• Buscar
Publicidad

Embarazo mediante médula ósea

Embarazo mediante médula ósea

La médula ósea juega un papel muy importante en los implantes, pero lo que no todo el mundo sabe es que está cobrando importancia en las posibilidades de un embarazo exitoso. Quédate para descubrir cómo funciona la médula ósea, cómo interviene en el embarazo y cómo mantenerla sana.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la médula ósea?

La médula ósea es el tejido esponjoso que se encuentra dentro de algunos de los huesos del cuerpo, incluidos los huesos de la cadera y los muslos. La médula ósea contiene células inmaduras, llamadas células madre.

Muchas personas con cánceres de la sangre, como leucemia y linfoma, anemia de células falciformes y otras enfermedades potencialmente mortales, dependen de los trasplantes de médula ósea o sangre de cordón para sobrevivir.

Se necesitan médula ósea y células sanguíneas sanas para vivir. Cuando la enfermedad afecta la médula ósea y ya no puede funcionar de manera eficaz, un trasplante de médula ósea o de sangre de cordón umbilical podría ser la mejor opción de tratamiento. Para algunos pacientes es la única cura potencial.

La médula ósea produce 200 mil millones de nuevos glóbulos rojos cada día, junto con glóbulos blancos y plaquetas. Contiene células madre mesenquimales y hematopoyéticas.

Alrededor de 10.000 personas en los EE UU son diagnosticadas cada año con enfermedades que requieren trasplantes de médula ósea. Varias enfermedades representan una amenaza para la médula ósea e impiden que la médula ósea convierta las células madre en células esenciales.
 

Médula ósea y embarazo


Aunque la médula ósea juega un papel muy importante en los trasplantes, estudios recientes han descubierto que también podría hacerlo en el embarazo.

No siempre es fácil quedarse embarazada, pero hay esperanza. Los científicos han descubierto el papel vital que juega la médula ósea en el embarazo, lo que puede conducir a nuevas terapias para la infertilidad en el futuro.

Las células madre juegan un papel clave en los embarazos exitosos. Las células en cuestión se envían desde la médula ósea al útero a través del torrente sanguíneo cuando los óvulos de una mujer se fertilizan y ayudan a establecer y mantener el embarazo.

Tras este estudio vemos entonces que no son solo los ovarios productores de óvulos y un útero que alberga al embrión lo que se necesita para un embarazo exitoso. Las células madre que llegan de la médula ósea al útero transforman su revestimiento y ayudan a la implantación del embrión en el endometrio al convertirse en células deciduales (esenciales para quedar embarazada y permanecer embarazada). Si esta transformación no ocurre, el embarazo terminará.

Otro uso sorprendente de la médula ósea relacionado con la reproducción humana se descubrió cuando en 2006 un equipo con sede en el Reino Unido utilizó células madre derivadas de la médula ósea para crear espermatozoides artificiales en etapa temprana.

Cuatro años después, un equipo japonés repitió la hazaña y logró generar esperma que produjo ratones sanos y fértiles. Para ello, utilizaron una combinación de proteínas para convertir las células madre embrionarias de los ratones en las llamadas células germinales primordiales, que se convertirían en óvulos o espermatozoides.

Los investigadores de ginecología describieron los estudios como los primeros pasos para producir esperma para hombres infértiles o potencialmente permitir que parejas de mujeres del mismo sexo produzcan espermatozoides artificiales y tengan sus propias hijas biológicas.
 

Cuidados de la médula ósea


La gente rara vez piensa en sus huesos y mucho menos en lo que hay dentro de ellos. Sin una médula ósea sana, tu cuerpo no puede producir los glóbulos blancos y rojos que apoyan el transporte de oxígeno, la coagulación de la sangre y un sistema inmunológico fuerte. Comer proteínas, hierro y vitaminas B ayudará a que la médula ósea haga su trabajo.

La proteína es un componente de todas las células y tejidos del cuerpo: órganos, huesos, músculos, grasa y tejido conectivo. Incluso es parte de la sangre, que se considera un tejido conectivo. Una deficiencia de proteínas puede comprometer la salud de la médula ósea y la producción de células sanguíneas sanas, según un estudio publicado en la revista PLOS One en marzo de 2013.

La ingesta diaria recomendada de proteínas es de 46 gramos por día para las mujeres y 56 gramos por día para los hombres. Durante el embarazo y la lactancia, las mujeres tienen una mayor necesidad de proteínas de alrededor de 71 gramos diarios.

Las mejores fuentes de proteínas son las carnes magras, aves sin piel, pescado, legumbres, yogur, leche, huevos y frutos secos.

Asegurarse de que tu cuerpo recibe cantidades adecuadas de las 13 vitaminas esenciales es crucial para una médula ósea saludable, pero algunas de las vitaminas B juegan un papel especialmente importante en el apoyo a la producción saludable de glóbulos rojos.

Tanto la vitamina B12 como el ácido fólico, o B9, ayudan al cuerpo a producir glóbulos rojos para transportar oxígeno por todo el cuerpo. Una deficiencia en cualquiera de estos nutrientes conduce a una condición llamada anemia. Con la anemia por deficiencia de vitamina B12, el cuerpo no puede producir suficientes glóbulos rojos. Con la anemia por deficiencia de folato, el cuerpo produce menos glóbulos rojos y los que produce son anormalmente grandes y deformados. También pueden morir más rápidamente que los glóbulos rojos sanos.

La ingesta diaria recomendada de B12 es de 2,4 microgramos para hombres y mujeres, 2,6 microgramos para mujeres embarazadas y 2,8 microgramos para mujeres que están amamantando. La B12 se encuentra naturalmente solo en alimentos de origen animal, pero algunos alimentos vegetales están fortificados con el nutriente

La ingesta recomendada de ácido fólico es de 400 microgramos para hombres y mujeres, 600 microgramos para mujeres embarazadas y 500 microgramos para mujeres en período de lactancia.


Fuente:

Nationals Institutes of Health

PLOS One

Fecha de actualización: 09-11-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×