¿A partir de qué edad los niños pueden ir al gimnasio?

¿A partir de qué edad los niños pueden ir al gimnasio?
comparte

En un gimnasio se pueden realizar muchas actividades, desde natación, bicicleta estática, actividades de grupo coordinadas y máquinas. Cuando hablamos de la edad a partir de la cual los niños pueden ir a un gimnasio, debemos distinguir entre este tipo de actividades, ya que algunas se pueden hacer desde bebés, mientras que los entrenamientos de fuerza no se recomiendan hasta la adolescencia, y siempre dirigidos por un experto.

El deporte y el ejercicio son fundamentales para el desarrollo y crecimiento de los niños. Hacer ejercicio de manera regular ayuda al chico a crecer, desarrollar su musculatura, fortalecer sus huesos, aumentar su sistema inmunológico, mejorar su circulación sanguínea, controlar el peso y evitar la obesidad, mejorar su coordinación, equilibrio y fuerza. Además, si este tipo de actividades se llevan a cabo con otros chicos o realizando deportes de equipo, el ejercicio también le aportará valores como el respeto, la tolerancia, la amistad… Por eso, es fundamental que todos los chicos y chicas hagan deporte desde pequeños. Sin embargo, es importante elegir el tipo de deporte adecuado para cada edad.


Para los niños menores de 12 años se recomiendan deportes de equipo, artes marciales o deportes individuales como natación, atletismo tenis, etc. Estos deportes se pueden llevar a cabo en el colegio en las actividades extraescolares, en centros deportivos municipales o privados o en gimnasios. Por lo tanto, tu hijo puede ir desde los 6 meses a un gimnasio para hacer matronatación, pero otro tema distinto es cuándo puede empezar a realizar ejercicios de fuerza con pesas o máquinas.

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad los niños pueden hacer yoga?

¿A partir de qué edad los niños pueden hacer yoga?

A medida que los niños van creciendo, los padres buscan actividades para sus hijos que, además de divertirles, tengan beneficios positivos para su desarrollo físico y psíquico y para su salud. El yoga para niños puede ser una buena opción para unir juego con relajación, concentración y equilibrio.


¿Cuándo empezar con los entrenamientos de fuerza?


El crecimiento muscular y óseo de los chicos se extiende hasta los 21 años, y el de las chicas hasta los 18 años, por lo que antes de esta edad no se recomiendan los ejercicios extenuantes de fuerza. Además, no tienen mucho sentido, puesto que la masa muscular del chico aún está en proceso de desarrollo, por lo que irá aumentando sola a medida que pasen los años. En los chicos, la espalda y los brazos se ensanchan y crecen solos durante toda la adolescencia, sin necesidad de ir a un gimnasio.


No obstante, si un chico de menos de 21 años quiere ir al gimnasio e ir haciendo ejercicios de este tipo, no hay ningún problema siempre que los entrenamientos se adaptan a su edad, su musculatura y sus posibilidades. Es decir, un chico de 15 años no debe hacer los mismos ejercicios ni con el mismo peso que uno de 25, sea cual sea su complexión muscular. Un exceso de peso a esta edad puede causar lesiones, sobrecarga muscular y que el crecimiento de los músculos y los huesos se atrofie, en lugar de potenciarlo.


Por eso, en muchos gimnasios no aceptan la entrada a estas salas de menores de 18 años. Sin embargo, en otros sí dejan desde los 14 o 15 años, aunque siempre se deben realizar vigilados por un monitor experto que sepa la frecuencia, intensidad y peso adecuada para el chico o chica.


Además, como decíamos, para chicos de esta edad aportan más beneficios los deportes de equipo en los que conocer gente, por lo que se recomienda dejar estos entrenamientos hasta los 18 años, aunque desde los 15-16 puede ir empezando en este mundo con pesas de pocos kilos o algunas máquinas, usando siempre poco peso.


Una vez que vaya creciendo y adquiriendo una mayor musculatura, tendrá más sentido que vaya al gimnasio de manera regular a hacer entrenamientos de fuerza.


Pero ¿es malo que vaya al gimnasio?


Durante los años 70 y 80 se extendió un mito que decía que levantar pesas en la adolescencia bloqueaba el crecimiento, por lo que los chicos que hacían este tipo de ejercicios a esta edad crecían menos de lo que debían. De hecho, todavía se puede escuchar a gente que no aconseja a los chicos que hagan estos ejercicios porque “se pueden quedar bajitos”. Esto es mentira, puesto que la altura final y el crecimiento de un chico depende de su genética, su alimentación y posibles problemas metabólicos, no de que haga más o menos pesas.


El origen de este mito se debe a un estudio que se realizó en los años 70 con niños que trabajaban en fábricas llevando cargas muy pesadas. Efectivamente, estos niños eran más bajitos de lo habitual, pero eso se debía a que padecían malnutrición y trabajaban desde pequeños, no a cargar más o menos peso.


De hecho, estudios posteriores a este han demostrado que hacer pesas no es malo para los niños en edad de crecimiento. El primero fue uno realizado en 1985 por la Asociación Nacional de Fuerza y Acondicionamiento (NSCA, por sus siglas en inglés). Y uno de los más recientes fue uno publicado en la revista British Journal of Sports Medicine en 2013, actualizando los datos de ese primer estudio. En él se afirma que no es malo hacer entrenamientos de fuerza antes de los 18 o 21 años, siempre que estén supervisados y adaptados a la edad y condiciones del chico.


Este estudio, además, afirma que no existe mayor riesgo de lesiones músculo-esqueléticas en chicos de esta edad, siempre que los ejercicios se realicen correctamente. Tampoco tiene efectos negativos sobre el desarrollo óseo ni el crecimiento. Por último, frente a los que dicen que no sirve para nada ya que la musculatura de estos chicos no está desarrollada del todo, afirman que sí produce mejoras y efectos en tan solo 8 semanas de entrenamiento. Por lo tanto, los niños pueden ir al gimnasio a hacer estos ejercicios desde los 11 años, pero siempre teniendo mucho cuidado.


Recomendaciones para hacer pesas en la adolescencia


- Levantar pesos ligeros y hacer pocas repeticiones. Se deben hacer unas 15 repeticiones de cada ejercicio, en dos series como mucho, y no más de 10 ejercicios al día 3 veces a la semana.


- No se debe cargar peso con los hombros, puesto que se puede dañar la columna vertebral en crecimiento.


- Es mejor realizar ejercicios en los que se use todo el cuerpo, como fondos, sentadillas, abdominales, etc.


- Se recomienda usar bandas elásticas y pelotas medicinales en lugar de pesas.


- Hay que calentar antes y después para evitar para evitar lesiones.


- Nunca hacer estos ejercicios solo, siempre controlado por un monitor especializado.


Foto: Freepik.com

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>