Relación entre ovulación y endometriosis

Relación entre ovulación y endometriosis
comparte

La endometriosis es una enfermedad del endometrio que causa problemas de fertilidad. Esta afección va ligada a los cambios del ciclo menstrual y a la ovulación, por lo que ambos términos están totalmente relacionados.

El endometrio es el tejido que reviste el interior del útero cada mes después de la ovulación para preparar al útero para la implantación del óvulo fecundado. Si esta fecundación no se produce, es expulsado durante la menstruación.

 

El problema es que en algunas mujeres, sin saber muy por qué, este tejido endometrial crece fuera del útero: en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino, dando lugar a una endometriosis. Cada vez que este tejido crece, aparecen tumores, que suelen ser benignos, que sangran con cada ciclo menstrual, sin posibilidad de que la sangre salga fuera del cuerpo, lo que provoca una inflamación y tejidos cicatriciales o fibrosis que pueden llegar a causar obstrucción intestinal, sangrado digestivo y trastornos miccionales.

 

Por lo tanto, con cada ovulación, la endometriosis empeora, causando síntomas como:

 

- Dolor pélvico, abdominal y de espalda a causa de los tumores y las inflamaciones.

 

- Nauseas y vómitos.

 

- Debilidad, fatiga y mareos.

 

- Dolor durante y después de las relaciones sexuales.

 

- Dolor al orinar en los periodos menstruales.

 

- Defecaciones dolorosas durante la menstruación.

 

- Hemorragias fuertes o irregulares.

 

- Flujo menstrual anormal o pesado.

 

- Problemas de esterilidad.

 

La endometriosis es una enfermedad bastante habitual que afecta a un 10% de las mujeres, de las cuales la mitad sufren dolores y esterilidad. Suele diagnosticarse entre los 25 y los 40 años aunque no siempre es fácil el diagnóstico y a veces requiere mucho tiempo (hasta 8 años) ya que puede confundirse con otros trastornos y las pruebas diagnósticas no siempre revelan el problema de manera clara, aunque son muchas las investigaciones llevadas a cabo acerca de esta enfermedad y recientemente se ha empezado a comercializar un test de sangre creado por DotLab que detecta pequeños trozos de material genético, llamados microRNAs, que difieren en la concentración en los fluidos corporales de las mujeres que tienen endometriosis en comparación con las que no lo tienen.

 

A pesar de todos los avances, las causas de la endometriosis siguen sin estar del todo claras. Algunas teorías señalan que durante la menstruación, parte del tejido menstrual o endometrial regresa al abdomen a través de las trompas de Falopio, donde se implanta y crece. Otras teorías sugieren que la endometriosis puede ser una enfermedad hereditaria. Otros hablan de un sistema inmunológico con fallos que no elimina adecuadamente el flujo menstrual de la cavidad pélvica. Y algunos piensan que la endometriosis puede ser una enfermedad del sistema endocrino, ya que parece que los estrógenos fomentan el crecimiento de la enfermedad.

 

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

 

La endometriosis no tiene cura, pero hay muchos tratamientos que se pueden seguir para aliviar sus síntomas y consecuencias, especialmente el dolor y la infertilidad. En muchos casos las molestias son leves y es suficiente con tomar analgésicos cuando los tumores sangran y causan dolor, aunque otras veces hace falta recurrir a tratamientos hormonales incluyendo una combinación de estrógeno y progesterona, como las píldoras anticonceptivas, la progesterona sola, la danocrina y agonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina. Estos fármacos controlan el crecimiento del tejido que reviste el útero, el dolor y el sangrado, aunque dichos síntomas pueden volver si la mujer deja la medicación para quedarse embarazada.

 

El tratamiento quirúrgico es la mejor opción para las mujeres que tienen dolores muy fuertes y una endometriosis muy extendida. Se puede realizar una laparoscopia para extraer los tumores y los tejidos cicatriciales o destruirlos con calor intenso. O una laparatomía para extirpar el útero completo, los ovarios y las trompas de Falopio, aunque solo se hace en casos muy graves y de mujeres que ya no quieren tener hijos.

 

En cuanto a lograr un embarazo, generalmente estas mujeres tienen que recurrir a técnicas de reproducción asistida para poder ser madres ya que las fibrosis y tejidos cicatriciales que se originan, así como la inflamación general, no permiten que la ovulación se produzca de manera normal ni que el endometrio pueda acoger al óvulo fecundado. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×