Precauciones después de una inseminación artificial

Precauciones después de una inseminación artificial
comparte

Una de las técnicas de reproducción asistida más comunes, de bajo coste y normalizadas en la sociedad, es la inseminación artificial. En pocas palabras, consiste en depositar los espermatozoides en la cavidad uterina de la mujer durante el proceso de ovulación con el objetivo de que se produzca la fecundación y el deseado embarazo.

Este proceso es completamente indoloro y menos invasivo que otras técnicas como podría ser la fecundación in vitro. La diferencia entre ambos métodos, además del coste, es la complejidad del proceso. Durante la inseminación artificial únicamente se introducen en el útero los espermatozoides previamente tratados para elegir los más aptos y la fecundación se produce de manera natural. Por el contrario, la fecundación in vitro conlleva una extracción de los óvulos de la mujer mediante una leve intervención quirúrgica, estos se fecundan en un laboratorio y, posteriormente, se vuelven a colocar en el útero para que se produzca el embarazo.

La inseminación artificial se utiliza en casos donde los problemas de fertilidad son leves o como una primera opción. Cuando estos problemas son más graves y la mujer es mayor de 37 años el tratamiento más recomendable es la fecundación in vitro.

En función del origen de la muestra de semen que se utilice existen dos tipos de inseminación, la inseminación artificial homóloga o conyugal cuando la muestra proviene de la pareja teniendo unas probabilidades de embarazo entre 15-25%, o la inseminación artificial heteróloga o de donante. Esta última tiene una tasa de éxito algo mayor, entre el 20-30%.

Los pasos que se siguen para llevar a cabo este proceso son varios:

1.            La estimulación ovárica. Consiste en administrar pequeñas dosis de hormonas para estimular la fabricación ovárica, se controla a través de controles periódicos.

2.            La inducción de la ovulación se lleva a cabo cuando en estos controles se observa un desarrollo óptimo, desencadenando la ovulación y programando la inseminación.

3.            A continuación se realiza una capacitación del semen preparando la muestra para que contenga gran cantidad de espermatozoides móviles y no plasma seminal u otros elementos.

4.            En el momento en el que se produce la ovulación se deposita una muestra de semen en el útero de la pareja. Este proceso no requiere de anestesia y es indoloro.

5.            La última fase consiste en administrar progesterona vía vaginal u oral para ayudar a que el embrión se implante en el endometrio y conseguir producir el embarazo.

Gracias a la inseminación artificial se pueden solucionar muchos problemas de infertilidad. La endometriosis leve o moderada, la esterilidad a causa de factores inmunológicos, es decir, cuando existe una incompatibilidad entre el aparato reproductor femenino y el esperma. También, alteraciones en el ciclo ovulatorio, la incapacidad de depositar el semen en la vagina a causa de eyaculación precoz, vaginismo o impotencia sexual, alteración leve en los parámetros seminales o cuando se desconoce la causa de este problema siempre se recomienda comenzar con la inseminación artificial.

Tras haber realizado este proceso se recomienda una espera de 15 días (betaespera) antes de hacerse una prueba de embarazo y confirmar el éxito o no de la misma. Durante estas dos semanas la mujer puede hacer vida normal, a no ser que el médico indique que debe mantener reposo. Los test de embarazo no deben hacerse antes de tiempo ya que pueden dar un falso positivo al detectar las hormonas utilizadas para la inseminación o, también, puede dar lugar a un falso negativo si es muy temprano para detectar la hormona.

Las mujeres suelen sentir molestias debido a la inseminación y a la medicación hormonal que, a veces, se confunden con síntomas de embarazo. Estas posibles molestias son las siguientes:

1.            Molestias en el útero debido a la inserción de la cánula con la que se realiza la inseminación.

Ser padre después de los 40

Ser padre después de los 40

Diversos motivos (biológicos, laborales, personales) pueden hacer que el padre lo sea después de los 40 años, a una edad que puede ser considerada tardía para tener un hijo. Para Juan Pedro Valencia, experto psicólogo en escuela de padres, las dificultades que pueden surgir por la brecha generacional abierta entre ambos se compensan con la tranquilidad, la mayor información, la paciencia y el cariño reposado que un padre mayor puede proporcionar a su hijo, facilitando ciertas ventajas en su educación.

2.            Dolor en el abdomen.

3.            Pechos hinchados.

4.            Flujo vaginal transparente o amarillento.

5.            Cansancio.

6.            Hinchazón del vientre.

7.            Frecuentes ganas de miccionar.

8.            Manchado marrón.

Por lo general, las recomendaciones a seguir después de este proceso es que la mujer siga con su estilo de vida normal a excepción de casos concretos. Aun así, se pueden seguir los siguientes consejos que pueden ayudar tras la inseminación artificial.

Se aconseja evitar grandes esfuerzos físicos, hacer deportes de intensidad leve y no cargar peso. Mantener relaciones sexuales durante las 8 y 12 horas después de la inseminación para favorecer el ascenso de los espermatozoides depositados en el útero gracias a las contracciones del útero. Intentar no obsesionarse con el resultado y mantenerse con una actitud positiva, así como no estar pendientes de los posibles síntomas. No cambiar o abandonar la medicación hormonal que haya sido recetada y consultar con el especialista cuando los síntomas sean muy molestos o se presente sangrado vaginal. Intentar mantenerse ocupada para reducir la espera de esas 2 semanas y reducir el estrés que produce este tratamiento.

La inseminación artificial no requiere de cuidados especiales después del proceso ya que es un tratamiento muy poco invasivo y respetuoso con la mujer. Una de las cosas más importantes es mantener una mentalidad calmada y positiva, pero mantenerse preparada por si no funciona al primer intento.

 


Fuente:

Reproducción Artificial ORG

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar