Cómo hablar de higiene a los niños

Cómo hablar de higiene a los niños
comparte

Los niños y las niñas pequeñas no se caracterizan por ser conscientes de la importancia de la limpieza y el orden. En este sentido los padres deben ser capaces de inculcar técnicas y conciencia higiénica para que poco a poco vayan siendo personas más independientes y tengan presente los problemas que pueden causar la falta de higiene.

Durante los primeros años de vida los pequeños van desarrollando poco a poco su manera de ser y adquieren nuevas habilidades y capacidades que les serán fundamentales en el futuro. Durante el desarrollo de la primera infancia es cuando más sencillo es inculcar y fomentar la autonomía personal de los menores. 

 

 

La higiene no es solo verse bien de cara al exterior u oler a colonias y perfumes, se trata de un hábito muy importante que puede afectar a la salud. Los niños deben aprender los hábitos de higiene básicos en el hogar: 

 

 

1. Los progenitores deben preocuparse por enseñar a sus hijos la importancia de lavarse las manos  y, sobre todo, de hacerlo correctamente. Lavarse las manos no es solo echarles agua por encima, hay que hacerlo con jabón, restregar bien y aclarar con abundante agua para no dejar restos de jabón en las manos. Es importante hacerlo antes de comer, después de jugar, después de tocar a una mascota, al salir del baño o al volver a casa después de estar en la calle. Eliminar las bacterias o los gérmenes y los posibles virus es fundamental para evitar contagiarse de algunas enfermedades como la gripe. 

¿Cómo hablar de arte a los niños?

¿Cómo hablar de arte a los niños?

El arte es cualquier actividad o producto realizado con una finalidad estética y comunicativa mediante la cual se expresan ideas, emociones y una visión concreta del mundo mediante diversas técnicas y materiales. El arte forma parte de la humanidad desde los comienzos de la misma y nos diferencia de otras especies animales, por lo que debemos potenciar el arte en los niños desde pequeños y enseñarles a amarlo y entenderlo de una manera didáctica y divertida.

 

2. Ducharse o bañarse diariamente. Cuando son pequeños están todo el día corriendo, jugando y brincando lo que conlleva a que suden y se ensucien todos los días. Es importante supervisarlos mientras se limpian para que lo hagan de la manera adecuada, sobre todo porque cuando cumplen unos añitos puede que la hora del baño no sea su favorita. Además, los pediatras recomiendan que se realice por la noche para facilitar el sueño y el descanso. 

3. Tan importante es la ducha como secarse bien después de la misma. Es indispensable tener una toalla propia y en caso de no disponer de una estando fuera de caso lo mejor son las toallas de papel para evitar que absorban humedad y posibles contagios. Hay que asegurarse de que eliminen la humedad de los pies, las manos, pliegues o en cualquier zona donde se puedan desarrollar herpes, hongos, etc. 

4. Cuando los pequeños entran en la etapa de los 12- 18 meses se recomienda comenzar a cepillar los dientes del bebé con cepillos y pastas de dientes adaptadas. Los pequeños lo tomaran como un hábito más si ven a sus progenitores hacerlo cada día, como mejor aprenden es imitando. Para enseñarles a hacerlo adecuadamente se puede utilizar un reloj de arena para que calculen el tiempo que deben estar limpiándose los dientes. 

5. Sonarse la nariz utilizando pañuelos para evitar los contagios de posibles enfermedades, así como de hacerles comprender que es higiénico. Los pañuelos desechables hay que tirarlos a la basura una vez usados. 

6. Cuando se tiene una herida hay que protegerla para que no empeore. Esto no quiere decir que haya que meterles miedo a los pequeños, todo lo contrario, hay que animarles a disfrutar y a salir pero, a la vez, la importancia de curar las heridas. Si se caen y se hacen algún rasguño o cualquier cosa de este tipo tienen que decírselo a un adulto para poder realizar las curas y la limpieza pertinente. En este caso también se le debe enseñar cómo se hace para que en el futuro se valga por sí mismo si tiene algún accidente. 

 

 

Todas estas costumbres se le deben inculcar a los pequeños lo antes posible para que con el tiempo sean una rutina más de su día a día y no tengan problemas relacionados con la higiene. Al final estos hábitos no dejan de ser parte de su aprendizaje y como tal es indispensable seguir un proceso gradual y continuado. Además, los niños adquieren mejor los conocimientos cuando se encuentran en un ambiente tranquilo y relajado y donde el padre y la madre los motiven y les transmitan confianza.

 

 

Lo mejor para crear una rutina positiva es hacerlo con normalidad y darles a entender que todas las personas de su entorno también lo hacen: 

 

 

1. Hay que explicarles el motivo de las cosas y hacer que las entiendan. No hay que obligarlos a hacer cosas porque sí, las explicaciones le ayudarán a entender la necesidad de realizar ciertas cosas y de comprender el entorno en el que viven. 

2. Ser el ejemplo a seguir de los pequeños de la casa. Hay que mostrarles como hacer las cosas para que luego las repitan y, con el tiempo, sean capaces de hacerlas sin necesidad de verlo antes. Tampoco se le puede exigir que hagan algunas cosas cuando los progenitores son los primeros en no llevarlas a cabo. 

3. Hacer las cosas en familia y valorar los progresos que consiguen los pequeños es fundamental para que gane seguridad y confianza. 


 Fuentes:

    
    Tiritas, https://www.tiritas.es/2016/07/12/consejos-para-fomentar-habitos-de-higiene-en-los-ninos/ 

    Lingokids, https://www.lingokids.com/es/ingles-para-ninos/juegos/actividades-para-aprender-sobre-habitos-de-higiene 

    Asociación Española de Pediatría, https://enfamilia.aeped.es/indice/higiene 

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×