¿Es normal tener el vientre duro en el embarazo?

¿Es normal tener el vientre duro en el embarazo?
comparte

¿Has notado cómo tu tripa se ponía de repente muy dura? Una sensación extraña que duraba unos segundos y, tan repentina como había llegado, se pasaba. No te alarmes, son las contracciones de Braxton Hicks y son totalmente normales en el embarazo.

Durante la gestación es normal que, a partir de la semana 20 más o menos, empieces a notar cómo, a veces, tu tripa se pone dura durante unos 30 a 60 segundos y después, se pasa. Algunos días lo puedes notar más y otros menos. Además, es más habitual notar esta sensación de dureza cuando andamos rápidamente, subimos cuestas o hacemos diversos ejercicios.


Sin embargo, aunque la primera vez que lo notas es normal que te asustes y pienses que algo va mal en tu embarazo, no es nada peligroso, sino que se trata solamente de las contracciones de Braxton Hicks. ¿Y qué son? Te peguntarás. Pues son contracciones de entrenamiento que realizan los músculos del útero para prepararse para las contracciones de parto.


Y es que el útero es un músculo que, al contraerse, causa que el abdomen se ponga duro y tenso, provocando esa sensación.


Estas contracciones empiezan en torno a la sexta semana de gestación, pero no suelen notarse hasta pasada la mitad del embarazo. Asimismo, algunas mujeres las sienten antes y otras más tarde. Incluso hay mujeres que apenas las notan hasta el final del embarazo. De igual modo, no todas las notan con la misma intensidad. Para algunas es una sensación muy leve y, para otras, puede ser incluso un poco molesta, aunque nunca dolorosa.

No te puedes perder ...

¿Mi bebé puede tomar agua?

¿Mi bebé puede tomar agua?

Beber agua es algo normal para nosotros, pero administrarla a un bebé en el momento menos adecuado puede resultar dañino para su desarrollo y su salud. Aquí te decimos cuándo es buena idea que tu pequeño pueda tomar agua.


A medida que se acerca el momento del parto se vuelven más frecuentes, por eso es normal que el abdomen se ponga duro con más frecuencia en las últimas semanas de embarazo. Asimismo, es habitual que se incremente su frecuencia e intensidad, pero sin llegar a ser nunca como las contracciones de parto. Para distinguirlas de estas y no salir corriendo al hospital sin necesidad, debes saber que las contracciones de parto se hacen cada vez más intensas, regulares, dolorosas y no ceden al cambiar de postura; mientras que las contracciones de Braxton Hicks no son regulares (puedes tener 4 en una hora y no tener ninguna en la hora siguiente), ni dolorosas y desaparecen al cambiar de postura o relajarse.


También es normal que se sienta el vientre duro con mayor frecuencia por la noche, estando acostada, ya que al estar relajada se notan más las sensaciones del cuerpo.


¿Hay forma de aliviar las contracciones?

Aunque, como hemos dicho, las contracciones de Braxton Hicks no son peligrosas, sino todo lo contrario, es un mecanismo de preparación para el parto, sí es cierto que pueden resultar molestas. Por eso, si estás teniendo una contracción y quieres aliviar la sensación de dureza, puedes cambiar de postura (si estás sentada, túmbate, por ejemplo), tomar un baño relajante o beber agua ya que la deshidratación contribuye a aumentar estas contracciones. 


Otras causas del vientre duro


Además de las contracciones de Braxton Hicks, también es normal que notes tu tripa más dura en estos meses debido al crecimiento del útero, que ejerce presión sobre las paredes del estómago al elevarse por encima del hueso púbico, pudiendo causar esa sensación de dureza.


El estómago duro también puede estar causado por el estreñimiento, un malestar muy habitual en estos meses debido al aumento de la hormona relaxina que relaja las paredes del intestino y al crecimiento del útero que afecta al funcionamiento del aparato digestivo. En este caso, una dieta rica en fibra, hacer ejercicio de manera regular y beber mucha agua te pueden ayudar a combatir el estreñimiento.


Te puede interesar:
La genética de los ojos azules funciona de la misma manera que el color del pelo. Los genes para los colores más oscuros son dominantes, lo que implica que los rasgos (o fenotipos) oscuros tienen prioridad sobre los rasgos codificados por genes de un color más claro.


Fecha de actualización: 10-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>