (aún no distinguen entre realidad y fantasía), miedo a hacerse daño o que le pase algo malo, angustia por la separación (sobre todo al empezar el cole), o miedo a los fenómenos naturales (truenos, relámpagos, tormentas, terremotos, etc.).


¿Cómo criar a un niño de esta edad?


Ahora que sabes un poco más cómo es tu hijo con 3 años, echa un ojo a estos consejos para ayudarte en la crianza:


- Potencia su independencia y autonomía y permite que comience él solo a vestirse, lavarse los dientes, lavarse el cuerpo en la ducha, etc. También puedes empezar a dejarle hacer cosas de la casa, como tirar la ropa sucia al cesto o colocar el abrigo en su sitio. Eso le hará ser más responsable y fomentará su autoestima. Para ello, debes hacer las cosas con tiempo para no ponerte nervioso y acabar haciéndolo por él. Si hace falta, despiértale 10 minutos antes.


- Lo normal con 3 años es que ya no use el pañal por el día, pero si su momento aún no había llegado, seguro que lo logra en los próximos meses. El pañal de noche suele costar un poco más, aunque la mayoría de los niños deja de usarlo también entre los 3 y los 4 años.


- Es importante también que potencies en él hábitos saludables. Enséñale a comer de todo y probar alimentos nuevos. No permitas que rechace un grupo entero de alimentos, no hay problema en que no coma manzanas, por ejemplo, pero tiene que comer otras frutas. Con paciencia y siguiendo diversos trucos, como ofrecerle los alimentos en formas diferentes o contarle cuentos sobre ellos, seguro que logras que vaya comiendo de todo. Explícale la importancia de comer bien y hacer ejercicio físico a menudo para estar sano y “no ponerse malito”.


- El juego es fundamental para potenciar su desarrollo en todos los ámbitos. Los mejores juguetes con 3 años son pizarras, materiales para manualidades, cuentos, disfraces, marionetas, juegos de construcción, juegos de mesa sencillos, pelotas y triciclos o bicicletas. Busca siempre juegos adaptados a su edad y desarrollo. Pero no solo es importante que el niño juegue mucho y potencie su creatividad, sino que también debes jugar con él. Jugar con tu hijo potencia vuestro vínculo afectivo y te permite establecer una buena relación con él y conocerlo mejor, así que saca todos los días al menos 15 minutos para jugar con él.


- Si los primeros días de colegio experimenta pataletas, llantos, regresiones u otros problemas, debes mantener la calma y hacerle ver lo divertido que es el colegio y lo bien que se lo va a pasar allí. Explícale las actividades divertidas que va a hacer y hazle sentir importante por ir ya al cole de mayores. Seguro que en unos días se le pasa. Debes permanecer tranquilo y no echarte tú a llorar también cada vez que lo dejes o será peor.


- Aunque te parezca que es pequeño, debes establecer ya una serie de normas y límites que el pequeño debe aprender a respetar. Establece unas pocas normas de primeras y explícale por qué son importantes (por ejemplo, “Si no cruzas de la mano, puede atropellarte un coche”). Hazle ver que las normas no son arbitrarias, sino que son por su bien. Además de las normas, debe conocer las consecuencias por incumplirlas.


- Los gritos y castigos no son efectivos a largo plazo y son contraproducentes. Aunque a veces parezca que no funciona, ya que lleva más tiempo interiorizarlo, es mucho más efectivo el refuerzo positivo. Elogia a tu niño cada vez que se porte bien y haga caso, dale un pequeño premio o recompensa (que no tiene por qué ser algo material) y muéstrate feliz y orgulloso de sus logros. Gradualmente irá entendiendo que portarse bien no solo le hace sentir mejor, sino que es mucho más provechoso.


- El ejemplo es fundamental a la hora de educar a un niño, así que ten cuidado con lo que haces y dices. Si controlas tu genio y no gritas, seguro que es más sencillo lograr que tu hijo haga lo mismo.


- Y, por supuesto, como en cada etapa de la vida de tu hijo, dale mucho amor y cariño, que se sienta querido y escuchado para fomentar su autoestima y hacerle ser una mejor persona.


Te puede interesar:
La detección de altas capacidades en niños es importante que se haga lo antes posible ya que de esta manera se podrán tomar las medidas precisas para que puedan alcanzar todo su potencial.


Fuente:

Domènech, Montse (2015), Edúcame bien, Ed. Plaza & Janés.

Foto: Freepik.com

Fecha de actualización: 31-01-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>