¿Cuándo se recomienda la fecundación in vitro?

¿Cuándo se recomienda la fecundación in vitro?
comparte

La fecundación in vitro es una de las técnicas de reproducción asistida con mayor tasa de éxito, de entre un 40 y un 60 por ciento. En un principio, la fecundación in vitro (FIV) surgió como tratamiento de la infertilidad causada por obstrucción de las trompas de Falopio en la mujer, lo que hacía imposible que de forma natural los óvulos y espermatozoides entraran en contacto. Hoy en día está recomendada también para otros casos:

- Esterilidad por infertilidad masculina: para que ocurra la ovulación una gran cantidad de espermatozoides debe pegarse al óvulo. En los casos en los que hay pocos espermatozoides móviles, estos serán insuficientes para alcanzar al óvulo y fecundarlo. La FIV permite concentrarlos, seleccionarlos y ponerlos en contacto directo con el óvulo.

 

Existencia de aticuerpos anti-espermatozoides en la mujer o en el hombre: los anticuerpos inmovilizan los espermatozoides o disminuyen su capacidad de fecundar.

 

-Disfunción ovárica: ocurre cuando los ovarios no ovulan, no lo hacen correctamente o bien producen óvulos de baja calidad. En estos casos se intenta aumentar y mejorar su respuesta ovárica previamente para poder seleccionar en el laboratorio los embriones con mayor potencial de desarrollo.

 

Endometriosis: es la presencia de tejido del endometrio fuera de la cavidad uterina y puede dificultar que la fecundación tenga lugar. Dependiendo de la sintomatología y el estado de desarrollo de la endometriosis, en ocasiones es necesario un tratamiento médico previo al ciclo de FIV.

No te puedes perder ...

 

- Fallo de Inseminación: cuando no se consigue el embarazo después de 4-6 ciclos de inseminación artificial, puede ser debido a que no llegan suficientes espermatozoides hasta el óvulo, puede que lleguen, pero no son capaces de fecundarlo o puede tratarse de un problema embrionario. La fecundación in vitro permite ver qué está ocurriendo y saber si existe un problema a nivel de la fecundación o del desarrollo embrionario para poder resolverlo.

Pero ¿en qué consiste exactamente? Pues bien, la fecundación in vitro tiene cuatro fases:

- La primera fase es la de control y estimulación de los ovarios, este proceso se realiza mediante hormonas que imitan a la que normalmente provoca la ovulación para poder observar si existe alguna disfunción tanto en la ovulación como en el propio óvulo.

- La segunda es la extracción de óvulos y la fecundación in vitro. Esta extracción se hace mediante una punción que requiere anestesia. Una vez extraídos, los óvulos se mantienen unas horas en medio de cultivo y, mientras tanto, se prepara el semen para aislar los espermatozoides móviles. A la hora de la fecundación, se puede realizar de dos maneras: la primera es la forma clásica, donde se colocan los espermatozoides (entre 50.000 y 100.000) en el medio del cultivo donde están los óvulos y al día siguiente se comprueba cuántos de ellos han sido fecundados. Y la otra forma es utilizar la ICSI (micro inyección de un espermatozoide en cada óvulo maduro); en este proceso a los óvulos se les quitan las células que rodean su superficie y se inyecta un espermatozoide en cada uno.

- La tercera fase es la transferencia, al día siguiente de la extracción y de la ICSI, o fertilización de los óvulos en la que se observa el número de ellos que han fecundado. En los 2 o 3 días siguientes estos óvulos fertilizados se convierten en pre-embriones preparados para ser transferidos al útero. Los pre-embriones se introducen en un fino catéter y son depositados en el interior del útero, concretamente en el endometrio. Para este proceso no se necesita anestesia. De los pre-embriones transferidos, habitualmente solo se implanta uno de ellos, pero hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones puede implantarse más de uno, lo que daría lugar a un embarazo múltiple. Es por ello que hay que adaptar el número de embriones transferidos al caso de cada paciente.

- La cuarta fase se trata de la criopreservación y consiste en congelar mediante nitrógeno líquido los embriones no transferidos para almacenarlos. Estos se pueden utilizar en ciclos posteriores si no se consigue un embarazo en el primer intento.

Para que la fecundación in vitro tenga éxito influyen diferentes factores:

- La edad de la mujer: debido a la reserva ovárica, y por tanto en el número de óvulos que se pueden obtener.

- La calidad de los ovocitos y embriones: los embriones son clasificados en diferentes calidades según su morfología y ritmo de división. Transferir embriones de buena calidad influye de forma importante en el éxito de la FIV.

- La calidad endometrial también juega un papel importante.

- Un laboratorio moderno y bien equipado influye en la mejora de la calidad embrionaria y, por tanto, en el éxito de la FIV.

- Cuánto más óvulos, más posibilidades: si existe suficiente número óvulos, se pueden obtener más embriones y congelar para poder realizar varios intentos.

- Se realiza también un estudio previo que detecte patologías que puedan afectar al resultado para intentar solucionarlas antes de iniciar el ciclo.

De forma natural, los óvulos van perdiendo su capacidad reproductiva. Es un proceso irreversible que suele intensificarse a partir de los 35 años. En la Fecundación in Vitro, y salvo en casos muy concretos, la calidad del semen tiene menor impacto en las probabilidades de éxito que la edad de la mujer.

 

 



Fuentes:

- Fiv propia, fecundación in vitro. Por Clínica de reproducción asistida Eugin. https://www.eugin.es/fecundacion-in-vitro/ovulos-propios-semen-pareja/

- Fecundación in vitro. Por especialistas en fertilidad masculina y femenina CIRH. https://www.cirh.es/tratamientos-fiv/fecundacion-in-vitro/

- ¿Cuál es el porcentaje de éxito de la fertilización in vitro? Por Instituto de reproducción CEFER. https://www.institutocefer.com/blog/porcentaje-exito-fiv/

 

Fecha de actualización: 21-11-2018

Redacción: Cristina Rodríguez

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>