Cuándo hacerse la prueba de embarazo

Cuándo hacerse la prueba de embarazo
comparte

Existen algunos síntomas inequívocos que acompañan a la gestación casi desde el momento de la concepción. Pero no siempre es así. Es más, la mayor parte de las mujeres no notan nada hasta pasadas varias semanas, o hasta que la barriga evidencia irremediablemente su estado de buena esperanza.

La amenorrea, la desaparición de la regla, es tal vez la señal más certera de que se ha producido un embarazo. Pero hasta que el día de la primera falta llega, la incertidumbre puede acabar con los nervios de una pareja que busca concebir un bebé. Además tampoco es un factor infalible. Es frecuente que la menstruación se retrase algunos días sin que haya embarazo.

 

Otros síntomas frecuentes y característicos, como los mareos, la somnolencia, la inflamación de senos, las náuseas, la sensibilidad olfativa, los deseos frecuentes de orinar, etc. también pueden hacer sospechar de una gestación, pero la única manera de confirmarlo casi con absoluta certeza es mediante una prueba de embarazo.

 

Estas pueden ser de dos tipos fundamentalmente: Los que te realizas tú misma y los que te hace una persona cualificada en un laboratorio. Ambos se basan en la detección de gonadotropina coriónica humana (GCH), una hormona segregada por el cigoto y que solo puede aparecer por lo tanto durante un embarazo. La técnica utilizada es la llamada inmunológica, es decir, se recurre a anticuerpos que reaccionan ante esta hormona. La diferencia principal es que los test caseros buscan la hormona en la orina y los clínicos en la sangre.

No te puedes perder ...

 

Cuándo hacerse una prueba de embarazo

 

Como estos test dependen de la existencia o no de gonadotropina, será necesario esperar a que esta se produzca para que arroje un resultado fiable. El embrión empieza a segregar GCH en el momento de la implantación y a partir de aquí duplica su valor cada dos días. El máximo nivel se alcanza entre la 7ª y 12ª semana de gestación. Después va disminuyendo a lo largo del embarazo hasta el día del parto.

 

Antes de los 10 días desde la implantación la cantidad de hormona en sangre u orina es aún tan pequeña que puede ser difícilmente medida por los test.

 

- Test casero: Las pruebas de embarazo caseras se compran en la farmacia y son muy sencillas de utilizar. Suelen rondar los 10 €, si bien, existe una gran oferta y variedad de ellas, con lo que el precio puede variar considerablemente de una a otra.

 

¿Cuándo hacerse la prueba? Lo primero que debes hacer es leer detenidamente las instrucciones que ofrece el fabricante en el prospecto y ceñirte a ellas. Aunque generalmente estos test funcionan de la misma forma: se pone en contacto una banda o tira química con una muestra de orina y, tras un par de minutos, ésta desvela la existencia o no de gonadotropina coriónica humana, cambiando de color, mostrando una doble rayita o, dependiendo de la marca del test, con cualquier otro mecanismo.

 

Estas pruebas suelen tener una fiabilidad de entre el 95 y el 99%, pero siempre que se haga en un plazo de tiempo determinado. Pueden utilizarse a partir del primer día de retraso, pues la hormona es detectable, como decíamos, alrededor del 7º o 10º día después de la implantación. Momento que correspondería aproximadamente con la fecha de llegada de la regla. Por ello se recomienda esperar hasta entonces, porque antes la hormona apenas es perceptible y el test podría dar un falso negativo. Además la aparición de la menstruación descartaría una gestación sin necesidad de someterse al examen.

 

Algunos test de embarazo, muy precisos, descubren la hormona antes de la primera semana. El color o la rayita se tiñen de forma suave o difuminada, por el todavía bajo nivel hormonal, pero en cualquier caso sería un resultado positivo, que para mayor seguridad se aconseja repetir.

 

Es preferible también realizarlo con la primera orina de la mañana pues la concentración de la hormona es mayor y por tanto será más fácil de detectar.

 

- Pruebas de sangre en el laboratorio: Este tipo de examen, llamado prueba de embarazo cuantitativa en sangre o Beta-GCH cuantitativa, se lleva a cabo con un análisis sanguíneo. Y revela no sólo la presencia de GCH en sangre (examen cualitativo) sino también la cantidad (cuantitativo). Tienen una fiabilidad, salvo error humano, del 100%.

 

¿Cuándo hacerse la prueba? Esta prueba es más sensible que un análisis de orina, y puede detectar la hormona casi desde el momento de la implantación. Aunque para asegurarse se recomienda esperar dos semanas desde la fecundación o al menos 7 días desde la implantación. Si por la razón que fuera no es posible esperar a la primera falta, el análisis de sangre podría confirmar un embarazo unos días antes de la supuesta llegada de la menstruación.

 

Ahora bien, para obtener los resultados se debe esperar algunas horas o incluso varios días.


Te puede interesar:
La fecha estimada de parto se calcula sumando 280 días (40 semanas) al primer día de la última regla de la mujer embarazada.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>