Nuevos avances en la cura de la endometriosis

Nuevos avances en la cura de la endometriosis
comparte

Aún no se conocen las causas exactas de esta enfermedad, relativamente frecuente en las mujeres en edad fértil. Muchas son las teorías y estudios sobre ella. El último, una investigación de la Universidad de Liverpool que revela que la telomerasa, una enzima que produce el cuerpo humano durante la menstruación, podría ser la responsable.

No te puedes perder ...

¿A qué dedicar el tiempo libre?

¿A qué dedicar el tiempo libre?

Si existe algo de lo que puedan disfrutar nuestos hijos e hijas es de sus momentos de tiempo libre dedicados al esparcimiento y a la diversión. Pero estos espacios de ocio también pueden convertirse en múltiples oportunidades de aprendizaje a través de formas lúdicas de juego

Todo sobre la endometriosis

La endometriosis es la aparición y crecimiento anormal del tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en los ovarios, en los ligamentos uterinos, en la vejiga o en el intestino. Este tejido recubre el útero y, durante la ovulación, se prepara para recibir el óvulo que se adhiere a él. Si no se produce la fecundación, tanto el óvulo como el endometrio se eliminan durante la menstruación.

Cada mes, este tejido que está fuera de su lugar responde a los cambios hormonales del ciclo menstrual acumulándose y desintegrándose justo como lo hace el endometrio, dando como resultado el sangrado interno. A diferencia del fluido menstrual que es expulsado por el cuerpo, la sangre del tejido que está fuera de su lugar no tiene a donde irse, dando como resultado la inflamación o la hinchazón de los tejidos que rodean la endometriosis. Este proceso puede producir tejido cicatrizante alrededor del área, el cual puede derivar en lesiones. En algunos casos, la sangre puede incrustarse en el tejido donde está localizado, formando ampollas de sangre que pueden rodearse por un quiste fibroso.

La endometriosis se encuentra con más frecuencia en los ovarios, pero también se puede localizar en las trompas de Falopio, los ligamentos que sostienen el útero, el área interna entre la vagina y el recto, la superficie externa del útero, el revestimiento de la cavidad pélvica, los intestinos, el recto, la vejiga, la vagina, el cérvix, la vulva o en cicatrices de cirugías abdominales anteriores.

Esta enfermedad es relativamente frecuente en las mujeres en edad fértil, se estima que puede afectar a un 15%. Además, los expertos los relacionan con la infertilidad, ya que el 50% de las personas que no pueden concebir están afectadas por este problema.


Los síntomas más frecuentes son:

•    Dolor, especialmente calambres menstruales excesivos, los cuales pueden sentirse en el abdomen o en la parte baja de la espalda.

•    Dolor durante el coito.

•    Flujo menstrual anormal o pesado.

•    Problemas de fertilidad.

•    Fatiga.

•    Orinar con dolor durante los periodos menstruales.

•    Defecaciones dolorosas durante los periodos menstruales.

•    Otros problemas gastrointestinales (por ejemplo, diarrea, estreñimiento y náusea).

La cantidad de dolor que se experimenta no está necesariamente relacionado con la gravedad de la enfermedad. Algunas mujeres no experimentan dolor alguno, mientras que otras sufren un dolor intenso a pesar de tener una forma más leve de la enfermedad.


¿Qué causa esta enfermedad?

La causa exacta de esta enfermedad no está clara. Varias son las hipótesis que se barajan. Una teoría es que durante la menstruación, parte del tejido menstrual regresa al abdomen a través de las trompas de Falopio, donde se implanta y crece. Otra teoría sugiere que la endometriosis puede ser genética, o puede llevarse en la familia.

También se ha investigado el sistema inmunológico y la manera en que estimula o reacciona a la endometriosis. Según esta hipótesis, puede que el sistema inmunológico no elimine adecuadamente el flujo menstrual o que las sustancias químicas producidas en las áreas afectadas por la endometriosis irriten o impulsen el crecimiento de tumores en más áreas. Un estudio reciente demostró que las mujeres que han tenido esta enfermedad tienen más probabilidades de sufrir trastornos del sistema inmunológico en los cuales el cuerpo ataque sus propios tejidos. También descubrieron que las mujeres con endometriosis tienen mayores probabilidades de sufrir el síndrome de fatiga crónica y el síndrome de fibromialgia.

Otros investigadores están observando la endometriosis como una enfermedad del sistema endocrino, el sistema de las glándulas, hormonas y otras secreciones, ya que parece que el estrógeno fomenta el crecimiento de la enfermedad. También se intenta descartar que ciertos agentes ambientales, como la exposición a sustancias químicas, causen la enfermedad.
 

Nuevos descubrimientos sobre la endometriosis

Los últimos y más recientes estudios apuntan una nueva posibilidad que, de confirmarse que es la causa, podría abrir nuevas opciones para descubrir un tratamiento definitivo y, quizá, incluso para prevenir la enfermedad.

