×
  • Buscar
Publicidad

¿Hasta qué edad crecen los pies?

¿Hasta qué edad crecen los pies?

Una de las preguntas que más se hacen los padres es cuándo su hijo dejará de crecer. Pues bien, no hay una edad exacta ya que cada sexo y persona sigue distintos tiempos. Hay que tener en cuenta que hay partes del cuerpo que dejan de crecer antes que otras, pero ¿a qué edad paran de crecer los pies?

Publicidad

Índice

 

Los pies de un niño


Por alguna razón, los pies de los bebés y los niños pequeños nos llaman la atención. Son pequeños y parecen delicados.

Los huesos largos de los pies comienzan a crecer y los dedos de los pies comienzan a formarse mucho antes de nacer, en el tercer o cuarto mes de gestación.

Durante el primer año de vida fuera del útero, nuestros pies se ven influenciados principalmente por factores hereditarios, así como por las presiones aplicadas, por lo que es importante no apretar los pies del bebé con calcetines, botines o zapatos demasiado ajustados o rígidos.

Entre el nacimiento y los 4 años, nuestros pies duplican la longitud, con un crecimiento de hasta 10 mm por año. Entonces, si sientes que tu hijo crece más rápido de lo que le duran los zapatos, ¡esta es la razón!

Como los años escolares son un momento crítico para el crecimiento y desarrollo de los pies, es una buena idea informarse sobre qué zapatos deben de llevar los niños para cada actividad y asegurarnos de que usan la talla correcta.
 

¿Hasta cuándo crecen los pies?

No te puedes perder ...

Y tambien:

"¿Otros zapatos que le quedan pequeños? ¡Pero si los compré hace nada!’’ Puede que esta reacción te suene, y es que los pies de los niños crecen más rápido de lo que te puedes imaginar. No te preocupes, dejan de crecer, pero varía un poco entre sexos.

Paran de crecer cuando se cierran las placas del crecimiento, y por ello es diferente entre niños y niñas, ya que su desarrollo no se realiza al mismo tiempo.

- Los pies de las chicas crecerán hasta los 13 o 14 años. La mayor parte del crecimiento de su pie habrá ocurrido a la edad de 10 años. Si bien las niñas tienden a ver el 90% del crecimiento de sus pies a esta edad, pueden pasar algunos años más para que sus pies terminen de crecer. Una vez que llegan a la adolescencia, la mayoría de los pies de las niñas dejan de crecer y se establecen en una talla de zapato permanente.

- En el caso de los chicos, alrededor del 80% del crecimiento de sus pies ocurrirá cuando tengan 10 años, ¡pero todavía hay camino por recorrer después de esto! Los pies de los adolescentes varones son una de las primeras cosas que crecen cuando llegan a la pubertad. Pasar por muchos zapatos es una de las primeras señales. Para la mayoría de los niños, sus pies seguirán creciendo hasta que tengan alrededor de 15 o 16 años. Después de esto, los pies generalmente dejan de crecer y tendrán una talla de zapato permanente.

Tanto para niños como para niñas, los estudios han demostrado que sus pies crecen más rápido entre los 12 y los 30 meses de edad. Pueden necesitar zapatos nuevos cada 1 o 2 meses, pero comienza a reducirse a medida que crecen.

Una vez que llegan a los 6 años, se necesitan zapatos nuevos cada 6 meses. Entonces, a medida que crecen, no necesitan zapatos nuevos con tanta frecuencia, ¡aunque sus pies todavía están creciendo, por supuesto!

A partir de los 8 años de vida, comienzan a desarrollarse los huesos metatarsianos y falángicos. Estos se fusionarán durante la próxima década de vida. A la edad de 18 años, este proceso debe estar completo y los pies están desarrollados.
 

Los pies durante el embarazo


Es normal que los pies se agranden durante el embarazo. Esto puede suceder por varias razones:

- Aumento de peso
. El aumento de peso corporal genera una tensión adicional en los pies. Los ligamentos pueden volverse elásticos y hacer que los pies se extiendan.

- Cambios hormonales. Durante el embarazo, la placenta produce relaxina, una hormona que suaviza el cuello uterino al promover la degradación del colágeno. La relaxina también puede aflojar los ligamentos de los pies.

- Útero en crecimiento. A medida que el útero crece, ejerce presión sobre los vasos sanguíneos circundantes. La presión puede provocar edema o hinchazón en los pies y tobillos.

- Mayor retención de líquidos. El cuerpo retiene más líquido durante el embarazo. El líquido puede acumularse en las extremidades inferiores, lo que da como resultado pies más grandes.

Si tus pies se agrandan debido a la hinchazón, el aumento de tamaño será temporal. La hinchazón del tobillo y el pie generalmente desaparece después de dar a luz.

En algunos casos, el aumento de tamaño es permanente. Esto suele suceder cuando los ligamentos de los pies se aflojan y se relajan durante el embarazo. Si se producen estos cambios estructurales, es posible que sus pies no vuelvan a su tamaño original pasado un tiempo.
 

Los pies en la edad adulta


Para cuando una persona cumple 50 años ha alcanzado la friolera de más de 100.000 kilómetros caminados, más incluso si la persona es deportista o muy activa. Pero también, para esta edad, una persona ya ha perdido casi la mitad del acolchado graso en las plantas de los pies. Y es posible que esté usando un zapato de una talla más grande que la que usaba cuando tenía 20 años, en parte debido al aumento de peso que ejerce una mayor presión sobre sus pies, y en parte porque sus ligamentos y tendones han perdido algo de su elasticidad (que también los predispone a roturas o microdesgarros potencialmente dolorosos).

La menopausia también puede afectar la salud de los pies. A menos que se contrarreste con ejercicio, la pérdida de estrógeno y otros cambios hormonales generalmente conducen a una menor densidad ósea, lo que resulta en osteoporosis si se pierde suficiente masa ósea. Esta afección puede aumentar el riesgo de fracturas por estrés en cualquiera de los huesos del pie. A no ser que se traten adecuadamente, las fracturas por sobrecarga pueden empeorar y hacer que los huesos se salgan de su lugar.


Fuentes:

Harvard Medical School

Fecha de actualización: 22-09-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.