×
  • Buscar
Publicidad

La prueba beta

La prueba beta

Los tratamientos de reproducción asistida, ya sean una inseminación artificial (IA)  o una fecundación in vitro (FIV/ICSI) no concluyen hasta que se confirma que se ha producido o no el deseado embarazo.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la prueba beta para saber si existe el embarazo?

En un tratamiento de fertilidad, tras el último paso -la inseminación intrauterina en IA o la transferencia de embriones en FIV o ICSI- debe pasar un tiempo para que el proceso siga su curso dentro del cuerpo de la mujer (fecundación, evolución del embrión e implantación) y se logre así la gestación.

Llegado este momento un análisis confirmará si se ha producido el embarazo o no. Esta prueba se basa en la detección de la hormona beta-hCG, ya sea en sangre o en orina.

La hormona beta-hCG es una hormona secretada por la placenta poco después de que el ovocito se implante en el útero. Esto significa que se multiplica repentinamente cuando existe gestación. Concretamente, alrededor de la semana 8 o 10 de embarazo el nivel de hCG se duplica cada 48 horas. Este rápido aumento de concentración de la hormona en sangre o en orina durante las primeras semanas supone un estupendo marcador de confirmación temprana de embarazo. Y es en este fenómeno en el que están basadas las pruebas de embarazo.

No te puedes perder ...

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

¿Se siente algo en el primer mes de embarazo?

El primer mes de embarazo va desde la segunda semana de gestación hasta la sexta, más o menos. En estas semanas es probable que notes una serie de síntomas y molestias diferentes, que nunca habías experimentado antes, y que harán que te decidas a realizarte una prueba de embarazo para confirmar o no si estás embarazada.

Y tambien:

Ahora bien, los test de orina (los test caseros de embarazo que se compran en una farmacia) son más limitados que los sanguíneos, en cuanto que es necesaria una concentración de 20 a 100 mUI/ml de hCG para que sea detectada. En sangre, sin embargo, puede detectarse una concentración de hasta 5 mUI/ml, con lo que son más precisos.

Además, el análisis sanguíneo o prueba beta nos permite no sólo una valoración cualitativa (positivo o negativo) como el de orina, sino también cuantitativa, esto es, arroja datos de la cantidad de concentración de la hormona, por lo que también aporta otro tipo de información, evaluar el desarrollo de la gestación, detectar embarazos gemelares, abortos espontáneos, embarazos ectópicos o molares, etc. (niveles muy altos de hCG y ausencia de embrión).
 

¿Cuándo se detecta la beta hCG?

Para realizarse la prueba beta-hCG con garantía de un resultado fiable, es necesario esperar entre 11 y 12 días tras la concepción, es decir, dos semanas aproximadamente después de la punción ovárica o la inseminación. Por ello este periodo que se ha de esperar para saber si el tratamiento de reproducción asistida ha sido un éxito o no, se conoce popularmente con el nombre de beta espera. Y es totalmente necesario.

Si el análisis o el test de orina se llevan a cabo antes de este instante los resultados podrían ser erróneos y dar falsos positivos o falsos negativos.

Una vez obtenidos los resultados éstos pueden indicar un nivel de hCG menor de 5 mIU/ml, en este caso se considerará negativo, es decir, no hay gestación, ya sea porque no se ha fecundado o porque no se ha implantado.  En cambio un resultado mayor de 25 mIU/ml es positivo, hay embarazo.

Cuando el aumento del nivel de concentración de hormona hCG es mucho más bajo o mucho más alto de lo normal puede advertir algún problema, por ejemplo, embarazo molar, ectópico, o un aborto espontáneo.


Fecha de actualización: 14-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.