Estos estudios, llevados a cabo por científicos de la Universidad de Liverpool y publicados en la revista Human Reproduction, revelan que una enzima podría ser la responsable de la endometriosis: la telomerasa.

Esta enzima es liberada por células en el interior del útero en los últimos momentos del ciclo menstrual en las mujeres que padecen endometriosis. No se encuentra con facilidad en el cuerpo, vive en las capas internas del útero y en algunas células especiales, como las del esperma, así como en células cancerosas. Su influencia sobre las células se asocia con la capacidad de éstas de reproducirse indefinidamente.

Dharani Hapangama, uno de los autores de la investigación, explicó que “las células del interior del útero son únicas y pueden expresar esta enzima en los primeros momentos de la menstruación, pero no al final, cuando la implantación del embrión fértil es una prioridad. Sin embargo, las mujeres que padecen endometriosis expresan esta enzima en ambos momentos del ciclo menstrual. Esto significa que las células continuarán dividiéndose y perdiendo la función de favorecer el embarazo”.

Según el científico, la acción prolongada de la enzima hace que el útero se vuelve más hostil y las células, que aparecen en la última fase del ciclo menstrual, sean más agresivas y más capaces de sobrevivir, de implantarse fuera del útero y de provocar dolor.

Para realizar el hallazgo, los científicos ingleses evaluaron a 29 mujeres que sufrían endometriosis y a otras 27 libres de la enfermedad. A ambos grupos se les realizaron biopsias del tejido uterino en diferentes fases del siglo menstrual, con el fin de determinar la presencia y el comportamiento de la enzima telomerasa.


El tratamiento contra una enfermedad incurable

El gran problema de esta patología es que no tiene una cura definitiva, de ahí la importancia que tiene cualquier descubrimiento sobre su causa que se lleva a cabo. Sin embargo, hay muchos tratamientos para paliar el dolor y favorecer un embarazo.

- Tratamiento para el dolor. Si los síntomas son leves, puede que sólo sean necesarios analgésicos. Si la mujer se quiere quedar embarazada, los médicos recomiendan que pruebe durante 6 meses. Si no lo consiguiera, sería necesario un tratamiento más riguroso.

- Tratamiento hormonal.  Este tratamiento es más eficaz cuanto menor sean los tumores. Existen varias hormonas usadas para este tratamiento, incluyendo una combinación de estrógeno y progesterona, como las píldoras anticonceptivas, la progesterona sola, la danocrina (una hormona masculina débil) y agonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina.

Las píldoras anticonceptivas controlan el crecimiento del tejido que reviste el útero y a menudo disminuyen la cantidad de flujo menstrual. Una vez que la mujer deja de tomarlas, regresa su capacidad de quedar embarazada, pero los síntomas de la endometriosis también pueden reaparecer.

La danocrina es el tratamiento más común. Las mujeres que la toman sólo tendrán episodios de vez en cuando. Lo malo es que si se sigue este tratamiento, la mujer no se podrá quedar embarazada, ya que se podría dañar al feto.

Los agonistas de la gonadotropina evitan que el organismo produzca ciertas hormonas y de este modo evitan la menstruación. Sin menstruación, el crecimiento de la endometriosis se reduce o detiene. Se recomienda seguir este tratamiento 6 meses, después de los cuales el cuerpo comenzará a tener períodos de nuevo y la mujer podría quedar embarazada. El problema es que cerca de la mitad de las mujeres volverán a padecer endometriosis.

- Tratamiento quirúrgico. Esta es la mejor opción para mujeres con una endometriosis extensa o que sufren fuertes dolores. Se puede llevar a cabo una laparoscopia, mediante la cual se     extraerán los tumores y los tejidos cicatrizados o los destruirán con calor intenso y cerrarán los vasos sanguíneos sin necesidad de suturas. La finalidad es tratar la endometriosis sin dañar el tejido sano alrededor de ella. La recuperación de la laparoscopia es mucho más rápida que en el caso de una cirugía mayor, como la laparotomía. Esta es el último recurso para el tratamiento de la endometriosis, ya que es una cirugía mayor en la que se extirpa la endometriosis o el útero (histerectomía).

¿Cómo enfrentarse a la endometriosis?

Aceptar que se sufre una enfermedad para la que no hay una cura definitiva y que puede afectar a nuestra fertilidad es muy duro. Se puede sentir tristeza, temor, enojo, confusión e incluso soledad. Para sobrellevarlo, es importante recibir apoyo de los familiares y aprender todo lo que se pueda sobre la enfermedad, así como estar al tanto de los nuevos descubrimientos que se vayan obteniendo sobre ella, puesto que es posible que estos avances logren un tratamiento definitivo de aquí a unos años. Habla con tus personas cercanas de lo que sientes, incluso es recomendable contactar con otras mujeres que estén pasando por lo mismo.
 
 


Fuentes:

Human Reproduction

 çHuman endometrial epithelial telomerase is important for epithelial proliferation and glandular formation with potential implications in endometriosis https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26498179

Fecha de actualización: 13-10-2008

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>