La salud de los ovarios

La salud de los ovarios
comparte

Cuidar los ovarios es fundamental para tener una salud reproductiva sana y evitar, en la medida de lo posible, padecer cualquier enfermedad relacionada con ellos.

Los ovarios son los órganos reproductores femeninos y tienen dos funciones principales: producir las hormonas para que funcionen el resto de los órganos reproductores de la mujer y fabricar los óvulos, que si no son fecundados se acaban expulsando mediante la menstruación.

 

Los ovarios son órganos de vital importancia y, al igual que el resto del cuerpo, es fundamental cuidarlos para que se mantengan sanos y poder prevenir, en la medida de lo posible, enfermedades que los afecten.

 

Mantener los ovarios sanos

 

- Llevar una alimentación sana y equilibrada es la primera pauta que hay que seguir para mantener los ovarios sanos. Puede parecer que no hay relación, pero está demostrado que la obesidad puede alterar las hormonas al afectar al sistema endocrino y, a su vez, un ciclo hormonal alterado puede provocar desde quistes ováricos y tumores hasta infertilidad por amenorrea (ausencia de la menstruación).

 

La dieta debería incluir verduras, hortalizas y frutas, grasas saludables presentes en la carne y los lácteos, cereales integrales y alimentos ricos en vitamina B-6. Las grasas y la bollería industrial es mejor eliminarlas.

Efectos en la salud de los fumadores pasivos

Efectos en la salud de los fumadores pasivos

Infecciones respiratorias, asma, problemas de sueño, alergias, caries, náuseas… son múltiples las patologías que se incrementan en los fumadores pasivos, sobre todo si hablamos de niños. A pesar de ello, las estadísticas reflejan que más de la mitad de los niños españoles viven en un ambiente con humo

 

Lo mismo pasa con el deporte, es importante llevar un vida activa para cuidar la salud reproductiva de las mujeres.

 

- El tabaco es perjudicial para la salud en general pero en el caso de los órganos reproductores su influencia es especialmente dañina. Fumar puede afectar al ciclo hormonal, aumentar la propensión al cáncer y perjudicar la salud del feto.

 

- Es primordial mantener relaciones sexuales seguras y no exponerse a enfermedades de transmisión sexual. Ciertos trastornos de esta categoría provocan infertilidad o dolencias de por vida.

 

- Tener hijos antes de los 26 años puede, en gran medida, evitar la aparición de futuros tumores cancerígenos. Esta protección irá desapareciendo paulatinamente hasta los 35 años, cuando lo hace por completo; por tanto, una manera de cuidar la salud de los ovarios es tener un bebé antes de esta edad.

 

- Los factores genéticos son determinantes en la salud de los ovarios así que si alguna familiar cercana ha tenido una dolencia que los afectara, lo más probable es que seas propensa a padecer la misma enfermedad. Desgraciadamente, hay cosas que no pueden evitarse pero con revisiones médicas rutinarias sí que se pueden detectar a tiempo, además, hoy en día existen estudios genéticos que pueden revelar la propensión a cierta enfermedad genética según la historia clínica familiar. Uno de los trastornos genéticos relacionado con los ovarios son los tumores cancerígenos.

 

- En ocasiones se ha asociado el uso del polvo de talco con el aumento de posibilidades de padecer cáncer de ovario pero desde los años 70 la regulación prohibió el uso del amianto, el componente canceroso, en su elaboración. No obstante, parece ser que algunos países no han aplicado la norma de manera estricta así que antes de comprarlo es importante leer su composición.

 

Principales enfermedades de los ovarios

 

- Cáncer de ovario: suele presentarse en mujeres mayores de 50 años. La mayor dificultad radica en su detención en fases tempranas pues muchas veces se diagnostica cuando ya ha afectado a otros órganos porque los indicios suelen aparecer de manera tardía. Los síntomas más comunes son: sensación de pesadez en la zona pélvica, dolor en la parte baja del abdomen, hemorragias vaginales, aumento o pérdida de peso de forma repentina, menstruaciones irregulares, dolor de espalda, gases, náuseas y vómitos. El tratamiento suele consistir en exéresis quirúrgica y quimioterapia. 

 

- Síndrome del ovario poliquístico: consiste en una alteración hormonal que implica una disfunción de los ovarios causada por un exceso de producción de testosterona. Es una de las dolencias entre mujeres más frecuentes, con una prevalencia del 10%. Los síntomas varían mucho entre unas mujeres y otras aunque los más comunes suelen ser: infertilidad, dolor pélvico, exceso de vello en el cuerpo, manchas marrones en la piel o pérdida de cabello. El tratamiento consistirá en llevar una dieta equilibrada y ejercicio, tratamientos hormonales o tratamientos con metformina. No hay que confundir el síndrome del ovario poliquístico, de origen hormonal, con los ovarios poliquísticos, de origen ginecológico.

 

- Quistes ováricos: son sacos llenos de líquido que se sitúan en los ovarios. Son de carácter frecuente pero no suelen ser graves. La mayoría de las veces no se tratan aunque si causan dolor, pueden extirparse. A veces desaparecen de manera espontánea.

 

- Fallo ovárico prematuro: ocurre cuando los ovarios dejan de funcionar antes de los 40 años. Puede ser que las menstruaciones se paren o que continúen de manera ocasional. Provoca infertilidad y trastornos psicológicos. El tratamiento más usual es la terapia de reemplazo hormonal.

 

- Torsión ovárica: implica la rotación del ovario que en algunas ocasiones conlleva la interrupción del flujo sanguíneo por la obstrucción de la arteria ovárica. Suele ser más común en mujeres en edad reproductiva. El principal síntoma es dolor localizado y agudo en la parte baja del abdomen. El tratamiento consistirá en una laparoscopia que recoloque el ovario y, en caso más graves, en una escisión quirúrgica.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×