×
  • Buscar
Publicidad

Qué comer para disminuir los mareos en el embarazo

Qué comer para disminuir los mareos en el embarazo

Durante la gestación son habituales algunos trastornos generados por la acción de las hormonas. Aunque la mayoría no son graves, sí pueden resultar un incordio e interferir en la rutina diaria. Especialmente al inicio, es normal que una sienta, además de náuseas y ganas de vomitar, mareos y desvanecimientos. Si es tu caso, y éstos ocurren de manera regular, tal vez puedas remediarlos, o al menos minimizarlos, adoptando unas pautas alimenticias.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué ocurren los mareos en el embarazo?

Los mareos generalmente ocurren por la mañana, pero pueden aumentar a lo largo del día si hay una bajada de glucosa, por permanecer tiempo en ayuno o por una disminución de la tensión arterial, muy frecuente en el embarazo.

Además, existen otros motivos que hacen que los mareos sean muy habituales en el embarazo, en las primeras semanas, pero también hacia el final del mismo:

1- Síndrome de hipotensión supina: cuando el útero y el bebé han crecido bastante, al tumbarse boca arriba durante mucho tiempo el útero puede presionar la vena cava, la encargada de asegurar el retorno de la sangre desde las extremidades al corazón, lo que imposibilita que funcione correctamente, causando bajada de la tensión, taquicardias e incluso síncope. Si te ocurre, tiéndete sobre el costado izquierdo y espera a que se te pase.

2- Falta de hierro: las necesidades de hierro aumentan mucho en el embarazo, por lo que si no estás tomando suplementos de hierro y desarrollas anemia, puedes notar mareos, cansancio, desvanecimientos, etc. Evítala consumiendo alimentos ricos en hierro y suplementos si así lo dictamina tu médico.

3- Hipoglucemia: los niveles bajos de azúcar en sangre provocan mareos, irritación, desmayos, cansancio, dolores de cabeza, etc. Para evitar estas bajadas, se aconseja comer algo cada dos o tres horas. Durante el embarazo es importante mantener los niveles de azúcar equilibrados, para ello se recomienda huir de los carbohidratos refinados (azúcar, bollos, dulces, zumos y refrescos industriales, etc.) y sustituirlos por hidratos complejos (pan, cereales, pasta, etc. preferiblemente integrales.).


Consejos dietéticos para evitar los mareos en el embarazo

No te puedes perder ...

Y tambien:

Seguir estos consejos dietéticos puede ayudarte a mejorar estos desagradables síntomas.

- Antes de despertarte come un par de tostadas de pan, crackers o galletitas saladas.

- Evita incorporarte de forma brusca. Al levantarte de la cama hazlo lentamente.

- Desayuna a base de fruta o zumo.

- Haz comidas frecuentes y ligeras, en lugar de pocas y copiosas.

- Elige alimentos como hidratos de carbono de absorción lenta: pasta, patata, cereales, arroz, legumbres…

- Si tienes la tensión arterial muy baja opta por alimentos con alto contenido en sal, pero saludables: sardinas, anchoas, atún, frutos secos salados, etc.

- Bebe cantidades de líquido suficiente (de 1,5 a 2 litros de agua)

- Evita los cambios de posición repentinos.

- Retira o disminuye la cantidad de bebidas con cafeína, como café o refrescos de cola.


Otros consejos para evitar los mareos en el embarazo

- Evita los movimientos bruscos al levantarte de la cama, ponerte de pie… Muévete lentamente.

- No estés mucho tiempo de pie, ya que eso provoca que la sangre se acumula en los pies y las piernas empeorando el retorno venoso. Si no puedes sentarte, mueve los pies haciendo círculos y usa medias compresivas para favorecer el retorno venoso.

- Evita el calor y el esfuerzo exhaustivo. Estar en una habitación donde haga mucho calor o darse un baño o ducha calientes de forma prolongada facilita que los vasos sanguíneos se dilaten, baje la tensión arterial y aparezca el mareo.

- Túmbate de lado, preferiblemente sobre el lado izquierdo para evitar el síndrome de hipotensión supina.

- Haz ejercicio de forma moderada: el exceso de ejercicio o la ansiedad pueden provocar un aumento de la frecuencia cardíaca e hiperventilación (respiración rápida y profunda).

- Ingerir comida y líquidos de forma frecuente para evitar las bajadas en los niveles de azúcar (hipoglucemia) y provocar mareos y desmayos. Además, si no se ingiere la cantidad adecuada de líquidos, puede aparecer deshidratación, que también favorece los mareos.

Y, cuando notes que llega el mareo, debes sentarte para evitar caerte al suelo y poner la cabeza entre las piernas o tumbarte sobre el lado izquierdo para aumentar el flujo de sangre hacia el corazón y reducir la sensación de mareo.


Fuentes:

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

Fecha de actualización: 10-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.