• Buscar
Publicidad

Síntomas de embarazo en el primer mes

Síntomas de embarazo en el primer mes

La mayoría de mujeres descubre que están embarazadas en torno a la cuarta semana de gestación, cuando la ausencia de la menstruación hace sospechar de un posible embarazo. ¿Sabes qué otros síntomas indican que puedes estar esperando un bebé?

Publicidad

Índice

 

Primeros síntomas de embarazo

Muchas mujeres que buscan un embarazo dudan sobre cuáles son los síntomas que realmente muestran que por fin se ha logrado la concepción. La rumorología, las falsas informaciones, las leyendas sobre el tema pueden llega a confundir, por eso es necesario saber cuáles son los primeros indicios:

- Unos 10 días después de que el óvulo haya sido fecundado, se producen pequeñas pérdidas de sangre vaginales. Muchas veces son tan leves, que pueden pasar desapercibidas; y otras, se confunden con una menstruación más escasa de lo normal.

Este es el sangrado de implantación, que se produce cuando el embrión arraiga en el útero, al que llega gran cantidad de sangre, lo que causa estas pequeñas pérdidas de color rosado o marrón.

 - En estas fechas se nota también un aumento en la sensibilidad de los pechos y una mayor hinchazón de los mismos, que puede confundirse con un síntoma propio de la menstruación. El aumento de los niveles hormonales y la acumulación de grasa provoca estos cambios en las mamas. Los pechos son una de las primeras partes del cuerpo femenino que se preparan para su función, alimentar a tu bebé.

- Otro síntoma que suele confundirse con la llegada del periodo (ya que ocurre más o menos en la fecha prevista para la regla) es el dolor pélvico y la hinchazón del abdomen, causados también por los cambios hormonales. Esto suele presentarse en las primeras semanas del embarazo.

- Uno de los indicios más claros es la amenorrea o ausencia de menstruación, sobre todo en las mujeres regulares. En cuanto el periodo se retrasa un par de días, se debe realizar una prueba de embarazo, ya que sus resultados ya serán definitivos y te sacarán de dudas. En el caso de las mujeres con ciclos irregulares, el retraso de la menstruación o la falta de la misma es más difícil de detectar con rapidez.

- También es frecuente notar un mayor cansancio en estas primeras semanas. Sin embargo, este es un síntoma poco claro, ya que existen multitud de causas por las que una persona puede sentirse más cansada de lo habitual. Este cansancio debido al embarazo se produce porque en el interior de las embarazadas hay mucha actividad. Hay que tener en cuenta que ahora tu cuerpo no solo se encarga de ti, también de otra vida a la que tiene que alimentar y desarrollar.

- Los mareos y los vahídos también son síntomas comunes en el primer mes de embarazo. Cuando te sientas mareada siéntate colocando la cabeza entre las rodillas, también puedes recostar la espalda y levantar las piernas. Lo mejor que puedes hacer es huir del calor y los sofocos, ya que pueden provocar que la tensión se desplome. Además, está recomendado dormir sobre el costado izquierdo ya que esta postura facilita el flujo de sangre hacia los órganos. Cuando te levantes no lo hagas de manera brusca. Procura no pasar mucho tiempo en ayunas y lleva algún tentempié en el bolso para mantener los niveles de azúcar en sangre adecuados. La hipoglucemia es algo muy frecuente en las embarazadas.

- Asimismo, en estas primeras semanas se puede sentir aversión a ciertos olores y comidas, síntoma provocado por el aumento de estrógeno en el organismo.

- La mayoría de mujeres no empieza a sentir náuseas y vómitos hasta la semana sexta de embarazo, cuando lo normal es que ya sepas que estás embarazada. Sin embargo, hay mujeres que notan esta desagradable sensación antes. Las náuseas pueden empezar a los pocos días del embarazo debido a los cambios hormonales que se desarrollan desde la implantación del embrión. Estos son de los síntomas más conocidos y suelen producirse por la mañana, aunque pueden aparecer en cualquier momento del día.

- También hacia la sexta semana es frecuente notar más ganas de orinar de lo normal. Esto se debe al aumento del nivel de sangre y de otros líquidos en el organismo, que hacen trabajar más a los riñones, acumulando mayor cantidad de orina en la vejiga.

- Puedes notar cambios de humor, esto también puede ocurrir en la menstruación. En estas etapas el cuerpo de la mujer tiene una gran revolución hormonal en su organismo, algo que afectará a las emociones. Es así como las mujeres embarazadas pueden pasar de la euforia a la tristeza absoluta o a una excesiva irritabilidad.

