×
  • Buscar
Publicidad

Visitas al obstetra durante el embarazo

Visitas al obstetra durante el embarazo

Desde el momento en que confirmas el embarazo, debes buscar un obstetra que te lleve durante estos nueves meses y vaya haciendo un seguimiento y control del desarrollo del feto. Puede ser tu ginecólogo de siempre si también atiende embarazos y partos o uno nuevo. ¿Quieres saber qué esperar de cada visita y cuántas visitas harás a lo largo de la gestación?

Publicidad

No te puedes perder ...

¿Por qué yoga durante el embarazo?

¿Por qué yoga durante el embarazo?

Practicar yoga durante el embarazo puede ser una preparación muy útil para dar a luz, gracias al conocimiento de diferentes técnicas específicas para ayudar en la respiración y en las contracciones durante el parto. Asimismo, el yoga te ofrece la oportunidad de hacerte consciente del bebé y de los cambios que se producen en tu cuerpo durante la gestación

Y tambien:

Índice

 

¿Cuántas visitas se hacen a lo largo del embarazo?

Durante el embarazo se deben hacer al menos 7 visitas al obstetra:

1ª antes de la semana 12 para que el médico confirme el embarazo y mande los análisis del primer trimestre.

2ª en la semana 12 para comprobar los análisis del primer trimestre y hacer la ecografía de la semana 12.

3ª en la semana 20 para hacer la ecografía morfológica y mandar los análisis del segundo trimestre.

4ª entre la semana 24 y la 26 para comprobar los resultados de los análisis del segundo trimestre.

5ª entre la semana 32 y la 33 para hacer la ecografía del tercer trimestre y comprobar los análisis del tercer trimestre.

6ª en torno a la semana 36 para hacer el frotis vaginal.

7ª en la semana 40 para empezar los monitores fetales.

Además, se deben hacer visitas cada 4 semanas a la matrona para comprobar el peso de la madre, su tensión, resolver dudas, etc.

Esto es lo normal en la seguridad social, porque en la sanidad privada se suelen hacer controles cada 4 semanas con el obstetra directamente, sin pasar por la matrona, y en todas se suele realizar una ecografía. Además, los monitores fetales se hacen cada semana desde la semana 37, por lo que puedes llegar a realizar entre 13 y 14 visitas a lo largo del embarazo.

¿Qué pruebas se hacen en cada visita?

Cada una de estas visitas está organizada en una semana concreta ya que permite ir observando el desarrollo y crecimiento del feto y comprobar si hay algún problema o anomalía tanto en el feto, como en el embarazo en sí o en la madre.

Por eso, es importantísimo acudir a todas las revisiones que marque el médico y realizar en cada momento las pruebas pertinentes:

1ª visita: te harán un control de peso y tensión arterial, preguntas sobre tu estado de salud o posibles afecciones que puedan afectar al embarazo, embarazos o abortos previos y te mandarán las pruebas del primer trimestre.

2ª visita: te harán la ecografía de la semana 12, en la que se vislumbra si el feto está sano y su corazón late, la formación de los órganos principales, su tamaño y edad gestacional, la situación de la placenta y la medición del pliegue nucal para la combinación con el triple screening.

Además, el médico mirará si los análisis de sangre y orina de primer trimestre son correctos o hay algún dato anómalo.

También se comprueban los resultados del triple screening para ver el porcentaje de riesgo del feto de tener trisomía 18 o 21.

3ª visita: se realiza la ecografía de la semana 20 o morfológica en la que se comprueba si hay alguna malformación en algún órgano del feto, así como su peso y talla, el líquido amniótico, la placenta y el cordón umbilical.

4ª visita: se comprueban los análisis de sangre y orina del segundo trimestre, además del test de la glucosa que sirve para detectar una posible diabetes gestacional.

5ª visita: se realiza la ecografía del tercer trimestre que sirve para comprobar el peso y talla del bebé, su colocación y si hay algún problema con la placenta o el líquido amniótico. También se analizan los resultados de los análisis de sangre y orina del tercer trimestre.

6ª visita: se realiza el frotis vaginal para comprobar si la madre tiene la presencia del estreptococo B en la vagina (lo cual puede ser peligroso en el parto) y se hace una visita al anestesista.

7ª visita: si aún no ha nacido el bebé, se hacen los monitores fetales para comprobar el estado del feto y la actividad uterina para valorar si queda más o menos para el parto y programar la fecha de inducción por si le bebé no nace.

Como decíamos, en la sanidad privada es normal realizar además visitas extra de control cada 4 semanas más o menos y en todas se hace una ecografía para comprobar el crecimiento del feto y ver si todo va bien.

Además de estas pruebas, pueden ser necesarias otras si se encuentra algún problema o anomalía en alguna de las visitas, pero eso depende de cada embarazo.

¿Qué debo preguntar en cada visita?

Seguro que tienes muchas dudas acerca del embarazo y del parto, pero como no puedes resolverlas todas en una sola visita, es conveniente que sepas qué debes preguntar en cada visita para que no vuelvas a casa llena de dudas:

1ª visita: debes informarte bien sobre lo que puedes comer y lo que no, si hay alguna actividad contraindicada o qué consejos debes seguir para que todo transcurra con normalidad.

2ª visita: haz todas las preguntas que necesites acerca de los resultados que te den. Siglas, datos, nombres raros… no dudes en consultar a tu médico sobre todo aquello que te diga o te ponga en el informe y en los resultados de las pruebas. Si el porcentaje de riesgo de trisomía es alto, pregunta qué pruebas debes hacerte para confirmar, cuándo se hacen, riesgos, etc.

3ª visita: de nuevo, debes preguntar a tu médico todas las dudas que tengas sobre aquello que te vaya mostrando en la ecografía de la semana 20, además del sexo de tu peque, que ya se puede ver seguro.

4ª visita: si la prueba de la glucosa ha dado alta, tendrás que hacerte la prueba de las tres horas. Pregunta todas tus dudas acerca de esta prueba, de sus resultados y de qué deberías hacer si finalmente tienes diabetes gestacional.

5ª visita: si el bebé no está colocado boca abajo, el parto vaginal puede ser complicado o imposible, así que asegúrate de saber cómo está tu bebé, si todavía puede girarse o no, si va bien de peso o está pequeño, etc.

6ª visita: si el frotis da positivo, tendrán que ponerte antibióticos el día del parto, así que pregunta los resultados y qué debes hacer. En este momento, además, se puede intentar la versión cefálica externa si el bebé todavía no se ha girado o programar ya la cesárea si el parto vaginal no va a ser posible. Pregunta todas tus dudas sobre el parto porque ya queda poco.

7ª visita: si has llegado a la semana 40 y tu bebé sigue dentro, pregunta acerca de la fecha de la inducción, cómo se llevaría a cabo esta y otras dudas que puedas seguir teniendo sobre el parto. 


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un test de embarazo con preguntas para saber si una mujer está embarazada que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.

Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 07-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.