Miedos en niños de 3 años

Miedos en niños de 3 años
comparte

El miedo es un sentimiento innato al ser humano y forma parte de su evolución personal, es decir, todos sentimos miedo a algo desde bebés, aunque esos miedos van cambiando a medida que crecemos, maduramos y nuestras inquietudes cambian. Por eso, es normal que los niños de 3 años tengan miedo a ciertas actividades o situaciones… ¿Quieres saber cuáles son?

El miedo aparece desde recién nacidos. Así, uno de los primeros sentimientos que experimenta un bebé cuando llega al mundo, hasta que le colocan encima de su mamá, es el miedo ante ese nuevo sitio desconocido, frío y luminoso al que ha llegado.


Y, a partir de ese momento, el bebé seguirá experimentando miedo ante diversas situaciones que no conozca y que la parezcan peligrosas ya que, al fin y al cabo, el miedo es un mecanismo de supervivencia que nos permite ponernos en alerta cuando sentimos que estamos en peligro y, de esa forma, ponernos a salvo.


Por eso, es normal que tu hijo sienta miedo de vez en cuando y esto no debe angustiarte, aunque también es cierto que no todos los niños son igual de miedosos y algunos manifiestan miedo más a menudo que otros.


¿A qué tienen miedo los niños de 3 años?


Los miedos cambian y evolucionan a medida que el niño crece y vive experiencias nuevas. Así, lo que a los 9 meses les da miedo no suele asustarles con 3 años. A esta edad, los miedos son más habituales y complejos ya que la imaginación está en su punto álgido y aún no distinguen bien entre fantasía y realidad.

No te puedes perder ...

Miedos en bebés de 2 años

Miedos en bebés de 2 años

El miedo es un sentimiento normal, e incluso necesario, que todos los niños experimentan en algún momento de su vida. Estos miedos van cambiando a medida que el niño crece y madura. Algunos de los más habituales con 2 años son el miedo a la oscuridad, a hacerse daño, a los desconocidos o a algunos animales.


Los más comunes son:


- Monstruos: Al irse a la cama o bien cuando entran en una habitación a oscuras, enseguida se asustan por si hay algún monstruo o personaje ficticio escondido detrás de la puerta o bajo la cama. Esto se debe, como decíamos, a ese exceso de imaginación y a su falta de capacidad para distinguir entre lo que es real y lo que no. Por eso, si leen un cuento sobre el lobo feroz antes de irse a la cama, se asustarán pensando que el lobo puede ir a su habitación mientras duermen.


Para evitarlo, debes evitar películas o cuentos justo antes de irse a la cama que puedan asustarle.


- Hacerse daño. A esta edad comienzan a darse cuenta de que caerse o tropezarse puede causarles una herida, lo que les asusta. Se angustian con facilidad y la sangre les impone mucho respeto. Por eso, es normal que tengan miedo al daño físico o a que les pase algo malo, sobre todo si tienen casos cercanos de personas enfermas ya que puede darles miedo que les ocurra lo mismo.


- Angustia por la separación. Aunque este miedo es más fuerte en bebés de 8 a 18 meses, el miedo al separarse de su figura principal de apego no ha desaparecido por completo y todavía pueden angustiarse en ciertas situaciones al separarse de sus papás.


- Fenómenos naturales. Truenos, relámpagos, tormentas, huracanes o terremotos si los han vivido pueden darles auténtico pavor. Incluso en niños que solo han experimentando estos fenómenos por la televisión puede aparecer este miedo. Este miedo está relacionado con los anteriores ya que el exceso de imaginación les juega una mala pasada en este caso, así como el miedo a hacerse daño.


¿Qué debemos hacer los padres?


La manera de actuar de los padres ante los miedos habituales y normales de los niños debe ser siempre la misma: no obligarle a enfrentarse a sus miedos y mostrarles mucho amor, cariño y comprensión. La empatía es fundamental en estos casos y nunca hay que burlarse de sus miedos, pero tampoco hay que perpetuarlos.


Hay que ayudarles a afrontar sus miedos gradualmente, haciéndoles ver que los monstruos no existen, por ejemplo, o que, aunque sus padres se vayan, siempre vuelven a por él.


Asimismo, hay que evitar aquellas situaciones que le puedan acentuar sus miedos, como películas de terror antes de irse a la cama.


Si los miedos persisten en el tiempo o se convierten en fobias, en necesario consultar con un experto. 


Te puede interesar:
La detección de un niño con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éste pueda alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 24-11-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>