- Otro de los primeros síntomas del embarazo son el estómago revuelto o la acidez: el aparato digestivo de la nueva madre también nota que algo nuevo ocurre y puede reaccionar de diversas maneras. Algunas mujeres sienten que el estómago se revuelve y les sienta mal la comida. Otras mujeres sufren una acidez repentina y algo molesta. Principalmente estas molestias se deben al aumento del tamaño del útero.

- Granitos de acné: las hormonas que circulan por el organismo durante el embarazo pueden hacer que se acumule más grasa en la piel. Esto puede hacer que vuelvan a surgir las marcas típicas de la adolescencia en algunas zonas del cuerpo.

- Variaciones en el apetito: algunas mujeres embarazadas experimentan momentos de un hambre incontrolada mezclados con otros de inapetencia. Además, puede surgir un rechazo repentino a algunos sabores.

- En el primer mes de embarazo (puede prolongarse más tiempo) es normal experimentar estrés e inseguridad emocional, especialmente si se trata del primer embarazo. Piensa que todos los cambios y sensaciones son completamente nuevos, es normal que aparezcan dudas y preocupaciones ante situaciones desconocidas.

- Congestión nasal: puede ser uno de los primeros síntomas del embarazo y puede que te acompañe hasta el final del mismo. Es uno de los síntomas más frecuentes. Puedes mejorar este síntoma administrando suero fisiológico en los conductos nasales o procurando que el ambiente no esté tan seco. Para evitar hemorragias nasales no te suenes la nariz con demasiada energía.

Si quieres salir de dudas, lo mejor es que te hagas una prueba de embarazo. 
 

¿Cómo es el desarrollo del embrión en este primer mes de gestación?

Cuando el óvulo y el espermatozoide se unen dan lugar al blastocisto que baja por las trompas de Falopio hasta llegar al útero, donde se implanta unos 7 días después de la fecundación. En esta tercera semana de gestación se produce el paso de embrión bilaminar a embrión trilaminar, conocido como gastrulación. La gastrulación da lugar a las diferentes capas del embrión: ectodermo, mesodermo y endodermo. El ectodermo es la capa más externa, la que dará lugar a la piel y las estructuras asociadas con los pelos, las uñas y el sistema nervioso; el mesodermo constituirá los huesos, músculos, riñones, órganos sexuales y el corazón; y, por último, el endodermo, que formará el sistema digestivo, las glándulas anexas y el aparato respiratorio.

Al poco se desarrolla el corazón a partir de una protuberancia situada en el centro del embrión, corazón que comenzará a latir en la sexta semana de gestación a un ritmo cardiaco de 100 a 130 pulsaciones por minuto.

En la 5ª semana se empiezan a formar los riñones, el hígado, el sistema nervioso central (constituido por el encéfalo y la médula espinal), la espina dorsal, la cabeza y el tronco.

En la 6º semana se forman la lengua y las cuerdas vocales y continúa el desarrollo del sistema digestivo y los pulmones. Ya cuenta con apéndice y páncreas.
 

¿Cómo cuidarse en el primer mes de embarazo?

Si todavía no estás tomando ácido fólico, comienza ya mismo, ya que esta vitamina del complejo de vitaminas del grupo B ayuda a reducir la posibilidad de desarrollar defectos del tubo neural, principalmente anencefalia y espina bífida. Se recomienda consumir suplementos de ácido fólico desde 3 meses antes de la concepción hasta la semana 12 de embarazo.

También debes incluir un suplemento de yodo para ayudar al correcto desarrollo cerebral del feto.

Cuida tu dieta y evita aquellos alimentos que puedan ser perjudiciales, como los pescados azules grandes ricos en mercurio, los alimentos crudos o poco hechos, los quesos sin pasteurizar… Y procura consumir frutas y verduras, carnes magras, pescados, legumbres, frutos secos… Evita también los azúcares, las grasas saturadas y alimentos poco saludables y que te hagan engordar demasiado.

Por supuesto, ni una gota de alcohol y nada de fumar.

Si no hay contraindicación médica, puedes hacer actividad física moderada, como andar, nadar, yoga o pilates…

Cuídate, descansa y mímate.


Te puede interesar:

La fecha de embarazo se calcula añadiendo 280 días al primer día de la última regla de la mujer gestante. Este dato dará la fecha prevista de parto y permite calcular el tiempo de gestación.

Glosario

Hemorragia

Definición:

Pérdida abundante de sangre causada por la rotura de un vaso sanguíneo.

Tratamiento:

Tumbar al herido en el suelo. Cubrir la herida responsable (si la hemorragia es externa) con un apósito limpio y presionar fuertemente durante 10 minutos. Elevar la zona por encima del corazón y colocar un vendaje compresivo (sin apretar en exceso). Si la gasa se empapa de sangre, colocar otra. Si a pesar de todo continúa sangrando, comprimir la arteria correspondiente lo más cerca posible del corazón. Acudir a un centro de urgencias.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 26-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×